Print this article   Email this to a friend

Congresos

XXII Congreso de la Internacional Socialista, São Paulo

27-29 de octubre de 2003

 

VANZANDO EN UN MUNDO DE INCERTIDUMBRES

 

Me es muy grato presentar mi informe a nuestro Congreso en São Paulo, esta vibrante ciudad en el corazón de Brasil, el país más grande de América Latina y uno de los más dinámicos en el mundo en desarrollo.

Me gustaría agradecer al Partido dos Trabalhadores, PT, a todos sus líderes y miembros, la acogida que brindan a este Congreso. El PT ha participado en las actividades de nuestra Internacional durante muchos años y nos han extendido aquí una cálida bienvenida. Debo subrayar que lo que ha hecho posible nuestro Congreso en São Paulo fue la decisión del pueblo de Brasil, hace exactamente un año, de elegir a Luiz Inácio "Lula" da Silva como Presidente, y la nueva dirección que él representa no solamente para Brasil sino para toda América Latina y el mundo en desarrollo. El hecho de que Brasil avanza como país y que su influencia aumenta en la escena mundial hace aún más apropiado que la apertura de nuestro Congreso tenga lugar en el primer aniversario de este acontecimiento político.

Este es el primer Congreso de la Internacional Socialista del nuevo milenio, en un mundo todavía tratando de asumir los ataques terroristas del 11 de septiembre de hace dos años, inquieto luego del conflicto de Iraq en marzo pasado, y enfrentado a problemas globales fundamentales exacerbados por acciones unilaterales y políticas que son motivo de grave preocupación y consternación en el mundo entero y aumentan el sentimiento de inseguridad de las personas.

Nuestra Internacional, una familia de partidos y organizaciones políticos que cubre la superficie de la tierra y que continuará creciendo durante este Congreso, es un movimiento político bien equipado para superar obstáculos y peligros y dirigir los esfuerzos para crear una nueva arquitectura de gobernanza global. Como socialdemócratas, estamos convencidos de que podemos prevalecer sobre el limitado y cruel énfasis neo-liberal del interés personal y las ganancias a corto plazo que no ayudan a superar las divisiones entre las naciones y dentro de ellas. Si adoptamos un nuevo internacionalismo basado en esfuerzos multilaterales y solidaridad humana, seremos capaces de construir las bases de una cooperación internacional verdadera y efectiva, uniendo a las personas para encontrar soluciones comunes para un futuro mejor.

 

EL ORIENTE MEDIO

La Internacional sigue decidida a mantener una posición activa y positiva en el Oriente Medio, continuando la búsqueda de medidas concretas que mantengan vivas las esperanzas de la gente de la región de un fin a la violencia y una coexistencia pacífica. La Internacional también se destaca porque incluye dentro de su familia las voces tanto de Israelíes como de Palestinos. Cuando se ha hecho algún progreso hacia la resolución del conflicto, la Internacional ha formado parte del esfuerzo. Cuando la situación ha empeorado, hemos estado entre aquellos que salen adelante, en estrecho contacto con nuestros partidos miembros, el Partido Laborista y Meretz de Israel y Fatah, la mayor organización palestina, para tratar de volver a encauzar el proceso de paz.

Desde el resurgimiento del conflicto en septiembre de 2000, el Oriente Medio ha estado viviendo momentos especialmente difíciles y nuestra Internacional ha respondido de diferentes maneras para avanzar de una manera más constructiva. En octubre de 2000, poco después del comienzo del último ciclo de violencia, organizamos una delegación de la IS a la región, encabezada por Thorbjørn Jagland, Presidente del Comité Oriente Medio de la IS, SIMEC, y un miembro de la Comisión Mitchell, para reunirnos con líderes de nuestros partidos miembros y con funcionarios del gobierno israelí y de la Autoridad Nacional Palestina, para urgir que se aseguraran medidas para la reanudación de las negociaciones del proceso de paz. Unas semanas más tarde, el 2 de noviembre de 2000, SIMEC se reunió en Oslo, con el Partido Laborista Noruego, DNA, como anfitrión, y acordó una serie de puntos, incluyendo la necesidad de restablecer la confianza en el proceso de paz entre el pueblo israelí y palestino.

Cumpliendo una decisión del Ejecutivo de la IS, François Hollande, Primer Secretario del Partido Socialista de Francia y un Vicepresidente de la IS, y yo viajamos a Tel Aviv y Ramala el 24 de junio de 2001, para sostener conversaciones con los líderes de los partidos miembros de la IS. Esto abrió el camino para que tanto Yasser Arafat, Presidente de la Autoridad Palestina y Presidente de Fatah, como Shimon Peres del Partido Laborista de Israel, y en esa época Ministro de Relaciones Exteriores, asistieran al Consejo de la IS en Lisboa en junio de 2001, con el Partido Socialista de Portugal como anfitrión, eligiendo a la Internacional como el marco dentro del cual reiniciar relaciones y contribuir a nuestros debates que dieron como resultado el establecimiento de un Grupo de Contacto Permanente, compuesto por Jagland, Hollande y yo, para apoyar una vuelta a las negociaciones.

A fines del 2001, la Internacional apeló a ambas partes a poner un fin inmediato a la violencia y a reanudar las conversaciones de paz. Condenamos los ataques terroristas contra civiles inocentes en Jerusalén y Jaifa, reiteramos nuestro llamamiento a la Autoridad Palestina a controlar a los grupos armados y, al mismo tiempo, declaramos que el Gobierno de Israel tenía que comprender que sus ataques a la Autoridad Palestina solamente servían para exacerbar la situación.

El 14 y 15 de marzo de 2002, organizamos una reunión de SIMEC de dos días en la región, reuniéndonos el primer día en Ramala con la participación de Yasser Arafat y el segundo en Tel Aviv, donde los líderes del Partido Laborista de Israel y de Meretz se dirigieron a los delegados. En esa ocasión saludamos la nueva resolución del Consejo de Seguridad de la ONU haciendo un llamamiento, por primera vez, a un Estado Palestino, el que junto con la seguridad para Israel, son los pilares que creemos cruciales para asegurar una paz duradera.

El mes siguiente, en medio de una oleada de violencia particularmente grave, la Internacional emitió un urgente llamamiento a ambas partes a redoblar esfuerzos para sentar las bases de un cese al fuego. El 23 de abril de 2002 el Ejecutivo de la IS celebró una reunión especial en Madrid, contando con el Partido Socialista Obrero Español, PSOE, como anfitrión, que incluyó la participación de Shimon Peres y Hanni Al-Hassan en representación de Yasser Arafat. Se acordaron cinco puntos principales que sirvieron de base para la histórica resolución acordada unánimamente por nuestro Consejo de Casablanca el 31 de mayo — 1 de junio de 2002, en la cual la Internacional anunciaba que sus tres partidos miembros en la región acordaban que "el mutuo reconocimiento del Estado de Israel y el Estado de Palestina, como dos estados viviendo lado a lado, debería ser el compromiso inicial antes de comenzar negociaciones entre los dos pueblos".

Aún cuando nuestra Internacional ayudó a establecer tal marco de trabajo para reanudar el proceso de negociación, los enemigos de la paz en la región perpetraron otro atentado haciendo explotar un coche bomba en el norte de Israel que dejó por lo menos a dieciséis personas muertas, sólo unos pocos días después de nuestro Consejo. La Internacional condenó este acto terrorista, declarando que estábamos más determinados que nunca a seguir adelante con nuestros esfuerzos y a apoyar todos las iniciativas internacionales para promover la paz. Un mes más tarde, condenamos también el ataque aéreo de Israel sobre Ciudad de Gaza que dejó a quince Palestinos muertos, declarando que no podía haber justificación para tales acciones y que solamente una solución política del conflicto podría llevar a una paz duradera. De nuevo, en septiembre de 2002, la Internacional se vio obligada a manifestarse públicamente condenando el bombardeo suicida que mató a civiles inocentes en Tel Aviv y protestando enérgicamente contra la injustificable destrucción de la sede civil de la Autoridad Palestina por parte de tropas y unidades blindadas israelíes.

En diciembre de 2002, Thorbjørn Jagland y yo sostuvimos conversaciones en Tel Aviv, Gaza y Ramala con los líderes de nuestros partidos en la región, con el objeto de recibir información directa sobre los últimos desarrollos. A comienzos de mayo de este año, la Internacional saludó la presentación de la Hoja de Ruta del Cuarteto para una solución permanente de dos estados al conflicto, manifestando nuestro compromiso con el logro de su implementación total y efectiva.

Para subrayar el apoyo de la Internacional a la Hoja de Ruta, Thorbjørn Jagland y yo viajamos nuevamente a Tel Aviv y Ramala en mayo, para reunirnos con nuestros partidos miembros y para promover todo el apoyo internacional posible a la iniciativa. Y, sin embargo, una vez más en medio de otro desarrollo positivo, vino un resurgimiento de la violencia, un bombardeo asesino por parte de Hamas en Jerusalén, el que condenamos, expresando al mismo tiempo nuestra preocupación ante las respuestas al terrorismo que sólo sirven para perpetuar el ciclo de violencia. De acuerdo con nuestra determinación a poner el acento en lo positivo, organizamos otra reunión de SIMEC en Ramala y Tel Aviv el 23 de septiembre donde reafirmamos nuestro compromiso a sacar provecho de los recientes logros y a continuar por el camino hacia una paz duradera, ignorando las acciones de aquellos que se niegan a aceptarla.

 

Construyendo la democracia en Iraq

La Internacional ha sido consistente en expresar que el apoyo a las Naciones Unidas sería necesario para toda acción emprendida en Iraq, y que una solución duradera a la crisis sólo podría lograrse mediante la acción multilateral de la comunidad internacional, de acuerdo con una resolución del Consejo de Seguridad. A este respecto, el 14 de marzo de este año, nuestro Presidente António Guterres y yo nos reunimos con el Secretario General de la ONU, Kofi Annan, en la sede de la organización en Nueva York, y reafirmamos el total apoyo de la Internacional a las Naciones Unidas como indispensable para promover la cooperación, la paz y la seguridad internacionales en el mundo y enfatizamos el permanente compromiso de la Internacional Socialista con el multilateralismo al abordar los desafíos globales.

Ahora, más de seis meses después de la destitución de Saddam Hussein del poder, los hechos han demostrado que la participación de las Naciones Unidas y un enfoque concertado multilateral siguen siendo esenciales para establecer la democracia y asegurar la seguridad en Iraq. Al tener lugar la invasión, el Ejecutivo de la IS emitió una declaración deplorando la así llamada guerra "preventiva" contra Iraq, sin la autorización del Consejo de Seguridad de la ONU, y reiterando nuestro compromiso con el multilateralismo y nuestra intención de organizar una conferencia internacional en Roma de apoyo a los demócratas iraquíes. En abril, el Ejecutivo de la IS emitió una segunda declaración titulada "Por una posguerra legítima en Iraq", en la cual decíamos que la participación de la comunidad internacional sin exclusiones, sería crucial para la reconstrucción de Iraq, y subrayaba que la conferencia en Roma se centraría en el desarrollo de la democracia en Iraq y en asegurar la paz en toda la región de Oriente Medio.

Organizamos una delegación de la IS a Bagdad, entre el 17 y el 20 de junio, la primera visita de una organización política internacional a Iraq después de la caída del régimen iraquí, para celebrar un diálogo con todos los principales partidos y grupos políticos del país y para expresar el apoyo de la Internacional al desarrollo de la democracia, al respeto a los derechos y libertades humanos y a un futuro de paz e inclusión para todos los ciudadanos iraquíes. La delegación estuvo compuesta por Massimo D’Alema, ex Primer Ministro de Italia, de los Demócratas de Izquierda, DS; Abderrahman Youssoufi, ex Primer Ministro de Marruecos, de la Unión Socialista de las Fuerzas Populares, USFP; Thorbjørn Jagland, ex Primer Ministro de Noruega, del Partido Laborista Noruego, DNA; Zlatko Lagumdzija, ex Primer Ministro de Bosnia y Herzegovina, del Partido Socialdemócrata, SDP BiH; y yo.

La delegación de la IS fue recibida a su llegada por un gran número de líderes y representantes de cerca de cincuenta diferentes partidos y movimientos étnicos y religiosos, y durante nuestra estadía en Bagdad sostuvimos una serie de otras reuniones con muchos de ellos. Estas incluyeron reuniones con representantes de la Unión Patriótica de Kurdistán, PUK, encabezada por su líder Jalal Talabani; de los Demócratas Independientes Iraquíes, dirigidos por su Presidente Adnan Al Pachachi; del Partido Nacional Democrático, dirigido por su Presidente Nasir Chadirji; del Partido Al Dawa, encabezado por su líder Ibrahim Al-Jafari; con la dirección del Partido Democrático de Kurdistán, KDP, incluyendo a Hoshyar Al-Zebari; con una delegación del Consejo Supremo para la Revolución Islámica en Iraq, SCIRI, dirigido por Adil Abdul Mahdi; con Nori Al-Badran del Acuerdo Nacional Iraquí; con el Movimiento Socialista Arabe, encabezado por su Presidente Abdul Allah Al-Nasrawi; con una delegación del Partido Comunista Iraquí encabezada por su Secretario General Hamad Majid Mousa; con el Movimiento Democrático Asirio, encabezado por su Secretario General Yonadam Y. Kanna; y con miembros de la dirección del Congreso Nacional Iraquí. También sostuvimos una reunión especial con el Consejo de Dirección Iraquí, con la participación de siete organizaciones miembros.

Durante su visita, la delegación expresó el total apoyo de la Internacional al pueblo iraquí en sus esfuerzos por construir las instituciones democráticas, y por un pronto establecimiento de una Autoridad Iraquí Interina que lleve a la formación de un gobierno independiente reconocido internacionalmente.

Los miembros de la delegación se reunieron asimismo con Sergio Vieira de Mello, Representante Especial del Secretario General de la ONU, Kofi Annan, para discutir el trabajo de las Naciones Unidas en Iraq y para reiterar el total apoyo de la Internacional.

Muchos de los líderes y representantes que encontramos en Bagdad participaron en la Conferencia de la Internacional Socialista "Construyendo Democracia en Iraq — Trabajando por la Paz en el Oriente Medio’, celebrada en Roma los días 18 y 19 de julio. Un número de ellos eran miembros del recientemente formado Consejo de Gobierno Iraquí, incluyendo a Adnan Al-Pachachi, Naseer Al-Chadirji, Hamid Majid Mousa, Yonadam Y. Kanna, Ibrahim Al-Jafari, Samir Shakir Mahmoud Sumaiday y Jalal Talabani, quien se encuentra con nosotros aquí en São Paulo y en su calidad de uno de los nueve Presidentes rotativos del Consejo de Gobierno asumirá esa posición durante el mes de noviembre. Otros participantes incluyeron representantes y delegados del Partido Democrático de Kurdistán, KDP; del Movimiento Socialista Arabe; del Consejo Supremo para la Revolución Islámica en Iraq, SCIRI, edl Congreso Nacional Iraquí; del Partido Democrático Asirio; del Partido Nacional Democrático Turkoman; y del Partido Turkoman de la Hermandad.

Líderes y delegados políticos israelíes y palestinos también se hicieron presentes para abordar los desarrollos y perspectivas actuales para avanzar el proceso de paz en el Oriente Medio. La Conferencia, que tuvo como anfitriones a los Demócratas de Izquierda, DS, cuya delegación estuvo encabezada por su Secretario General Piero Fassino y su Presidente Massimo D’Alema, y los Socialistas Democráticos Italianos, SDI, dirigidos por su Presidente Enrico Boselli, consistió en una serie de paneles de discusión. El primer día se continuaron los debates de la delegación de la IS en Bagdad en junio, sobre los elementos esenciales para construir la democracia en Iraq. El primer panel se concentró en el tema "De la dictadura a la democracia: creando las nuevas instituciones"; el segundo "Garantizando los derechos humanos y las libertades fundamentales para todos los Iraquíes"; el tercero "Sociedad civil y participación de la mujer en el proceso político"; el cuarto "Por un futuro de inclusión: reconociendo el poder de decisión de la gente en una sociedad multiétnica, multireligiosa y multicultural", y el quinto "Perspectivas regionales e internacionales para el nuevo Iraq".

Las conclusiones del primer día "Una estrategia para un Iraq con una democracia sostenible, en libertad y unido", fueron presentadas por Massimo D’Alema, quien puso énfasis en la solidaridad de nuestra Internacional con todas las fuerzas democráticas de Iraq, nuestra voluntad común de involucrar a toda la comunidad internacional en el apoyo al proceso democrático en Iraq y la necesidad de dar mayor realce al papel de las Naciones Unidas.

Las discusiones del segundo día se centraron en el tema "Trabajando por la paz en Oriente Medio" y fueron introducidas por Piero Fassino y Thorbjørn Jagland, Presidente del Comité Oriente Medio de la IS, y contaron con la participación de Shimon Peres, Presidente del Partido Laborista de Israel; Yossi Sarid, Líder de Meretz, y Nabil Shaat, Ministro de Relaciones Exteriores de la Autoridad Palestina, como asimismo de representantes de otros partidos miembros de la IS.

Los dos primeros paneles de discusión analizaron el tema "El camino hacia la paz: la Hoja de Ruta" e "Implementando la paz en las sociedades israelí y palestina". El tema del tercer panel "Avanzando la paz y la cooperación a través de la sociedad civil y la comunidad", contó con contribuciones de Alcaldes israelíes y palestinos y líderes de autoridades locales; el cuarto panel abordó el tema "Fomentando la paz: el papel de los actores regionales e internacionales".

Sergio Vieira de Mello envió un mensaje a la Conferencia en el cual saludaba a los miembros del Consejo de Gobierno que se encontraban representando a Iraq en la escena internacional por primera vez en la historia de la nueva nación, y puntualizaba que la formación del Consejo era un paso muy importante para cumplir con la Resolución 1483 del Consejo de Seguridad de la ONU para el rápido establecimiento de un gobierno iraquí autónomo.

Trágicamente, Vieira de Mello fue muerto un mes más tarde en un horrible ataque de bomba contra las oficinas de la ONU en Bagdad. La Internacional expresó de inmediato su más enérgica condena a este acto de terrorismo, que también cobró las vidas de muchos otras personas de la comunidad internacional que se encontraban contribuyendo a la causa de la paz y la cooperación. Antes de morir, Vieira de Mello dijo, "No los dejen abandonar la misión", una expresión de su fe inquebrantable en el trabajo de las Naciones Unidas, una fe compartida por nuestra Internacional.

 

La Cuestión Kurda

El trabajo de la Internacional sobre temas relacionados con los Kurdos continuó durante el periodo, y nuestros esfuerzos y compromiso demostraron ser oportunos y valiosos en vista de los eventos de este año en Iraq.

El Grupo de Trabajo de SIMEC sobre la Cuestión Kurda se reunió en Bruselas el 16 de marzo de 2001, con el Partido Socialista, PS, de Bélgica como anfitrión, para revisar los últimos desarrollos respecto a la situación del pueblo kurdo con representantes del miembro de la IS, el Partido Democrático del Kurdistán Iraní, PDKI, y del Partido Democrático de Kurdistán, KDP, y de la Unión Patriótica de Kurdistán, PUK, de Iraq, y del Partido de Democracia del Pueblo, Hadep, de Turquía. Se acordó enviar una misión al Norte de Iraq, la que organizamos los días 17 al 23 de junio de 2001. Los miembros de la misión fueron: Conny Fredriksson, Presidente del Grupo de Trabajo de SIMEC sobre la Cuestión Kurda, y Morgan Johansson, del Partido Socialdemócrata Sueco, SAP; Karim Pakzad, del Partido Socialista de Francia, PS; y Karl Schramek, del Partido Socialdemócrata de Austria, SPÖ. La misión se reunió con los líderes de los dos partidos kurdos: Jalal Talabani del PUK y Massoud Barzani del KDP, y observó el nivel de organización política y social de estos partidos en sus respectivas áreas de Iraq.

El Grupo de Trabajo se reunió el 22 de febrero de 2002 en Bruselas, nuevamente con el Partido Socialista, PS, de Bélgica como anfitrión, para revisar un informe de la delegación al Norte de Iraq. Una nueva reunión tuvo lugar en agosto de ese año en el contexto de un seminario organizado por la Fundación Olof Palme, sobre "Minorías Nacionales, Autogobierno Regional y Democracia en Iraq, Irán y Turquía", los días 26 y 27 de agosto de 2002 en Suecia. El Comité subrayó nuestro apoyo al pueblo de Iraq en su deseo de cambio y, de manera profética, enfatizó que la construcción de un futuro Iraq democrático debería incluir la participación de todos los sectores de la población.

Con respecto a la situación en Irán, la Internacional, en nuestro Consejo de Roma los días 20 y 21 de enero de este año, adoptó una resolución sobre los Kurdos de Irán en la cual condenábamos las violaciones a los derechos humanos cometidas por los opositores a la reforma en Irán, incluyendo las sentencias a muerte y las ejecuciones de militantes kurdos, denunciábamos la represión contra de los Kurdos en el país en general y reafirmábamos nuestro apoyo a los legítimos derechos de los Kurdos en Irán y nuestra solidaridad al miembro de la IS, el Partido Democrático del Kurdistán Iraní, PDKI.

 

 

AFRICA

La Internacional Socialista nunca ha dejado de cumplir o se ha apartado de Africa, por difíciles que fueran los desafíos. Permanecimos firmes durante los peores periodos de la lucha contra el apartheid en Sudáfrica y nos negamos ahora a sucumbir al pesimismo del mundo ante la situación en el continente. Más bien, nosotros percibimos y reconocemos claramente que Africa ha sido la menos beneficiada por la globalización y ha sido la que más ha sufrido la injusticia de una economía mundial cada vez más desigual. Al mismo tiempo, reconocemos que los Africanos, a pesar de soportar las peores condiciones continúan siendo las personas más dinámicas y creativas del mundo, y si se les da la oportunidad en el contexto de una solidaridad internacional, podrán avanzar para dotarse de un futuro mejor para ellos mismos y para las generaciones venideras.

El compromiso de nuestra Internacional con Africa, y para asegurar que Africa y otras partes del mundo establezcan y refuercen relaciones bilaterales mutuamente beneficiosas, ha quedado evidenciado de diferentes maneras. Estas incluyen misiones y delegaciones de la IS al continente; el mantenimiento de un estrecho contacto con nuestros partidos miembros en su trabajo y lucha contra las dificultades que se presentan en varias subregiones de Africa, y la organización de reuniones de la Internacional que aumentan nuestra influencia en Africa y dan realce a la interacción y cooperación entre nuestro creciente número de partidos miembros allí y en otras partes del mundo.

La reunión del Consejo de la IS en Maputo los días 10 y 11 de noviembre de 2000 congregó a cientos de delegados en una discusión a fondo sobre el tema "Trazando un camino para Africa: un compromiso mundial para el desarrollo, la paz y la democracia". La reunión, la siguiente en Africa después de nuestro Consejo en Ciudad del Cabo en 1995, tuvo a Frelimo y su líder Presidente Joaquim Chissano, como anfitrión. Los participantes analizaron las necesarias acciones de la Internacional para promover el desarrollo, la paz y la democracia en Africa, y subrayaron en una exhaustiva declaración que estos tres objetivos deberían ser objeto de un trabajo simultáneo ya que ninguno de ellos sería posible sin la existencia de los otros dos.

Dentro del trabajo preparatorio para el Consejo de Maputo, organizamos reuniones del Comité Africa de la IS en Yaundé, Camerún, los días 30 de junio y 1º de julio de 2000, y en Praia, Cabo Verde, el 30-31 de octubre. La reunión de Yaundé fue presidida por Ousmane Tanor Dieng, Partido Socialista de Senegal, y Presidente del Comité, y tuvo como anfitrión al Frente Sociademócrata, SDF, de Camerún, y su Presidente Nacional, John Fru Ndi. Los participantes abordaron la necesidad de reforzar las instituciones democráticas y los procesos electorales en Africa y maneras de avanzar la campaña global de la Internacional para luchar contra la pobreza en Africa, y acordaron en una declaración que la democracia, la buena gobernanza y la justicia social era condiciones necesarias para la paz.

El anfitrión de nuestra reunión en Praia fue el Partido Africano de la Independencia de Cabo Verde, PAICV, y se centró principalmente en Côte d’Ivoire, donde días antes el sistema electoral, mediante el cual Laurent Gbagbo, líder del miembro de la IS, Frente Popular de Côte d’Ivoire, FPI, había sido elegido Presidente del país, estaba siendo amenazado. La Internacional, en constante comunicación con el Presidente Gbagbo y los representantes del FPI, emitió un comunicado el 24 de octubre condenando la violenta interrupción del proceso de escrutinio de votos por parte de las autoridades militares, en un intento del General Robert Guei por retener el poder ilegítimamente. En Praia saludamos al pueblo de Côte d’Ivoire que se movilizó con éxito para defender las elecciones, e hicimos un llamamiento a la comunidad internacional a apoyar el proceso de fortalecimiento de las instituciones democráticas en ese país.

Los días 1º y 2 de junio de 2001, organizamos por primera vez una reunión de la Internacional en Níger, cuando nuestro Comité Africa se dio cita en Niamey, con el Partido Nigeriano para la Democracia y el Socialismo, PNDS, como anfitrión. Delegados de todo el continente abordaron diferentes temas, incluyendo el desafío de dar solución a los conflictos armados que continuaban en un número de países y subregiones, materia de una particular relevancia en momentos en que la IS se encontraba preparando una importante iniciativa en la Región de los Grandes Lagos.

La Misión de la Internacional Socialista a la Región de los Grandes Lagos tuvo lugar entre el 18 y el 23 de febrero de 2002, e incluyó a Ousmane Tanor Dieng; Nanié-Coulibay Safiatou, miembro de la dirección del FPI; Steen Christensen, Partido Socialdemócrata de Dinamarca, y yo. En momentos de una grave preocupación ante la violencia en aumento en el área de los Grandes Lagos, la Misión visitó Côte d’Ivoire, la República Democrática del Congo, Burundi y Angola, como parte del apoyo de la Internacional a los esfuerzos de paz a través de Africa y para apoyar en particular el Diálogo Inter-Congolés.

Luego de discusiones preliminares en Abiján con el Presidente Gbagbo, los miembros de la Misión volaron a Kinshasa, donde se reunieron con figuras claves del proceso de paz del Congo, tanto pertenecientes al gobierno como a la oposición, y de la sociedad civil. A continuación visitaron la capital de Burundi, Bujumbura, donde manifestaron a los líderes políticos del país el apoyo de la Internacional al proceso de paz luego del acuerdo de agosto de 2000. En Luanda, la Misión se reunió con los líderes del partido gobernante, el miembro de la IS, MPLA, y subrayó nuestro apoyo al diálogo y a la reconciliación nacional luego del fin de la guerra civil en ese país.

En el Consejo de la IS en Casablanca tres meses más tarde, expresamos nuestra satisfacción ante el significativo avance hacia la paz logrado en Congo, y expresamos especialmente nuestro total apoyo a los esfuerzos de las Naciones Unidas en ese país. Hoy día continuamos observando de cerca la situación en los Grandes Lagos, en comunicación con nuestros partidos miembros y con otros contactos establecidos durante la Misión de la IS, y seguimos preocupados ante los rebrotes de violencia y los retrocesos, todo lo cual requiere que nos mantengamos firmes en nuestro apoyo a los esfuerzos de paz en la región.

La Internacional continúa haciendo escuchar su voz en favor de los prisioneros políticos en Africa y otras regiones. El 10 de junio de 2002, denunciamos la sentencia a una larga condena de prisión impuesta a Plácido Mico, Secretario General del miembro de la IS, Convergencia por la Democracia Social, CPDS, y a decenas de otros en Guinea Ecuatorial, quienes fueron procesados por el cuestionable cargo de haber estado involucrados en un presunto plan de golpe de estado, y urgimos a la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas a renovar el mandato de su relator especial sobre Guinea Ecuatorial. Igualmente, denunciamos el encarcelamiento en Guinea en 1998 de Alpha Condé, líder del miembro de la IS, Asamblea del Pueblo de Guinea, RPG, y nos alegramos cuando fue liberado en marzo de 2001 y pudo participar unos pocos meses más tarde en nuestro Consejo en Lisboa.

Cuando el Comité Africa se reunió en Luanda los días 26 y 27 de julio de 2002, con el MPLA como anfitrión, esta fue la primera reunión de la Internacional en Angola. La oficina de correos de Angola marcó la ocasión emitiendo una serie especial de sellos postales representando las imágenes de las campañas de la Internacional de luchar contra la pobreza en Africa, abolir la pena de muerte, condonar la deuda de los países más pobres, y poner fin a la violencia contra la mujer.

Dentro de una iniciativa particularmente importante, la Internacional organizó una delegación de expertos legales a Nigeria entre el 16 y el 20 de octubre de 2002, en respuesta a la sentencia a muerte por lapidación de Amina Lawal, y previamente de Safiya Hussaini, basada en los códigos penales de la Sharia que habían entrado en vigor poco tiempo atrás. Esta iniciativa emprendida en medio de la preocupación mundial ante la violación de los derechos de la mujer en Nigeria y en otros lugares, formó parte de nuestro trabajo relacionado con dos de las campañas de la Internacional — abolir la pena de muerte y poner fin a la violencia contra la mujer. Los expertos provenientes de distintos sistemas legales y regiones del mundo, incluyeron al Profesor Perry Wallace del Washington College of Law de la American University en Washington DC; al Profesor Abdelouab Maalmi de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Hassan II de Casablanca, Marruecos; y al Dr. Gabriel Lansky, abogado y experto en derechos humanos de Austria. La delegación se reunió con miembros del gobierno, figuras políticas y representantes de los grupos de derechos de la mujer y otras organizaciones no gubernamentales en Lagos, sostuvo otras reuniones en el Estado de Kaduna en el norte de Nigeria donde está vigente la ley Sharia, e hizo presente a cada uno de ellos la seria preocupación de la Internacional sobre esta materia. Por lo tanto, fue una gran satisfacción para nosotros cuando en el mes de septiembre pasado una Corte de Apelaciones de Nigeria anuló la sentencia contra Amina Lawal y la dejó en libertad, y continuaremos observando de cerca los desarrollos sobre este tema.

El 19 de septiembre de 2002 la Internacional respondió nuevamente a un ataque a la democracia en Côte d’Ivoire, condenando el intento de golpe de estado y la violencia criminal por parte de miembros de las fuerzas armadas y otros grupos del país. Organizamos entonces una urgente reunión del Comité Africa en Abiyán el 18 de octubre, para demostrar nuestra solidaridad con el Presidente Gbagbo y el FPI, y para respaldar su decisión de entablar un diálogo con todos sin exclusión durante el cese al fuego logrado por mediación de la Comunidad Económica de los Estados del Africa Occidental, CEDEAO. Desgraciadamente, la situación continúa siendo de gran preocupación. En nuestro Consejo en Roma los días 20 y 21 de enero de 2003, declaramos que el intento de golpe en Côte d’Ivoire amenazaba poner freno a la democratización en otras partes de Africa y hacíamos un llamamiento a una solución política duradera basada en las normas constitucionales y los principios legales internacionales. Desde entonces hemos dado nuestro apoyo a todos los esfuerzos internacionales para negociar un arreglo que restaure el Estado de derecho democrático para todos los ciudadanos de Côte d’Ivoire.

En preparación de nuestro Congreso, el Comité Africa de la IS se reunió en Cotonú, Benín, los días 15 y 16 de septiembre, con el miembro de la IS, el Partido Socialdemócrata, PSD, como anfitrión. Delegados de la región y de fuera de ella, discutieron la contribución de Africa al Congreso, poniendo especial énfasis en la gobernanza global y la necesidad de una total participación de Africa en la reforma de las instituciones internacionales.

 

 

AMERICA LATINA Y EL CARIBE

La Internacional siempre ha estado al frente de la lucha por la democracia y los derechos humanos en América Latina y el Caribe. En todas partes donde han caído las dictaduras en la región, ahí hemos estado, actuando en solidaridad con las fuerzas democráticas y prestando toda la asistencia posible de parte de la comunidad internacional. También hemos continuado con la tarea no menos difícil de fortalecer las instituciones democráticas para asegurar la participación de los ciudadanos en la política y para impedir otro ciclo de gobierno antidemocrático. Aún quedan enormes desafíos en América Latina y el Caribe, incluyendo una persistente violencia política en varios países y los duros embates de la globalización que han exacerbado las desigualdades, aumentado la pobreza y debilitado las economías nacionales prácticamente en todas partes.

Es por esto que los esfuerzos de nuestra Internacional para responder a las demandas de la gente de una alternativa más factible y más justa al llamado modelo neo-liberal tiene gran resonancia en esta parte del mundo, y especialmente aquí en Brasil, cuyos grandes recursos y enorme potencial son solamente sobrepasados por el espíritu y determinación de su gente para lograr fortalecer su democracia y construir un futuro mejor para las generaciones venideras. A este respecto, quisiera subrayar la solidaridad que nuestra Internacional ha venido extendiendo al pueblo brasileño y a sus líderes desde hace mucho tiempo, especialmente durante los años de gobierno militar y de transición a la democracia, con nuestro miembro de la IS, el Partido Democrático Trabalhista, PDT, y su líder Leonel Brizola, como también con el PT desde los años 80.

En Perú, luego de años de trabajar por la democracia y contra el régimen autoritario de Alberto Fujimori, nuestra Internacional acogió con especial beneplácito la transición democrática llevada a cabo en el país mediante la celebración de elecciones libres y justas en junio del año 2001. Durante la crisis de abril y mayo de 2000, cuando la Internacional emitía declaraciones deplorando los intentos de Fujimori de subvertir el proceso electoral, viajé a Perú y me reuní con el líder de la oposición democrática Alejandro Toledo, quien sería elegido Presidente del país, con representantes de nuestro miembro de la IS, Partido Aprista Peruano, PAP, y con representantes de otras fuerzas democráticas para reafirmar el total apoyo de la Internacional a un cambio democrático en paz en el país. Los días 11 y 12 de junio de 2001, en la reunión del Comité de la IS para América Latina y el Caribe, SICLAC, en Buenos Aires, expresamos nuestra satisfacción por la celebración de elecciones democráticas y felicitamos a Alan García por su participación en ellas y reiteramos nuestra confianza en el PAP.

El Caribe, con sus diversas naciones, lenguajes y culturas, ha continuado siendo un foco de las actividades de la Internacional y, tal como en América Latina, tenemos ahí una gran presencia. Esto quedó en evidencia cuando organizamos una reunión de SICLAC en Kingston, Jamaica, los días 1 y 2 de septiembre de 2000, con el Partido Nacional del Pueblo, PNP, y su líder el Primer Ministro P.J. Patterson, como anfitrión. La reunión fue presidida por el ex Presidente de Argentina Raúl Alfonsín, Co-Presidente del Comité, y contó con la participación de delegaciones de todas partes de América Latina y el Caribe, incluyendo líderes y representantes de los partidos miembros de la IS en gobierno en los países caribeños de Santa Lucía, Dominica, Barbados y la República Dominicana, como también Ralph Gonsalves, líder del miembro de la IS, Partido Laborista de Unidad, ULP, quien sería elegido Primer Ministro de San Vicente y las Granadinas en marzo de 2001.

En la reunión de SICLAC en Kingston, los delegados subrayaron que la globalización había limitado severamente la capacidad nacional de toma de decisiones en América Latina y el Caribe, y puesto en riesgo especialmente a los pequeños estados del Caribe, y que para darle respuesta era necesaria una profundización de la democracia basada en los valores socialdemócratas. SICLAC continuó su labor en estos y otros temas globales afines en reuniones que organizamos en ciudades de cada una de las subregiones de América Latina: Buenos Aires, 11-12 de junio de 2001; Managua, 20-21 de octubre de 2001; Caracas, 19-20 de julio de 2002, y Ciudad de México solamente unos días atrás.

Los días 26 y 27 de noviembre organizamos en Santo Domingo el primer Consejo de la IS en el Caribe, teniendo como anfitrión al Partido Revolucionario Dominicano, PRD, que se había situado al frente de la lucha por la democracia en la República Dominicana y a través de la región y estaba ahora en el poder luego de la victoria del partido en las elecciones del año 2000. Nuestro Consejo, solamente unos meses después de los trágicos sucesos del 11 de septiembre, se centró en la respuesta al terror dentro del tema "Trabajando por un mundo más seguro y más justo". El Consejo también se concentró en el fortalecimiento de la democracia en América Latina y el Caribe, especialmente en Venezuela y Haití.

En mayo de 2002, tuve la oportunidad de viajar a Venezuela a reunirme con el miembro de la IS, Acción Democrática, AD, y otros partidos políticos y sociedad civil venezolana, para reiterar la posición de la Internacional de que ‘el déficit de democracia’ en Venezuela debía ser superado a través de un diálogo sin exclusiones. Dos meses más tarde organizamos la reunión de SICLAC en Caracas como una expresión concreta del respaldo de la Internacional a los esfuerzos encaminados hacia una solución pacífica y democrática de la crisis. La reunión contó con la participación de líderes y representantes de numerosas organizaciones políticas y sindicales venezolanas, todos los cuales contribuyeron a un detallado análisis de la difícil situación de la democracia en ese país. En enero de 2003, nuestro Consejo en Roma adoptó una resolución enfatizando que la democracia estaba en peligro en Venezuela y reiterando nuestro total apoyo a los esfuerzos de la Organización de Estados Americanos, OEA, por promover un resultado democrático.

Dentro del trabajo de la Internacional para fortalecer las instituciones democráticas en América Latina y el Caribe, se ha dado un enfoque especial a los partidos políticos y a la necesidad de asegurar que ellos estén al centro de las políticas, proveyendo de un canal a través del cual los ciudadanos puedan expresar sus preocupaciones y sus voluntades políticas. A nombre de la Internacional participé por lo tanto en una mesa redonda de la OEA sobre gobernanza democrática que tuvo lugar en Santiago en agosto de 2002, y en una reunión hemisférica de la OEA en Vancouver en diciembre de 2002, y puedo informar que se han programado otras iniciativas de cooperación con la OEA sobre el fortalecimiento de los partidos políticos. También participé en junio de 2002, junto con representantes de las Internacionales Demócrata Cristiana y Liberal, en una reunión sobre desarrollo de partidos políticos, teniendo como anfitrión al Instituto Nacional Democrático, NDI, en Washington, con quien mantenemos una estrecha cooperación. En septiembre de ese año, tuve la oportunidad de ser invitado a su ceremonia anual W. Averell Harriman, que cuenta con numerosa asistencia; y en marzo de este año viajé con el Presidente Guterres a Washington DC para desarrollar un programa organizado por el NDI que incluyó una serie de reuniones con dirigentes del Partido Demócrata.

Haití continúa presentando enormes desafíos y durante un período especialmente difícil en agosto de 2001 tuve oportunidad de reunirme allí con partidos de la oposición — incluyendo a los miembros de la IS, Partido del Congreso Nacional de Movimientos Democráticos, KONAKOM, Partido Nacionalista Progresista Revolucionario Haitiano, PANPRA, y Organización del Pueblo en Lucha, OPL, así como con representantes del gobierno del Presidente Jean-Bertrand Aristide, para reafirmar el apoyo de la Internacional a la democratización y al respeto de los derechos humanos del pueblo haitiano. En diciembre del mismo año la Internacional condenó el asalto armado al Palacio Nacional en Port-au-Prince y los ataques subsiguientes por parte de partidarios del gobierno contra partidos de oposición, periodistas y otros miembros destacados de la alianza Convergencia Democrática. También hemos continuado nuestros llamamientos al gobierno de unirse a la Convergencia en negociaciones que cuentan con la mediación de la Organización de Estados Americanos, OEA, para que la crisis pueda ser resuelta a través de la celebración de elecciones pacíficas y totalmente libres y justas.

La Internacional ha continuado expresando su apoyo a la descolonización de Puerto Rico y, habiendo mantenido nuestra solidaridad con las demandas de la mayoría de los puertorriqueños de poner fin a las maniobras militares en la Isla de Vieques, acogimos con satisfacción el retiro de la Marina de los EE.UU. de Vieques finalmente en abril de este año. Nuestro apoyo a los esfuerzos y especialmente al Partido Independentista Puertorriqueño, PIP, dirigido por Rubén Berríos Martínez, un Presidente Honorario de la Internacional, ha sido constante y ha incluido una serie de declaraciones y resoluciones que subrayaron nuestra preocupación acerca de los ejercicios de bombardeos y deploraron el arresto y sentencia de Berríos Martínez a cuatro meses de prisión en 2001, por protestar pacíficamente contra el uso de Vieques con fines militares.

La violencia se manifiesta de diferentes formas en América Latina y el Caribe y la Internacional responde con rapidez cuando el blanco de ella es un miembro de nuestra familia socialdemócrata. Esto sucedió en abril del 2000 cuando emitimos una declaración condenando el brutal ataque físico de que fue víctima Rolando Araya, un Vicepresidente de la IS y líder del miembro de la IS, el Partido Liberación Nacional, PLN, y miembros de su familia en Costa Rica luego de las elecciones presidenciales en ese país, y expresamos nuestra esperanza de que los responsables fueran llevados ante la justicia y de que Costa Rica siguiera siendo un modelo de democracia y de respeto a los derechos humanos.

El 28 de marzo de 2003, la Internacional hizo un llamamiento a las autoridades de Cuba a poner en libertad cuanto antes a decenas de líderes de organizaciones no gubernamentales y de otras organizaciones civiles y sociales que habían sido arrestados, recordando que Cuba en numerosas ocasiones, incluso en Cumbres regionales, se había comprometido formalmente a respetar derechos y libertades reconocidos internacionalmente y pidiendo al gobierno asegurar a todos los ciudadanos cubanos el pleno goce de libertad de expresión, de asociación y de reunión. Cuando dos semanas más tarde las cerca de ochenta personas fueron condenadas a largas sentencias de prisión por las Cortes cubanas, el Ejecutivo de la IS denunció como "inadmisibles e injustificables" los veredictos contra aquellos "cuyo crimen era tener opiniones diferentes a las del gobierno". La IS hizo un llamamiento a las autoridades de Cuba a liberar cuanto antes a todos los detenidos. Al mismo tiempo, durante la reciente reunión de SICLAC en Ciudad de México, rechazamos las medidas desestabilizadoras tomadas recientemente por el gobierno de los Estados Unidos contra Cuba, que ponen en riesgo la paz de la región.

La reunión de SICLAC en Ciudad de México tuvo lugar los días 17 y 18 de octubre, teniendo como anfitriones al Partido de la Revolución Democrática, PRD, y al Partido Revolucionario Institucional, PRI. Los delegados de toda la región identificaron la batalla contra la desigualdad como la primera prioridad en los esfuerzos por legitimar la democracia, y subrayaron que poner fin a los subsidios a la agricultura en los países desarrollados y reestructurar la deuda de América Latina eran cruciales para el logro de una economía sana en la región. También se discutieron las situaciones en un número de países de América Latina, incluyendo Bolivia, donde notamos como positiva la transferencia de poder dentro de los marcos de la Constitución después de cuatro semanas de una intensa movilización popular e indígena, lo cual abre el camino para abordar nuevamente los difíciles problemas que enfrenta la sociedad boliviana.

 

Nuestro compromiso con la paz y la democracia en Colombia

La paz, la democracia y la solidaridad con el pueblo de Colombia fueron los temas centrales de una reunión regional especial organizada por la Internacional en Bogotá el 20 de mayo de 2002, con el Partido Liberal Colombiano, PLC, como anfitrión, y que incluyó la participación de delegados de Sudamérica, Centroamérica y el Caribe. Este encuentro nos dio la oportunidad de reafirmar nuestra solidaridad con el pueblo de Colombia en su lucha por encontrar maneras de poner fin a la violencia en su país y asegurar una paz duradera, y de recalcar que la paz y la democracia son los objetivos fundamentales de nuestra familia de la IS en todo el mundo.

Raúl Alfonsín, Co-Presidente de SICLAC y un Vicepresidente de la Internacional, puso énfasis en que el afianzamiento de la democracia y de la paz significaba poner a los seres humanos, y no a los mercados, al centro de la globalización. Horacio Serpa, candidato presidencial del PLC, hizo un llamamiento a globalizar la solidaridad para contrapesar los efectos socioeconómicos negativos de la globalización. Una importante conclusión de la reunión fue que la Internacional Socialista siempre se ha comprometido a encontrar soluciones reales a problemas reales a través de políticas democráticas, algo que ahora se hacía más necesario que nunca para contrarrestar los esfuerzos por despolitizar prácticamente todo e ignorar los temas claves prometiendo a la gente soluciones fáciles. Se acordó asimismo que debe haber una mayor convergencia de la izquierda a escala mundial, para poder dar mejor respuesta a la peligrosa homogeneización de la derecha.

 

 

ASIA Y EL PACIFICO

Las actividades de la Internacional en esta vasta, dinámica y crítica región del mundo han continuado centrándose en el apoyo colectivo y en la cooperación internacional a la paz, a la seguridad y a la defensa de la democracia, todo lo cual ha fortalecido nuestra identidad socialdemócrata a través de Asia y el Pacífico. Debido a nuestros valores y a nuestra solidaridad con aquellos cuyos derechos fundamentales les han sido denegados o se encuentran bajo ataque, la Internacional continúa siendo el punto de encuentro de los diversos pueblos de la región, en nuestro movimiento global de ciudadanos que trabajan en cooperación para el bien común.

El 21 de mayo de 2000 la Internacional condenó enérgicamente el ataque al gobierno democráticamente elegido en Fiji, encabezado por el Primer Ministro Mahendra Chaudhry, Secretario General del miembro de la IS, el Partido Laborista de Fiji, e hizo un llamamiento a la comunidad internacional a "tomar todas las medidas necesarias para contribuir a preservar los derechos e instituciones de