Misión de Observación de la IS en las elecciones de México

29 Junio - 6 Julio 2006

Una Misión de Observación de la Internacional Socialista estuvo en México a objeto de presenciar las elecciones celebradas el día 2 de julio. Encabezada por el Secretario General de la IS Luis Ayala, la delegación incluyó a Rubén Giustiniani y Oscar González, Presidente y Secretario General del Partido Socialista, Argentina; Rafael Abinader, Rafael Lantigua y Peggy Cabral del Partido Revolucionario Dominicano; Francesca D'Ulisse de los Demócratas de Izquierda, Italia; Rubén Berríos, Presidente del Partido Independentista Puertorriqueño; y Frank Llewellyn, George Roberts y Daniel Reynolds de los Socialistas Democráticos de América. Los observadores de la IS permanecieron en el país entre el 29 de junio y el 6 de julio, y sus actividades incluyeron reuniones con candidatos y funcionarios electorales, observación de la votación y escrutinio y durante el período post-electoral.

La delegación tuvo reuniones con miembros de la Dirección y candidatos de ambos partidos miembros de la IS en México, el Partido de la Revolución Democrática, PRD, y el Partido Revolucionario Institucional, PRI, como también con el Vicepresidente de la IS, Cuauhtémoc Cárdenas. Durante su estadía en México, los observadores de la IS sostuvieron discusiones con representantes diplomáticos y otras delegaciones extranjeras visitantes. En su calidad de observadores registrados con el Instituto Federal Electoral, IFE, participaron además en actividades organizadas por el Instituto para los visitantes internacionales invitados. El día de las elecciones, los miembros de la Misión observaron el proceso de votación en el Distrito Federal de México y en el Estado de Morelos, y siguieron de cerca el cómputo de votos.

Los representantes de la IS constataron que la votación se desarrolló dentro de un clima positivo de participación cívica, con un número de votantes que alcanzó cerca del 60 por ciento a nivel nacional y casi el 70 por ciento en la capital y, a pesar de las complejidades del voto -que combinó elecciones para Presidente, Senadores, Miembros de la Cámara de Diputados, y en algunas áreas también para Gobernadores, Alcaldes y Miembros de las Asambleas Legislativas Estatales- el electorado mexicano participó sin dificultades ni incidentes significativos en el proceso.

Los miembros de la delegación observaron a continuación los desarrollos en las horas posteriores al cierre de la votación, durante los cuales quedó en evidencia que, contrario a lo esperado previamente, no era posible en ese momento anunciar un resultado preliminar de la elección presidencial. El proceso de adición de los cómputos de votos recibidos desde cada centro de votación continuó a través de la noche del 2 de julio y durante el lunes 3. En la mañana del martes 4, el PRD dio cuenta de múltiples inconsistencias e irregularidades en el conteo y demandó un recuento de todos los votos. El miércoles 5, y como parte del proceso, se dio comienzo al escrutinio de las hojas de cómputos de todos los 300 distritos electorales del país, lo cual finalizó el 6 de julio cuando el IFE declaró una diferencia del 0,58 por ciento entre los dos candidatos con la mayor votación. Posteriormente, el PRD y agrupaciones de su coalición anunciaron que cuestionarían ante el Tribunal Electoral el resultado declarado, de acuerdo con la Ley Mexicana. En vista de estos desarrollos, los miembros de la delegación de la IS consideraron de la mayor importancia que el pueblo mexicano tenga la total certeza y confianza en el proceso de votación, en su legalidad y en sus resultados, asimismo que el electorado mexicano merece un ganador claro y definitivo. Aún más, en vista del estrecho resultado de la elección presidencial y de la existencia de serias reservas por parte de uno de los dos candidatos con la mayor votación sobre las cifras anunciadas y su demanda de un recuento, los observadores de la IS tuvieron una clara opinión que la completa transparencia y la plena difusión de informaciones sobre el proceso eran de máxima importancia para la estabilidad política en el país, y para que sus instituciones democráticas tengan la capacidad de funcionar de manera adecuada en este periodo presidencial que se avecina. La delegación de la IS estimó asimismo que era particularmente crucial hoy día que las autoridades correspondientes hagan todo lo que les sea posible por resolver esta vital materia de manera abierta y justa, para asegurar así la confianza de los ciudadanos mexicanos en su sistema e instituciones electorales.

 

You are currently offline. Some pages or content may fail to load.