Declaración de Abidjan

El Comité Africa de la IS se reúne en Abidjan, 14-15 de junio de 2008

Original: francés

El Comité Africa de la Internacional Socialista se reunió en Abidjan, Côte d’Ivoire, los días 14 y 15 de junio de 2008.

Los debates abordaron los cuatro temas siguientes:

  • La situación nacional en Côte d’Ivoire

  • El fortalecimiento de la democracia y la erradicación de los conflictos nacionales

  • La crisis alimentaria y su impacto en Africa

  • Los desafíos de la paz y de la seguridad en Africa

 

Al finalizar discusiones ricas en contenido y beneficiosas en sus alcances, el Comité acordó:

 

A.

A propósito de la situación en Côte d’Ivoire, el Comité Africa observó que el proceso de solución al conflicto está bien encaminado y que es necesario ceñirse a la realidad del Acuerdo Político de Ouagadougou. Con este fin, se necesita elaborar un programa que permita enfrentar los problemas que limitan los esfuerzos de la administración para garantizar la seguridad de la población y erradicar las consecuencias económicas y sociales de la guerra. Es también necesario asegurar el respectivo financiamiento para el conjunto del proceso, y la participación de la comunidad internacional.

Teniendo en cuenta los admirables esfuerzos desplegados por las autoridades ivorianas, el Comité saludó asimismo el diálogo directo y felicitó a su iniciador y a sus actores. Se acordó alentarlos a lograr sus objetivos.

Junto con reafirmar la necesidad de asentar la confianza entre los actores del proceso de paz, éstos fueron invitados a proceder al desarme real y verdadero de todos aquéllos que posean armas ilegales y a abordar todos los otros temas susceptibles de hacer dudar del proceso.

 

B.

A propósito del fortalecimiento de la democracia para hacer efectiva la erradicación de los conflictos nacionales, se reconoció la necesidad de promover el Estado de Derecho, basado en la consciencia ciudadana respetuosa de las exigencias requeridas para la consolidación de la nación y del Estado, factor de buena gobernanza y un medio para luchar contra la corrupción. Se acordó igualmente desarrollar las estrategias pertinentes para reducir la pobreza y la miseria, promover la cultura democrática por medio de una educación adecuada, el acceso equitativo e igualitario a los medios públicos de comunicación, y establecer una organización administrativa que facilite la participación de todos.

Se trata igualmente de luchar contra el monopolio del poder y la manipulación de las constituciones. Es necesario asegurar también la integridad de los principios de la constitución, asentándola sobre bases puras e inquebrantables. Igualmente, se necesita alentar a las sociedades civiles en sus actuaciones; promover la democracia al interior de los partidos políticos; estar atentos al contexto mundial dentro del cual evolucionan las democracias en Africa. Y, por último, conviene estar vigilante en cuanto al lugar que se debe asignar a las minorías sociológicas y políticas; a la importancia demográfica de la juventud en los países africanos; y, a la necesidad de tener en cuenta la dimensión de género en las políticas y programas nacionales, conforme a la resolución 1325 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

 

C.

En lo que respecta a la crisis alimentaria que enfrenta el mundo actualmente y que da origen a manifestaciones en las zonas urbanas, se observó que ella tiene su fuente en la dominación que ejerce el pensamiento y la política liberal sobre la economía mundial. Ella es también resultado de la acción de instituciones internacionales, de la búsqueda de energías alternativas al petróleo, del aumento de la demanda en los países emergentes, del fracaso de las políticas agrícolas exacerbadas por el rechazo del principio de subvenciones en los países en desarrollo, y de las consecuencias de los conflictos armados.

En primer lugar, es importante rendir homenaje a las mujeres africanas y reconocerles su papel en la producción alimentaria y en la comercialización de los alimentos básicos. Conviene también tomar en cuenta su capacitación, a fin de que ellas puedan participar plenamente en la elaboración de nuevas políticas agrícolas.

Al tratarse de soluciones, es necesario, como medida inmediata, reconocer el papel que cabe a la solidaridad internacional que adopte un plan de emergencia de ayuda alimentaria a través de instituciones internacionales, como el Fondo Mundial de las Naciones Unidas, al cual el Comité saluda en esta ocasión. Es aparente asimismo que bancos occidentales emiten acciones en la Bolsa, relacionadas con la especulación de productos alimenticios. Sería indicado prohibir la puesta en circulación de tales acciones.

A mediano plazo, será necesario limitar el uso de los biocarburantes a fin de no perjudicar la producción de alimentos básicos, promoviendo estos cultivos así como también las inversiones en la producción agrícola. Una resolución esencial es la de producir lo que consumimos y de consumir lo que producimos. Es importante además examinar la fuente ideológica del problema, volviendo a analizar el modelo económico liberal. Un sistema de alerta a nivel mundial permitirá asignar adecuadamente los recursos mundiales disponibles, para favorecer la promoción de la democracia en lugar de la absurda carrera armamentista.

 

D.

En cuanto a los desafíos en materia de paz y de seguridad, se hizo mención de la existencia de varios desafíos a nivel del continente. Se acordó, por lo tanto, definir estos desafíos para crear estrategias que permitan enfrentarlos. Se trata de hacer que la Unión Africana funcione eficazmente en el campo de la paz, de la seguridad y de la solución de conflictos, de hacer más democrático el sistema de intervención de las Naciones Unidas, y de luchar contra la impunidad. Se recomendó a los países africanos miembros de la Unión Africana a mostrar mayor solidaridad, evitando sobre todo servir de retaguardia a las facciones rebeldes contra un régimen legítimo.

Es importante asegurar y aumentar la representación de las mujeres a todos los niveles de la toma de decisiones para la prevención de conflictos, su gestión y su solución, acordar una protección particular a las mujeres, a los niños, como también a las poblaciones refugiadas en lugares de conflictos, y poner fin a la impunidad por crímenes sexuales incluyendo la violencia sexo-específica.

 

El Comité Africa, seriamente preocupado por la situación post-electoral en Guinea Ecuatorial, los riesgos de guerra civil en Zimbabwe, y la inestabilidad en Guinea Conakry, hace un llamamiento a los gobiernos de estos países a observar las normas de igualdad y de transparencia para salvaguardar la paz civil y los principios democráticos.

 

You are currently offline. Some pages or content may fail to load.