Comité Africa de la IS se reúne en Praia

30-31 Julio 2013

Una reunión del Comité Africa de la Internacional Socialista tuvo lugar los días 30 y 31 de julio en Praia, Cabo Verde, teniendo como anfitrión al Partido Africano de la Independencia de Cabo Verde, PAICV. Delegados de partidos miembros e invitados provenientes del continente y otros participantes, se dieron cita en este encuentro de dos días con miras a incorporar las perspectivas regionales en los temas principales a ser abordados por el XXIV Congreso de la Internacional Socialista que se celebrará en Ciudad del Cabo.

Al abrir la sesión de apertura que tuvo lugar en el Parlamento de Cabo Verde, José Maria Neves, Primer Ministro de Cabo Verde y Presidente del PAICV, se dirigió a los participantes en la reunión como también a parlamentarios y funcionarios de gobierno, haciendo destacar de que así como no hay desarrollo sin democracia , tampoco hay estado democrático sin instituciones fuertes y creíbles e imperio de la ley. La paz y la estabilidad eran la condición previa para un desarrollo sostenible, y la integración regional y el respeto a los valores comunes de nuestra familia política nos permitirían lograrlo. 

En sus palabras de apertura el Secretario General de la Internacional Socialista, Luis Ayala, hizo destacar que Africa había logrado grandes progresos y que los socialdemócratas en el continente habían estado al frente del avance de la democracia, la solución de conflictos y los esfuerzos por lograr más igualdad. El apoyo a la democracia y al estado de derecho seguía siendo fundamental, como lo había demostrado la situación en Malí y en Guinea-Bissau luego de los recientes golpes de estado en esos países. La Internacional Socialista permanecía totalmente comprometida al lado de sus miembros en esos países y a través del continente, en sus luchas por defender y reforzar la democracia dondequiera que se encuentre amenazada.

Ousmane Tanor Dieng, Presidente del Comité y Secretario General del Partido Socialista Senegalés, declaró formalmente abierta la reunión y recordó a los participantes que el Comité se reunía en Cabo Verde por tercera vez, lo cual era símbolo de los logros democráticos y de la estabilidad del país. En tiempos de crisis, se necesitaba una concertada respuesta africana para luchar contra el flagelo del terrorismo y los problemas de la economía mundial, para aumentar el multilateralismo, y establecer la buena gobernanza, lo cual era clave para el desarrollo y la estabilidad democrática. En memoria del del Presidente John Atta Mills de Ghana recientemente fallecido, la reunión observó un minuto de silencio. 

El primer tema de discusión, “La crisis financiera: perspectivas para la región y el contexto global” fue presentado por Cristina Duarte, Ministra de Finanzas de Cabo Verde, quien resumió el impacto de la crisis financiera en la región, sus efectos en la economía africana y sus repercusiones en el panorama africano, haciendo notar que las directrices regionales eran esenciales para una economía creciente. Durante las discusiones sobre este tema, una amplia gama de temas fueron puestos de relieve. El lavado de dinero, el narcotráfico, la corrupción y las crisis nacionales y regionales que llevaban al extremismo y a la inseguridad política eran factores de freno que hacían disminuir el crecimiento y el desarrollo en la región. Los participantes acentuaron el hecho de que esta crisis global necesitaba de una respuesta global y que como socialistas, buscábamos alternativas al enfoque neoliberal que resultaba solamente en austeridad. Se hizo un llamado a un claro liderazgo sobre este tema en la región y la necesidad de asegurar que los derechos e instituciones democráticas fueran preservadas al mismo tiempo que se luchaba contra la crisis. También fue considerado como crucial el asegurar que la voz africana fuera escuchada a nivel internacional y estar involucrados en el proceso de toma de decisiones que tendrían un impacto en la región entera. 

En las extensas discusiones sobre el segundo y tercer tema, “Trabajando por la paz y el multilateralismo: solución de conflictos en Africa”, y “Avanzando y reforzando la democracia en el continente y superando el autoritarismo”, los participantes estuvieron de acuerdo en que la voluntad democrática del pueblo debía ser respetada, y el Comité hizo un llamamiento al restablecimiento del orden democrático en Guinea-Bissau y en Malí, donde habían ocurrido golpes de estado por parte de los militares. En Malí, varios factores amenazaban el retorno al orden constitucional e integridad territorial, entre ellos las fuerzas rebeldes que se encontraban activas en el Norte, y extremistas religiosos que intentaban tomarse el poder. Mientras tanto, actualmente se realizaban esfuerzos para establecer un gobierno transicional de unidad nacional. Los países vecinos y la subregión estaban bajo la amenaza de grupos terroristas que trataban de extenderse en los territorios fronterizos. Carlos Gomes Junior, Primer Ministro de Guinea-Bissau, al resumir la situación en su país donde la primera vuelta de elecciones presidenciales habían sido reconocidas como libres y justas por observadores nacionales y extranjeros antes del golpe de estado, hizo un llamamiento a la ONU y a la comunidad internacional a abordar la situación en su país y tomar los pasos necesarios para permitir una rápida vuelta al gobierno democrático.

Los participantes estuvieron de acuerdo en que como socialistas, nuestra primera lealtad era con la democracia, con la institucionalización de los órganos democráticos y con el respeto a los derechos humanos. Crecían los conflictos en la región sobre materias primas y productos básicos, y las crisis alimentarias tales como en la región del Sahel eran cada vez más frecuentes. Reforzar las relaciones e intercambiar informaciones era otra manera de mejorar el multilateralismo, y una economía en crecimiento podría ser factor de estabilización y de paz. Los participantes hicieron también un llamamiento a la Unión Africana, con su recientemente elegida Presidenta Nkosazana Dlamini-Zuma, a asumir un papel más importante en la solución de conflictos, con el entendimiento general de que las instituciones regionales eran capaces de resolver crisis por sí mismas sin la intervención de la comunidad internacional en general, haciendo uso del diálogo y la negociación. 

Al concluir la reunión, luego de dos intensos días de discusión, los participantes adoptaron la Declaración de Praia, que resalta los principales puntos de discusión, subrayando que la crisis financiera debe ser enfrentada con medidas que promuevan el crecimiento y la inversión y, por lo tanto, la creación de empleos, aumentando la cooperación multilateral para garantizar la unidad nacional, la paz y la estabilidad, y la consolidación de una verdadera democracia en el continente a fin de evitar los golpes militares y garantizar el respeto al orden constitucional. 
 

 

 

Participantes

You are currently offline. Some pages or content may fail to load.