Consejo de México

Consejos Anteriores


Ginebra
01-02 de julio de 2016

Imágenes (109)


Imágenes

+79

Print this article   Email this to a friend

Consejo

Reunión del Consejo de la IS en las Naciones Unidas en Ginebra

01-02 de julio de 2016

2462_547790.jpg
Latifa Perry

 

El Consejo de la Internacional Socialista se reunió en las Naciones Unidas en Ginebra los días 1 y 2 de julio 2016. Las discusiones tuvieron tres temas principales: “Reforzando la respuesta política y humanitaria a las actuales crisis internacionales”, “Defendiendo y asegurando la democracia: apoyando la lucha por los derechos y por las libertades donde éstos se encuentren amenazados”, y “La necesidad de una economía que funcione para todos – derrotando la desigualdad en la economía mundial”. Se dio comienzo a la reunión con un minuto de silencio en condolencia con las víctimas del reciente ataque terrorista en el aeropuerto Ataturk de Estambul y sus familias, y otros inocentes que han perdido sus vidas en atrocidades terroristas a través del mundo. El Consejo emitió también una declaración sobre el ataque.

El regreso al edificio del Palais des Nations dio a la IS la oportunidad de reafirmar cómo su visión global y sus objetivos tienen mucho en común con aquellos de las Naciones Unidas, como lo expresó Luis Ayala en sus palabras de apertura. El Secretario General de la IS puso de relieve la fundamental convicción de la IS en el multilateralismo, la paz y los derechos universales, recordando que el Consejo se celebraba en la misma sala dónde años atrás la Comisión de Derechos Humanos de la ONU se reunía, y donde él, en esos tiempos, había asistido como representante de la oposición democrática a la dictadura militar en Chile. Señaló que la IS estaba pronta a responder a los actuales desafíos, trabajando por la paz, la democracia y las soluciones a las crisis humanitarias. A la luz del próximo XXV Congreso de la IS, que anunció tendrá lugar en diciembre de 2016, hizo destacar el tema de la desigualdad en la economía mundial que será, señaló, una materia destacada en ese encuentro.

Los participantes recibieron la bienvenida a la UNOG de parte del Director General Michael Møller, quien expresó su reconocimiento de que la IS hubiera decidido una vez más reunirse en el corazón de la Ginebra Internacional, enfocando su atención en los desafíos globales que se encuentran también al centro de la agenda de Naciones Unidas. Señaló su convencimiento de que el modelo de gobernanza centrado en los Estados estaba siendo cuestionado por nuevos actores de la sociedad civil, del sector privado y de la comunidad académica. Este cambio de mentalidad que tiende a abordar los problemas de manera estratégica e inclusiva quedó demostrado con la adopción en 2015 por todos los estados miembros de la ONU de una histórica hoja de ruta para la humanidad, a fin de lograr un mundo sostenible para las futuras generaciones.

El Presidente de la IS George Papandreou se dirigió al Consejo en su sesión de apertura haciendo un llamamiento a la IS a hacer escuchar su voz alrededor del mundo, en momentos en que cada vez es más importante contar con un fuerte movimiento socialdemócrata capaz de tomar la iniciativa en los temas globales. Identificó la cuestión de la desigualdad global como un área en la cual eran vitales la cooperación y los partenariados a través de las fronteras, subrayando la importancia del trabajo de la recientemente establecida Comisión de la IS sobre la Desigualdad. Papandreou se refirió al problema de los refugiados y a la necesidad de contrarrestar la predominante narrativa negativa que alimenta el nacionalismo y las inseguridades. Hablando como un ex refugiado, hizo destacar cómo los refugiados debían ser considerados como una inversión para futuras relaciones con otros países y para construir la democracia en el mundo.

La necesidad de una combinada respuesta política y humanitaria a las crisis globales fue reiterada por muchos que se dirigieron al Consejo sobre el primer tema, quienes se refirieron a las crisis causadas por los conflictos, por los desplazamientos forzados y por el terrorismo, y los pasos necesarios para hacer frente a estos enormes desafíos. Existió consenso en que los enfoques humanitarios deben combinarse con una cooperación multilateral que es indispensable para lograr soluciones. Las discusiones sobre este tema quedaron reflejadas en una declaración del Consejo sobre la respuesta política y humanitaria a las actuales crisis internacionales.

Los intercambios sobre las crisis globales incorporaron muchas perspectivas diferentes. Durante la primera sesión del Consejo, un número de representantes de fuerzas políticas de Turquía, Siria, Iraq e Irán, presentaron sus respectivas evaluaciones sobre la situación humanitaria y de derechos humanos que ellos confrontan. Estas reflexiones contribuyeron a varias de las declaraciones y resoluciones adoptadas más tarde por el Consejo, entre ellas, una sobre la región Kurda. Representantes de los partidos miembros en Israel y Palestina contribuyeron asimismo al debate, adoptándose una declaración sobre la cuestión Palestina. Con respecto al primer tema, el Consejo adoptó también declaraciones sobre el acuerdo de un cese al fuego definitivo en Colombia, sobre el proceso de paz en Chipre, un llamamiento a la paz y a una solución duradera en Sahara Occidental y de respuesta a las amenazas a la paz y a la seguridad en Libia y en Níger.

Sobre el tema de la democracia, Amre Moussa, presente en el Consejo como invitado especial, pronunció un discurso de fondo. El ex secretario general de la Liga Árabe consideró que cabía a la IS cumplir un importante papel para dar respuesta a los crecientes desafíos sociales, económicos, políticos y de seguridad. Cuando se trata del mundo árabe, añadió, no se puede volver al status quo ante. Un nuevo orden regional, asignando un mayor papel al Consejo de Seguridad de la ONU se hace necesario para alcanzar los requerimientos de paz y de negociaciones pacíficas que respondan a las aspiraciones de la gente.

Los delegados al Consejo contribuyeron al debate expresando sus opiniones sobre la situación de la democracia en sus respectivos países. La vitalidad de estas intervenciones quedó plasmada en las declaraciones del Consejo sobre un número de países específicos, las cuales fueron adoptadas posteriormente. Estas incluyeron declaraciones sobre la democracia en Belarús, Chad, Guinea Ecuatorial, Gambia, Túnez y Venezuela.

Elio Di Rupo, Presidente de la Comisión de la IS sobre la Desigualdad, informó sobre la primera reunión de la comisión en Bruselas los días 3 y 4 de junio, poniendo énfasis en que la IS tenía la capacidad de proponer una respuesta progresista a la desigualdad presente en la economía mundial. Hizo un llamamiento a la acción para reducir las vastas disparidades, las cuales quedan demostradas con el hecho de que las 80 personas más ricas del mundo tienen la misma riqueza combinada del 50% de la población global más pobre. Otros miembros de la Comisión sobre la Desigualdad presentes en el encuentro, Marian Lupu, ex Presidente de Moldova y Vicepresidente de la IS, y Eero Heinäluoma, ex Presidente del Parlamento finlandés y Vicepresidente de la IS, también se dirigieron al Consejo sobre este tema, así como lo hicieron otros representantes de partidos miembros de la IS que hablaron en apoyo a los objetivos de esta iniciativa, ofreciendo sus perspectivas personales sobre la manera en que la IS puede contribuir a reducir la desigualdad.

El presidente del Comité de Ética, Jean-Paul Buffat (PS, Bélgica), informó sobre la reunión del comité en la víspera del Consejo. El Consejo aprobó las propuestas del comité de elevar de categoría al Partido Socialdemócrata de Azerbaiján (ASDP) a membresía plena y a la Unión Nacional por la Democracia y la Renovación (UNDR, Chad) a membresía consultiva, y admitir al Movimiento Popular por el Progreso (MPP, Burkina Faso) como partido miembro pleno.

El Consejo recibió un informe del copresidente del Comité de Administración y Finanzas, Maurice Poler (AD, Venezuela), sobre la actual situación financiera de la organización y aprobó las cuentas auditadas que fueron presentadas. Todos los partidos con cuotas de membresía pendientes fueron recordados de sus obligaciones financieras y de la necesidad de adherir a las estipulaciones en los estatutos de la IS a objeto de mantener su membresía en la Internacional Socialista.