Reunión del Comité para América Latina y el Caribe en República Dominicana

9-10 Mayo 2014

El Comité de la Internacional Socialista para América Latina y el Caribe, se reunió en República Dominicana, los días 9 y 10 de mayo de 2014, contando con el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), como anfitrión.

En la apertura de la reunión el Comité rindió homenaje a la memoria y al legado de José Francisco Peña Gómez, quien fuera durante muchos años líder del PRD y figura de la socialdemocracia a nivel regional e internacional. Asimismo, en las diversas intervenciones se registró la admiración y el afecto de la Internacional Socialista a José Francisco Peña Gómez, al conmemorarse el 16° aniversario de su fallecimiento el 10 de mayo.

El Presidente del Comité y líder del partido anfitrión, Miguel Vargas Maldonado, destacó la satisfacción que representaba la realización de este encuentro en el país de José Francisco Peña Gómez con ocasión de conmemorarse en estas fechas un nuevo aniversario de su deceso. Recordó que Peña Gómez estaba en el origen de la existencia misma de este Comité y de la apertura del movimiento hacia América Latina y el Caribe. Presentando los temas de la agenda de la reunión, Vargas Maldonado señaló que el crecimiento económico y la lucha por superar la pobreza en la región deben continuar afianzándose, asegurando que el bienestar de las personas no conozca recaídas y que el proceso de desarrollo sea cada día más inclusivo, justo y solidario. En lo referido a los actuales desafíos de la democracia, planteó que la democracia electoral hoy debe ser fortalecida, asegurando una mayor participación de la ciudadanía y contando con instituciones que estén en capacidad de responder a las demandas de las personas con oportunidad y eficiencia, gobernando con transparencia y probidad. Señaló que hoy las demandas en educación, empleo, salud, vivienda, acceso a la cultura, al deporte y la recreación, la seguridad y la lucha contra el delito deben ser tenidas como preocupaciones socialmente relevantes a las que la democracia debe dar respuesta oportuna. Al mismo tiempo, destacó la necesidad de fomentar el emprendimiento productivo y el fortalecimiento de las instituciones tanto públicas como privadas. A su juicio, un mejor Estado es hoy el que genera una relación dinámica de distribución del poder en la sociedad, propiciando la participación y la descentralización. Para articular lo que llamó “un nuevo paradigma de desarrollo” que conecte al Estado con la sociedad civil, el rol de los partidos políticos es esencial. Para éstos, el presente también trae desafíos relevantes, como por ejemplo la incorporación a sus prácticas de las nuevas tecnologías. Para la conducción de las transformaciones sociales que reclaman los pueblos de la región, es importante la formación de cuadros, el debate ideológico, la disciplina y la unidad.

Por su parte, el Secretario General de la Internacional Socialista, el chileno Luis Ayala agradeció a Miguel Vargas y al PRD por ser anfitriones de la reunión en momentos de tanta significación para todos. Expresó que quienes hoy integran la IS comparten los sueños y prosiguen la tarea por la que trabajó durante toda su vida José Francisco Peña Gómez, agregando que esta larga y rica historia común se proyecta al porvenir. Recordó que el año 1978 había viajado a Santo Domingo una primera Misión de la Internacional para apoyar la victoria del PRD y de Antonio Guzmán en las elecciones presidenciales, junto a la presencia de líderes progresistas de la región, para que no se desconociera su triunfo en las urnas. Dos años después, en 1980, se celebró en este país una gran Conferencia que llevó a la creación del Comité, lo que representó la materialización del anhelo compartido por muchos, el del surgimiento de un segundo pilar del movimiento socialdemócrata internacional después de Europa, esta vez en la América Latina y el Caribe. Durante la década de los ’80, expresó, la Internacional, en particular su Comité para esta región del mundo, tuvieron como preocupación central la recuperación de las democracias en el continente y el respeto de los derechos humanos. En esta tarea, el liderazgo de Peña Gómez se vio también acompañado por algunos líderes europeos como el propio Willy Brandt o François Mitterrand, además de las figuras políticas que emergían como los líderes de la recuperación democrática de América latina y el Caribe: Raúl Alfonsín, Carlos Andrés Pérez, Alan García, Rodrigo Borja, Jaime Paz Zamora, Óscar Arias, Leonel Brizola y tantos otros. Hoy, cuando se observa la realidad política del Continente, es motivo de satisfacción comprobar el resultado del compromiso político de aquellos años, destacó. José Francisco Peña Gómez estuvo siempre junto a los esfuerzos por la democracia en su país y en la región, en tal sentido su presencia y su legado tienen una dimensión dominicana, latinoamericana y universal dijo.

Refiriéndose a los temas en la agenda del Comité, el Secretario General destacó que la crisis financiera de 2008 pareciera haber sido sorteada con menores dificultades por las economías emergentes de América Latina y el Caribe que por los Estados Unidos o las naciones europeas, entre las cuales hasta hoy algunas permanecen duramente golpeadas, pagando los costos de políticas económicas de austeridad con secuelas sociales y humanas. Vemos hoy como consecuencia el resurgimiento de nacionalismos y de mensajes populistas que simplifican la respuesta a los desafíos de un mundo cada vez más complejo, advirtió. Pero además se ve cómo en otros terrenos también se debilita el multilateralismo y aparece en algunos una mentalidad de una nueva Guerra Fría. Esta región del mundo debe proseguir en sus esfuerzos y en su lucha contra la deformación del sueño del destino común, de la paz y del internacionalismo.

Tras la recuperación democrática de las naciones de esta región estaba la conquista de libertades y de derechos. Los conflictos que hoy se observan en el mundo tienen relación con déficits de libertades y derechos de la más diversa naturaleza: políticos, humanos, étnicos, religiosos, de género, pueblos originarios, y otros más. El desafío de las democracias se hace patente cuando tras elecciones libres y justas, los déficits de libertades y derechos parecen no modificarse. El combate del presente ya no es el de la recuperación democrática sino el de disminuir estos déficits y asegurar que la democracia garantice los mismos derechos y libertades a todos, recalcó. Concluyó reiterando la satisfacción que representaba para todos los miembros de la IS de esta región poder continuar proyectando los objetivos de José Francisco Peña Gómez, que hoy siguen vigentes en este Comité, que hoy preside otro dominicano, Miguel Vargas Maldonado, e invitó a los miembros del Comité a sumar sus voces a las de todos los partidos de la IS con ocasión del próximo Consejo Mundial de la organización, a desarrollarse en Ciudad de México los días 30 de junio y 1° de julio próximos.

En el segundo punto de la agenda, el Comité eligió por la unanimidad de sus miembros a la compañera Elsa Espinosa Chamorro del PRI de México como su vicepresidenta. Las compañeras Margarita Zapata (FSLN, Nicaragua) y Clara Lieberman (PLN, Costa Rica), al felicitar la elección de la nueva vicepresidenta, reiteraron la importancia de asegurar la representación de género en la IS e instaron a las compañeras electas en diferentes posiciones de la misma a ejercer activamente sus mandatos. Por su parte, Elsa Espinosa agradeció al Comité por su elección y se comprometió a trabajar con decisión en las tareas propias del Comité y por la igualdad de género.

El Vicepresidente de la IS Bernal Jiménez, (PLN, Costa Rica), al introducir el tema de la situación económica de la región, destacó que si bien al presente el avance y la consolidación de las democracias son evidentes en América Latina y el Caribe, resta por avanzar en la senda de la construcción de una democracia social, que permita un mayor bienestar a sus pueblos. Para ello, es necesario trabajar por un crecimiento económico con justicia distributiva, indicó. Analizando la progresión del crecimiento de los países del área durante las tres últimas décadas, llamó la atención en lo lento que ha resultado el promedio de avance y los riesgos que conlleva el bajo nivel de inversión y de formación de capital en ellos. Sin embargo, a su juicio, la última década puede ser mirada con ojos más positivos que las anteriores, en que se hizo patente la crisis de la deuda y los programas y planes acordados entre los gobiernos y los organismos multilaterales. Durante los últimos años, señaló, deben valorarse el control de la inflación, las bajas tasas de interés, el control fiscal y la apertura de los países del área al comercio y a las finanzas a nivel internacional. Sin embargo, estos elementos auspiciosos y los ordenados indicadores macroeconómicos no son suficientes para alcanzar mayor justicia y equidad distributiva y un desarrollo integral. Sobre la disminución de la desigualdad en el Continente, también destacó que los últimos años presentan cifras más alentadoras que las de los ’80 y ’90. La acción decidida del Estado es necesaria, a su juicio, para permitir la disminución de la desigualdad. Las economías de mercado crecen pero no aseguran la justicia, son gobiernos fuertes e inteligentes en los ámbitos salariales y fiscales los que permiten una más justa distribución de la riqueza. Destacó también la importancia de propender hacia el crecimiento ambientalmente sustentable y subrayó la importancia que tiene la educación, la investigación y el desarrollo de la ciencia y la tecnología para impulsar el crecimiento económico. Concluyó su presentación subrayando que el reto de las políticas socialdemócratas es propiciar el bienestar con justicia tributaria, el buen gobierno, combatir la corrupción y aumentar la inversión en educación, especialmente la científico-tecnológica, para afianzar el camino del desarrollo económico de América Latina y el Caribe.

Participaron de las discusiones en este punto de la agenda Iván Rodríguez (PRD, República Dominicana), Francisco Rosales (FSLN, Nicaragua), Clara Lieberman (PLN, Costa Rica), y Ricardo Navarrete (PRSD, Chile), quienes coincidieron con los planteamientos expuestos, haciendo énfasis en la necesidad de aumentar el gasto en educación como el medio más propicio para mejorar la calidad de los empleos, la productividad y, en definitiva, el desarrollo económico en los países de la región, como así también el de una distribución más justa de la riqueza. En relación a esto, Navarrete se refirió al caso de la reforma tributaria propuesta por la Presidenta Michelle Bachelet en Chile, a fin de alcanzar una mayor redistribución a través de la recaudación de 8,2 mil millones de dólares para financiar una profunda reforma educacional, a objeto de lograr una educación en sus distintos niveles, de calidad y gratuita, y destinada a ampliar la cultura, la inserción laboral y el nivel de ingresos de toda la población.

En relación con los desafíos de la democracia, el Comité escuchó la introducción del Vicepresidente de la IS Víctor Benoit (FSDH, Haiti). En su intervención, Benoit recordó que el compromiso socialdemócrata con la democracia, los derechos humanos y la justicia social, es una constante. Los regímenes dictatoriales de Duvalier, Trujillo o Pinochet, entre tantos otros, dominaron esta región durante largos períodos del siglo pasado, lo que obedeció –entre otras consideraciones- a las condiciones impuestas por la lógica de la Guerra Fría. Los avances del presente son innegables y valiosos, pero ya no bastan, continuó, con el compromiso con valores democráticos. Al día de hoy, la exigencia de la gente es que las demandas económicas y sociales encuentren respuesta desde la misma democracia. Identificó algunos de los nuevos desafíos. Hay quienes socavan el valor mismo de la democracia a pretexto que ésta no entrega los frutos que de ella se esperan, acusaciones que pueden provenir de propuestas de oligarquías y élites o de populismos de variado signo. La aparición de procesos que caracterizó como “democraduras”, los que se originan en los supuestos formales de la democracia, pero que se desnaturalizan durante los mandatos a través del control de los tribunales de justicia, los parlamentos o la corrupción generalizada. A su juicio, los partidos políticos progresistas deben trabajar con decisión para evitar el fracaso de las democracias. Una democracia participativa y social asegura una relación armónica entre elegidos y electores e impide el surgimiento de la pregunta que se encuentra a la base de las propuestas populistas sobre cuál es la utilidad concreta y cotidiana de la misma. Recordó la frase de Peña Gómez según la cual “En el poder no se improvisa”, para señalar que es de primera importancia avanzar en la formación de nuevos cuadros políticos, promoviendo además la paridad de género en el ámbito de la formación política.

En este punto de la agenda, el Comité escuchó, además, las intervenciones de Junior Santos (PRD, República Dominicana), Enrique Márquez (UNT, Venezuela), Marcelo Stubrin (UCR, Argentina); Francisco Rosales (FSLN, Nicaragua) Edmonde Supplice (FSDH, Haiti), Alberto Despradel (PRD, República Dominicana), Isadora Zubillaga (VP, Venezuela) quien leyó una carta de saludo al Comité escrita por el líder de Voluntad Popular, Leopoldo López, desde la cárcel de Ramo Verde, Ricardo Navarrete (PRSD, Chile), Felipe Mujica (MAS, Venezuela), Timoteo Zambrano (UNT, Venezuela), Janet Camilo (PRD, República Dominicana), y Clara Lieberman (PLN, Costa Rica).

Al Vicepresidente de la IS, Rafael Michelini (NE, Uruguay), le correspondió presentar el tema de los partidos políticos y los nuevos desafíos a los que éstos se ven enfrentados. Comenzó resaltando el rol que le ha correspondido, y le sigue correspondiendo, a los partidos políticos para el normal funcionamiento de la democracia. Éstos deben ser los representantes de la voluntad popular y para ello hoy precisan de organización y de medios. La competencia electoral entre las diversas opciones políticas debe ser real y justa. No basta con asegurar que el proceso electoral sea transparente. En nuestro continente, de modo permanente, y muy especialmente durante el período de las campañas políticas, los recursos con los que cuentan los partidos políticos conocen un desequilibrio significativo. En muchos de nuestras naciones, los partidos de derecha tienen mayores facilidades para obtener financiamiento privado y presencia en los medios de comunicación. Esta realidad en parte puede mitigarse mediante leyes que aseguren el financiamiento público de las campañas, el control del gasto electoral y la auditoría del origen de los fondos que financian la actividad política. Para las fuerzas de izquierda, contar con este tipo de normas ayuda a posibilitar que las opciones políticas se presenten al elector de modo más justo, señaló. Otro de los aspectos al que se le debe dar importancia dice relación con el avance hacia la igualdad de género en la representación política. Asimismo, los partidos de menor tamaño, deben ser considerados por los sistemas electorales los que deben asegurar una suficiente proporcionalidad. El tema de la participación es de la mayor importancia y los partidos de izquierda, señaló, deben luchar contra la desafección del ciudadano, una élite en el ejercicio del poder separada de un pueblo con poca voluntad de participar en las decisiones políticas es un fenómeno que atenta contra la democracia. A propósito de la experiencia uruguaya, Rafael Michelini valoró la experiencia del Frente Amplio, el que agrupa fuerzas políticas muy variadas y que ha gobernado su país durante los últimos años. Explicó que esta misma diversidad hace necesaria la más amplia participación durante la elaboración del programa de gobierno, en el caso uruguayo, cerca de 10 mil personas participarán en la elaboración del programa que será sometido a la decisión de los uruguayos en las elecciones generales del segundo semestre. A su juicio, el Frente Amplio asocia de modo adecuado elementos de unidad, pluralidad, organización e inteligencia.

Participaron también en este punto de la agenda los delegados Salim Ibarra (PRD, República Dominicana), Roberto Birri (PS, Argentina) y Celso Delgado (PRI, México).

En las presentaciones sobre las situaciones en los países de los partidos miembros del Comité, el Vicepresidente de la IS Henry Ramos entregó un detallado informe sobre la crítica situación en Venezuela, en representación además de la totalidad de los delegados venezolanos. También se escucharon informes de Puerto Rico, Fernando Martín (PIP); Argentina, Roberto Birri (PS); Brasil, Marcio Bins (PDT) y Panamá, Héctor Alemán (PRD).

El Comité concluyó sus trabajos adoptando una declaración general sobre los temas de la agenda, economía, democracia y partidos políticos; una resolución sobre Venezuela, así como declaraciones sobre Haití y Chile.

Participantes, Cobertura de prensa

You are currently offline. Some pages or content may fail to load.