Declaración de Montevideo

Los cambios en América Latina y el Caribe en el centro de la agenda de reunión de la IS en Montevideo, 3-4 de abril de 2006

El Comité para América Latina y el Caribe de la Internacional Socialista, reunido en Montevideo los días 3 y 4 de abril de 2006 declara:

1) Su beneplácito ante el reciente surgimiento en América Latina y el Caribe de un conjunto de gobiernos progresistas de origen y legitimidad democrática, gobiernos estos que han asumido el desafío de avanzar hacia sociedades más justas, mejorando la situación de los sectores más postergados, para superar la brecha de desigualdad y la pobreza, atendiendo las metas del desarrollo nacional.

Estos gobiernos son el resultado de las luchas contra las políticas neoliberales de nefastas consecuencias en la región, a la vez que expresan la emergencia de actores sociales relegados, entre ellos, los pueblos indígenas, como en el caso de Bolivia, y traducen la presencia de una izquierda plural, de variadas expresiones, algunas provenientes de nuestra Internacional o cercanas a la misma y otras específicamente locales.

 

2) La presencia de estos gobiernos crea, por primera vez, en muchas décadas, oportunidades para que la región avance en su integración, mediante la complementación mutua de sus proyectos nacionales, de sus economías y el desarrollo social, cultural y comercial entre los países de la región.

Este proceso de integración creará mejores condiciones para el crecimiento con equidad en las respectivas naciones y ampliará la capacidad y oportunidades para la región, frente a las fuerzas trasnacionales hegemónicas que operan en el escenario del mundo globalizado.

 

3) El conjunto de los procesos de integración subregional y su progresiva articulación, permitirá avanzar hacia un espacio integrado de los pueblos de América Latina y el Caribe, lo que posibilitará a la región dialogar en un pie de igualdad con los otros actores del mundo globalizado.

En el caso particular del MERCOSUR, su progresiva institucionalización constituye un avance significativo, así como la constitución de su Parlamento y su ampliación a otros miembros.

 

4) La consolidación de espacios de diálogo y articulación entre estos gobiernos progresistas de América Latina y otros gobiernos y fuerzas progresistas del mundo, permitirá construir acuerdos y alianzas más vastas capaces de imprimirle a la globalización reglas inspiradas en un sentido de justicia más acorde al interés de los pueblos del mundo.

Todo lo anterior deberá traducirse entre otros aspectos en:

a) la reafirmación en todos nuestros países de la democracia representativa y pluralista, basada en el Estado de Derecho, la separación de poderes y elecciones libres con garantía del secreto del voto e independencia y neutralidad de los organismos de la administración electoral, que garantice la ausencia de coacciones, presiones y exclusiones;

b) la vigencia del derecho internacional y el sistema de las NNUU, incluyendo la reforma y democratización de las instituciones internacionales, políticas y económicas, como el Consejo de Seguridad, el Consejo Económico y Social, el FMI, el BM, entre otros;

c) la reafirmación del multilateralismo y el rechazo a toda forma de unilateralismo, especialmente cuando asume expresiones belicistas y arrasa con naciones enteras;

d) la lucha por la paz y el rechazo contra todas las formas de terrorismo;

e) la defensa y promoción a nivel universal del conjunto de los Derechos Humanos, especialmente la educación, la salud, el trabajo y la vivienda, entre otros;

f) la lucha contra todas las discriminaciones y el respeto a todas las formas de diversidad, culturales, étnicas, religiosas, de orientación sexual;

g) la promoción de los derechos de las mujeres en aras de la equidad de género;

h) avanzar en la lucha contra la pobreza a nivel mundial, destinando un porcentaje del

PBI de las economías más desarrolladas a un fondo con ese fin;

i) procurar el diseño de un nuevo orden económico internacional y un tratamiento más justo en relación a la temática de la deuda externa de las naciones subdesarrolladas;

j) la creación de otras reglas para el comercio mundial que posibilite un intercambio más equitativo entre todos los países y regiones del mundo;

k) reglas con vigencia a nivel universal para preservar los equilibrios ambientales;

l) acuerdos políticos y sociales que permitan enfrentar el fenómeno de las migraciones, rechazando todo tipo de medidas contrarias a los derechos humanos;

5) La Internacional Socialista, en tanto espacio mundial de articulación de fuerzas progresistas, posibilita la expresión de un internacionalismo de nuevo tipo para el diseño de una globalización diferente. Nos comprometemos a impulsar con fuerza la acción de la Internacional Socialista procurando la actuación en conjunto de sus fuerzas integrantes, que son gobierno en áreas decisivas del mundo, en pos de los objetivos ya mencionados.

6) El Comité para América Latina y el Caribe de la Internacional Socialista es un espacio de consolidación, apoyo recíproco y articulación de sus fuerzas integrantes, así como de complementación de las respectivas agendas políticas de sus miembros.

Aspiramos a que también sea un ámbito de diálogo de la izquierda plural que está emergiendo en la región y de encuentro de ésta con el resto de la Internacional Socialista. Los únicos límites a ese respecto, son el respeto al pluralismo y las reglas de la democracia, así como el compromiso con los sectores más postergados de nuestras sociedades.

7) El Comité para América Latina y el Caribe de la Internacional Socialista valora con beneplácito el camino trazado en la República Oriental del Uruguay por el gobierno conducido por el Presidente Dr. Tabaré Vázquez, en el sentido de combatir la pobreza y encarar reformas trascendentales para democratizar la sociedad uruguaya.

Saluda asimismo a los anfitriones de este encuentro, el Partido Socialista del Uruguay y el Nuevo Espacio, ambos integrantes del Frente Amplio, fuerza política que ejerce el gobierno en este país, y en tanto miembros plenos de nuestra organización, expresa el respaldo de la Internacional Socialista al proceso de cambios que vive el Uruguay.

 

_________________

You are currently offline. Some pages or content may fail to load.