Print this article   Email this to a friend

Consejos

CONSEJO DE GINEBRA - Por unos mercados globales en beneficio de todos

23-24 de noviembre de 1998

Más de trescientos líderes y representantes de más de cien partidos y organizaciones se congregaron en el Palais des Nations, Naciones Unidas Ginebra, para la reunión del Consejo de la Internacional Socialista los días 23 y 24 de noviembre. Los participantes centraron su discusión en los temas ''Por unos mercados globales en beneficio de todos: el papel de los gobiernos e instituciones para asegurar una economía mundial sostenible'', y ''Priorizar la paz y la democracia: los casos del Oriente Medio, de Argelia, de la región de los Grandes Lagos y de Kosovo''.

Gérard Ramseyer, Presidente del Consejo de Estado de la República y Cantón de Ginebra, entregó un saludo de bienvenida a los delegados, diciendo que en Ginebra ''los seres humanos estaban al centro de las preocupaciones''. Ursula Koch, Presidenta del Partido Socialista Suizo, expresó por su parte sus mejores deseos a la reunión, manifestando que su partido estaba abierto al mundo y preparado a trabajar con socialdemócratas de todos los continentes.

Isabel Allende, del Partido Socialista de Chile se dirigió también a los asistentes, días antes del veredicto en el Reino Unido respecto a la extradición del ex dictador Augusto Pinochet, agradeciendo a la comunidad internacional los esfuerzos desarrollados en favor de la justicia y la solidaridad. ''Creemos que la humanidad ha dado un paso adelante al indicarle a los dictadores que aun continúan en el poder que ya no habrá más impunidad'', dijo.

En su discurso de apertura, el Presidente, Pierre Mauroy, expresó que existían en la actualidad dos materias de seria preocupación. La primera, la crisis financiera, y segundo, los problemas en el continente africano. Ambos temas se encontraban al centro de la agenda de la reunión. En relación a los desarrollos en Europa, indicó con satisfacción que apreciaba una mayor integración regional y continental, y los signos de una ''nueva voluntad política emergente''. Mauroy urgió a los partidos miembros a seguir desarrollando, y a permanecer comprometidos con los valores comunes: ''La globalización de la economía debe acompañarse de una globalización de la política... en la lucha por mayor libertad, más justicia y más dignidad humana''.

El Secretario General Luis Ayala informó que Kofi Annan, Secretario-General de las Naciones Unidas, y Vladimir Petrovsky, Director-General de las Naciones Unidas en Ginebra,, habían hecho llegar mensajes de saludo a la reunión. Comentando sobre el carácter oportuno y apropiado del encuentro, Annan señalaba en su mensaje: ''Ahora más que nunca necesitamos unir esfuerzos para conducir este cambio; más que nunca, el mayor desafío que presenta la globalización es el de una mejor gobernabilidad en el sentido más amplio. Hoy, más que nunca, necesitamos desarrollar un liderazgo a nivel global. Más que nunca necesitamos forjar nuevos partenariados''.

 

Por unos mercados globales en beneficio de todos

En su intervención de introducción del primer tema principal, el Primer Ministro António Guterres, líder del Partido Socialista de Portugal, manifestó que la actual situación financiera era el resultado predecible e inevitable de una economía global que tenía como base unos mercados globales desregulados. Mientras que a nivel nacional las economías de mercado funcionaban dentro del marco de un estado regulador y una sociedad civil organizada, no podía decirse lo mismo de la economía mundial. Presentando a la discusión los puntos contenidos en la declaración ''Regularizar la Globalización y Globalizar la Regulación'', preparada por el Comité sobre Política Económica, Desarrollo y Medio Ambiente, SICEDE, que él preside, Guterres concluyó su intervención enfatizando que encontrar soluciones a los problemas actuales era para la comunidad internacional una responsabilidad tanto moral como política.

Juan Somavía, Presidente del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas, ECOSOC, y Director-electo de la Organización Internacional del Trabajo, OIT, alentó el desarrollo de ''un marco responsable e igualitario para la gestión de la economía global emergente y su impacto en nuestras sociedades''. Se refirió al doble desafío de promover igualdad y productividad así como un crecimiento sostenible y justicia social, señalando que los valores y decisiones políticas tendrían un papel clave en las soluciones. Agregó que se necesitaba una mayor cooperación entre las instituciones internacionales para el desarrollo de políticas integradas e innovativas, diciendo al concluir: ''En medio de la indiferencia moral de nuestros días, necesitamos la pasión y la voluntad para hacer del mundo un lugar mejor para todos''.

Un gran número de líderes hicieron su aporte al debate, incluyendo al Primer Ministro Abderrahman Youssoufi, Primer Secretario de la Unión Socialista de las Fuerzas Populares de Marruecos, quien hizo un llamamiento a encontrar una respuesta colectiva a la crisis en momentos en que las transacciones financieras especulativas estaban teniendo un impacto mayor en la economía real y en la sociedad. El nuevo Presidente de los Demócratas de Izquierda de Italia, Walter Veltroni, expresó que a su juicio era posible tomar medidas para evitar una recesión global. Sin negar los efectos ambiguos de la globalización, Veltroni mantuvo que la crisis que vivíamos hoy en día era de un ''cierto modelo de globalización... subordinado a la religión de los mercados desregulados''. François Hollande, Primer Secretario del Partido Socialista francés, destacó cuatro prioridades para la reforma: transparencia; regulación; una nueva arquitectura financiera; y el establecimiento de un Consejo de Seguridad Económica. El Secretario General del Partido Socialista Obrero Español, Joaquín Almunia, trató el impacto de la globalización sobre el funcionamiento apropiado del Estado, de gobiernos e instituciones supranacionales, y la cambiante naturaleza de la soberanía nacional. Gyula Horn, ex Primer Ministro de Hungría y Vicepresidente de la IS, enfatizó la necesidad de mejorar las infraestructuras y la importancia de invertir en recursos humanos. Al esbozar la perspectiva asiática, Takako Doi, líder del Partido Socialdemócrata de Japón, reafirmó que las primeras víctimas de las dificultades económicas habían sido los más débiles y vulnerables, cuyos derechos el movimiento socialdemócrata tenía el compromiso de promover. Jaime Paz Zamora, Presidente del Movimiento de la Izquierda Revolucionaria, MIR-Nueva Mayoría, de Bolivia, puso de manifiesto algunas preocupaciones latinoamericanas. La globalización, dijo, genera ''nuevas necesidades'', tales como la necesidad de información, de conocimientos, de acceso a la tecnología, al crédito, a las finanzas. Estas necesidades deben ser resueltas a nivel mundial para evitar el surgimiento de un nuevo tipo de pobreza.

A nombre del Partido Socialdemócrata de Alemania, recién instalado en el gobierno, Christoph Zöpel, subrayó los nuevos énfasis y requerimientos de las actuales relaciones económicas mundiales. Petre Roman, Presidente del Partido Democrático de Rumania, consideró el impacto de la globalización en Europa Central y Oriental. Porfirio Muñoz Ledo, uno de los líderes del Partido de la Revolución Democrática de México, se refirió a la respuesta socialdemócrata a la globalización, en términos financieros, económicos y sociales.

Al final de la consideración del primer tema, el Consejo adoptó la declaración ''Regularizar la Globalización y Globalizar la Regulación'', que presenta un número de propuestas para superar los desequilibrios en la economía mundial, proponiendo un marco para el desarrollo de las economías en transición, el replanteamiento de la ayuda al desarrollo, la promoción del crecimiento sostenible mediante la coordinación de políticas económicas, y la reforma del marco internacional de la regulación financiera y económica. La declaración concluye: ''La regulación de la globalización y la globalización de la regulación no es un asunto que concierne únicamente a las instituciones financieras internacionales. Debería ser un instrumento que sirva para instituir un nuevo orden internacional capaz de reforzar la democracia e impulsar la solidaridad. Por otra parte, es una responsabilidad central para los gobiernos y los partidos miembros de la Internacional Socialista''.


Priorizar la paz y la democracia

El segundo tema de la agenda ofreció la oportunidad de examinar la situación actual en regiones donde la paz y la democracia se encuentran amenazadas y en las cuales los acontecimientos se desarrollan hoy a paso acelerado.

Bjørn Tore Godal, Presidente del Comité Oriente Medio, SIMEC, miembro del Partido Laborista Noruego, presentó los resultados de la reunión del Comité realizada la víspera del Consejo. El Vicepresidente de la IS, Shimon Peres, se refirió a la situación política interna en su país y a las expectativas económicas en la región, sugiriendo que un gobierno de unidad nacional en Israel podría estar en mejores condiciones de sacar adelante el proceso de paz. Hani Al-Hassan, Presidente de la Comisión de Asuntos Internacionales de Fatah, evaluó las señales positivas y negativas que van surgiendo en el Oriente Medio, y se refirió a la frustación del pueblo palestino ante lo que consideran como incumplimiento de compromisos. Ephraim Snéh del Partido Laborista de Israel habló de un débil rayo de esperanza en su país, y de otros temas de preocupación común en la región. Ester Mordoch, del partido Meretz de Israel, consideró la tarea de los partidos de oposición en su país y sus responsabilidades con el proceso de paz. La declaración adoptada en esta materia saludó el ímpetu dado por el Acuerdo de Wye River e hizo un llamamiento al rápido cumplimiento de sus provisiones y a un mayor involucramiento de Europa en la región.

Otras resoluciones aprobadas en relación a esa región, incluyeron una alentando los desarrollos en pro de la paz en la región kurda en el Norte de Irak; otra expresando la satisfacción del Consejo sobre la superación de la última crisis entre la ONU e Irak; y una condenando las graves y numerosas violaciones a los derechos humanos cometidas bajo el régimen Talibán en Afganistán.

Pauline Green, líder del Grupo Parlamentario del Partido de los Socialistas Europeos, y Vicepresidenta de la IS, presentó una declaración sobre el arresto de Abdullah Öcalan en Italia, declarando el apoyo de la Internacional al gobierno italiano y al Primer Ministro D''Alema.

El Consejo, en una resolución sobre Marruecos, también indicó su apoyo al gobierno de ese país, destacando el significado de la nueva etapa política que ahí se vive.

Philippe Busquin, líder del Partido Socialista de Bélgica, y Presidente del Comité de Autoridades Locales, informó sobre el éxito de la Segunda Conferencia Mundial de Alcaldes de la IS celebrada en Fes.

El Primer Secretario del Partido Socialista de Senegal, Ousmane Tanor Dieng, Presidente del Comité Africa, presentó el tema de las crisis en ese continente y la ''Declaración sobre los conflictos en Africa'', la que luego fue adoptada por el Consejo. La declaración examina en detalle las razones y la naturaleza de esos conflictos proponiendo iniciativas para hacerle frente. Pedro Pires, líder del Partido Africano de la Independencia de Cabo Verde, y Vicepresidente del Comité, subrayó la importancia de la cooperación entre los Estados y de la integración económica para el futuro de Africa.

Con respecto a la continuación del conflicto en Argelia, sobre el cual el líder del Frente de Fuerzas Socialistas, Hocine Aït Ahmed, reiteró que estaba causando un empobrecimiento sin precedentes y un riesgo de explosiones sociales incontroladas, el Consejo adoptó una resolución expresando la esperanza que las elecciones presidenciales de abril de 1999 ''den una nueva oportunidad para reforzar un proceso político de salida de la crisis''.

Respondiendo a la situación en Guinea Ecuatorial, el Consejo emitió una declaración expresando la solidaridad con los representantes de la Convergencia para la Democracia Social, partido miembro de la IS, arrestados la víspera de las elecciones parlamentarias. Al tratar el caso del Sahara Occidental, el Consejo hizo un llamamiento a todas las partes involucradas a cooperar plenamente con la celebración de un referéndum libre, justo y democrático.

El Presidente del Partido Socialista Húngaro, László Kovács, Co-presidente del Comité para Europa Central y Oriental, SICEE, destacó las deliberaciones del Comité en la víspera del Consejo, reunión que preparó la ''Declaracion sobre Europa Sudoriental'', que otorga un énfasis especial a la situación en Kosovo. Esta declaración fue adoptada por el Consejo.

El Consejo aprobó también una declaración que destaca la importancia de la estabilidad en Rusia para el continente europeo, y otra sobre la situación en el Cáucaso, saludando los avances en la consolidación de la democracia en esa región.

En relación a los temas de paz y democracia en el Asia-Pacífico, se adoptó una resolución que expresa la seria preocupación del Consejo ante el encarcelamiento de Lim Guan Eng, Secretario General Adjunto del Partido Acción Democrática de Malasia, DAP, miembro de la IS; otra en apoyo del Comité establecido en Birmania en representación del Parlamento popular; y una sobre Timor Oriental, en la que se hace un llamamiento a las autoridades de Indonesia a respetar los derechos humanos y el derecho a la autodeterminación en ese territorio.

El Consejo aprobó también una declaración en relación a la situación del ex dictador Augusto Pinochet, que reitera la solidaridad de la IS con las víctimas de las violaciones a los derechos humanos en Chile; una resolución sobre la democracia en Perú, reflejando la consternación de la IS ante la imposición de una tercera reelección inconstitucional de Fujimori; otra sobre la paz en Colombia, en la que se llama a acciones concretas que refuercen el proceso de diálogo; una resolución sobre Centroamérica en solidaridad con los países de esa región víctimas del huracán Mitch, y una sobre la actual amenaza al proceso democrático en la República Dominicana.


Próximas actividades de la IS

El Secretario General Luis Ayala en su informe al Consejo se refirió a las actividades programadas para 1999. El XXI Congreso se celebrará en París del 8 al 10 de noviembre, y la próxima reunión del Consejo se realizará en Buenos Aires el 25 y 26 de junio, contando con el Partido Socialista Popular, y la Unión Cívica Radical, ambos miembros de la Internacional, como anfitriones. Esta reunión se efectuará días antes de la primera Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de América Latina y el Caribe y la Unión Europea, que se celebrará en Río de Janeiro el 28 y 29 de ese mes. Reuniones programadas de carácter regional de la Comisión Progreso Global incluyen una en Dakar los días 25 y 26 de enero y otra en Ciudad de México los días 22 y 23 de marzo. SICEE se reunirá en Bucarest los días 5 y 6 de febrero contando con el Partido Democrático y el Partido Socialdemócrata como anfitriones. El Comité Africa se reunirá a finales de marzo en Bamako, con ADEMA-PASJ como anfitrión del encuentro. El Comité para América Latina y el Caribe, SICLAC, se reunirá en el período previo a la reunión del Consejo en Buenos Aires y por recomendación del Presidium, el Comité estará co-presidido durante el período previo al Congreso, por Rubén Berríos, presidente del Partido Independentista Puertorriqueño y por Anselmo Sule, presidente del Partido Radical Socialdemócrata de Chile. Una próxima reunión de SICEDE está prevista para el primer semestre de 1999 a objeto de examinar temas de la economía africana, así como se espera poder continuar con los temas de Asia y América Latina y el Caribe en reuniones posteriores. La próxima reunión del Comité sobre la Paz, la Seguridad y el Desarme, SIPSAD, centrará su atención en temas actuales de desarme y se celebrará durante la primera mitad de 1999 en colaboración con organismos afines de Naciones Unidas. También para la primera mitad del próximo año se ha propuesto la realización de una reunión del Comité Asia-Pacífico, el que, de acuerdo a la recomendación del Presidium será presidido en el período pre-Congreso por Lim Kit Siang, Secretario General del DAP de Malaysia. El Comité Oriente Medio que celebró una reunión en Ginebra, y que continuará contribuyendo al proceso de paz, ha recibido una invitación de la Unión de las Fuerzas Socialistas Populares para reunirse la próxima vez en Marruecos. El Grupo de Trabajo de SIMEC sobre la Cuestión Kurda, visitará el Norte de Irak en enero próximo; el Comité ha extendido asimismo su foco de acción a Afganistán con la creación de un grupo especial que seguirá los desarrollos internos en ese país. Con respecto a las actividades del Comité Mediterráneo, el reforzamiento del partenariado euro-mediterráneo será el centro de atención de su próxima reunión. El Comité de Autoridades Locales se reunirá en Rotterdam con anterioridad al próximo Consejo.

El Presidente del Comité de Administración y Finanzas, SIFAC, Gunnar Stenarv, del Partido Socialdemócrata Sueco presentó al Consejo el presupuesto acordado por el Comité para el próximo año, el que fue aprobado.

Lista de Participantes