Reunión virtual del Comité de la Internacional Socialista para América Latina y el Caribe

12 Diciembre 2020

El día sábado 12 de diciembre la Internacional Socialista celebró una reunión en línea de su Comité para América Latina y el Caribe con la participación de miembros del Presidium de la Internacional, de líderes y de representantes de los partidos miembros en la región. Las discusiones incluyeron informes de las situaciones nacionales, el impacto y las consecuencias del Covid-19, los desafíos sociales y económicos de la región, así como la defensa y el fortalecimiento de la democracia y sus instituciones a través del continente.

Al inicio del encuentro, los participantes observaron un minuto de silencio en memoria del recientemente fallecido Presidente Honorario de la Internacional Socialista, Horacio Serpa, quien además ocupó previamente la responsabilidad de vicepresidente de la organización, y que fuera líder del Partido Liberal Colombiano. El Comité recordó también a Tabaré Vásquez, del Frente Amplio de Uruguay, quien sirvió como presidente de la República en dos períodos, y que dejó de existir en Montevideo hace unos días atrás.

El presidente del Comité, Miguel Vargas, en sus palabras de apertura, señaló que la pandemia ha traído a los países de la región importantes retos a los que las fuerzas socialdemócratas del continente -en el gobierno o en la oposición- deben responder con solidaridad y orientados por los principios del socialismo democrático. Promover la inversión pública, estimular la demanda, apoyar directamente a los grupos vulnerables, aumentar el gasto en investigación científica, asegurar el acceso oportuno a las vacunas, entre otras, son acciones que los partidos de la IS de la región deben impulsar. La pandemia ha puesto de relieve la importancia de las nuevas tecnologías y de la internet como soporte para el desarrollo. Su uso en educación, trabajo a distancia y nuevos emprendimientos asociados a las redes sociales, pueden ser vistos como experiencias positivas. El trabajo conjunto de nuestras fuerzas políticas en el continente ayudará a superar la crisis de la pandemia y a impulsar la recuperación sanitaria, económica y social de la región.

En su intervención, el Secretario General de la IS, Luis Ayala, destacó que a nivel global la Internacional Socialista ha estado comprometida abordando un número de materias prioritarias: la lucha contra el Covid-19, la defensa y el fortalecimiento de la democracia, haciendo frente al aumento del populismo, el logro de una real justicia social en el marco de una economía con sustentabilidad ambiental y social, la resolución de conflictos y el trabajo en favor de la paz, la igualdad de género, y la solidaridad que define a esta familia política. Respecto de estas preocupaciones, la IS está desplegando un trabajo en contacto con todos sus partidos miembros en los distintos continentes. En relación a la pandemia global, la Internacional ha insistido en la urgencia de contar con vacunas al alcance de todos, así como prestaciones sanitarias de calidad. La búsqueda de mayor justicia social y de solidaridad al interior de nuestros países y a nivel global hoy se debe también expresar concretamente en nuestra respuesta a los desafíos de la pandemia.

Durante la apertura los participantes recibieron un saludo y un mensaje de Pedro Sánchez, Presidente del Gobierno de España, Secretario General del PSOE y Vicepresidente de la IS, quien destacó el vínculo que une a los españoles con la región y reiteró el compromiso a cooperar con ella. Las respuestas socialistas y socialdemócratas a la actual crisis, dijo, se deben orientar en favor del bienestar de todos, sin dar cabida a los populismos o a salidas de austeridad, esta es una tarea que hoy debe unir a las fuerzas de la Internacional Socialista. (ver video)

Al comienzo de los debates del Comité, se destacó que la actual crisis generará a nivel global la mayor contracción económica desde la Gran Depresión de 1929. De acuerdo a cifras de organismos multilaterales, el PIB mundial conocerá una disminución superior al 5% este año, en América Latina y el Caribe esta cifra se acercará al -9% de acuerdo a estimaciones de la CEPAL y algunos países tendrán contracciones particularmente preocupantes, como es el caso venezolano cuyo producto se estima se contraiga en un 26%. Los sectores exportadores, la producción de materias primas y alimentos, se verán afectados severamente en sus volúmenes de producción e intercambio así como en sus precios. Actividades especialmente relevantes para algunos países de la región, como el turismo, conocerán un golpe importante. Este escenario está trayendo conflictos internos, aumento del desempleo y la pobreza. Las respuestas de la autoridad pasan por el aumento de la deuda y del gasto público, lo que adelanta que los déficits fiscales crezcan en muchas naciones del área. Una respuesta socialdemócrata al desafío debe impulsar la inversión pública (la inversión privada también se verá afectada por la incertidumbre ante la normalización de las condiciones sanitarias y las restricciones que éstas conllevan) y el gasto público, reactivador del empleo y de la demanda de los hogares. En América Latina y el Caribe durante los últimos años los gobiernos han venido haciendo esfuerzos por disminuir la deuda y por equilibrar las cuentas fiscales; sin embargo, se recalcó que la magnitud de la crisis que enfrentamos obliga a asumir la necesidad de un gasto público inteligente, eficiente y ambientalmente responsable para impulsar la reactivación en 2021 por sobre la elección de políticas de austeridad. Al mismo tiempo, resulta urgente e indispensable que los países movilicen recursos, bonos y otros tipos de ayudas directas a los grupos más afectados y vulnerables; el momento resulta propicio para fortalecer la institucionalidad y las prestaciones de los servicios sociales en nuestras naciones. La región debe fortalecer la integración y cohesión en materia científica y educativa y reforzar diversas acciones de cooperación para el desarrollo en los planos económico y social.

Además de una reflexión económica general, el Comité también precisó ciertos retos económicos a luz de realidades nacionales. Así por ejemplo, Paraguay no obstante presentar una menor contracción que muchos países del área, enfrenta el problema de la fuerte conexión con actividades ilícitas y delictuales, con la connivencia -cuando no la participación- de sus autoridades en las mismas. La economía y el empleo en Perú arrastran por largos años el problema de la informalidad. En el caso haitiano, se expresó preocupación por la existencia de bandas criminales amparadas por la autoridad que depredan sin control la propiedad en el mundo rural y urbano del país, lo que atenta contra su economía, seguridad ciudadana, institucionalidad y democracia. En Argentina, los severos efectos económicos de la pandemia se han visto agravados por la adopción de medidas sanitarias particularmente restrictivas,como cuarentenas extensas, las que entre otros factores tienen al país con un 50% de su población viviendo en condiciones de pobreza.

En lo que respecta a la democracia en la región, el Comité reiteró el compromiso asumido con ella por parte de los partidos de la IS en América Latina y el Caribe. El momento hace necesario mantenerse atentos ante el surgimiento de liderazgos autoritarios y populismos que terminen horadando la convivencia democrática. Al mismo tiempo se rechazó la adopción con fines políticos encubiertos de medidas sanitarias que atenten contra los derechos fundamentales y las libertades personales y colectivas. Para que las medidas restrictivas sean legítimas, éstas requieren ser oportunas, adoptadas con criterios técnicos y científicos, bien explicadas a la población, y respetuosas de la institucionalidad.

Miembros del Comité expresaron su grave preocupación ante situaciones nacionales en las que se ve una amenaza para la democracia en la región. El Comité se interesó por la situación de Haití, donde el presidente Jovenel Moïse no ha convocado las elecciones previstas y ha venido gobernando y legislando por decreto, concentrando los poderes públicos. El Comité saludó el esfuerzo de los partidos de la oposición haitiana contra la deriva autoritaria del gobierno y su trabajo por la unidad con miras a exigir elecciones libres al más breve plazo y por evitar el intento del presidente Moïse de modificar la Constitución y mantenerse en el poder más allá de febrero de 2021. Perú se ha encontrado fuera de la normalidad democrática desde la llegada a la presidencia de Martín Vizcarra en marzo de 2018. El actual presidente Francisco Sagasti llegó al cargo tras la declaración de vacancia de su antecesor el mes de noviembre y proviene de un partido con sólo nueve escaños en el parlamento peruano lo que hace previsible que conozca dificultades para dar gobernabilidad al país. El Comité expresó su confianza en que las elecciones del próximo 11 de abril se lleven adelante de modo adecuado, con participación de todas las fuerzas políticas y permitan al Perú volver a la normalidad democrática. En el caso paraguayo, se recordó que el Partido Colorado viene gobernando el país desde 1947, con la única excepción del gobierno de coalición entre los años 2008 y 2013 que integró fuerzas de la familia política socialdemócrata. Las acusaciones de corrupción y actos delincuenciales contra líderes Colorados son una constante que afecta a la democracia paraguaya, siendo seguramente el caso del ex presidente Horacio Cartes el más reciente y conocido. Las fuerzas de oposición democrática a partir de la experiencia de unidad con la que enfrentaron la última elección presidencial, deben continuar trabajando con confianza con miras a los comicios de 2023 para lograr la alternancia en el poder y un cambio democrático en Paraguay. Por lo que respecta a Bolivia, el Comité escuchó las razones del reciente triunfo presidencial del candidato del MAS, Luis Arce, y las lecciones a tener presentes a futuro para reforzar la institucionalidad democrática.

A juicio del Comité, Brasil debe ser visto en la región como un caso particularmente grave de cómo políticas populistas pueden golpear de modo rápido, drástico y directo la vida de las personas. Con más de 180 mil muertos hasta ahora, Brasil se instala como la segunda nación más golpeada a nivel mundial en cuanto a número de fallecidos a consecuencia del Covid. Esta dramática situación es consecuencia de las políticas irresponsables del presidente Bolsonaro en materia sanitaria. La negación explícita de la evidencia científica y de la realidad ha generado una inaceptable pérdida de vidas y un serio menoscabo a las instituciones del país y a su democracia. El Comité saludó la consolidación tras las últimas elecciones municipales de su partido miembro PDT como la primera fuerza política opositora y expresó su confianza de que las propuestas progresistas prevalezcan en Brasil y aporten a su desarrollo sustentable y al de la región.

Como un signo esperanzador para el futuro de la democracia en la región, el Comité saludó el proceso constituyente que hoy avanza en Chile, donde tras las multitudinarias manifestaciones de hace un año -con exigencias de profundización democrática, respeto a los derechos sociales y término a los abusos- se conoce un clima de amplio consenso por remplazar el texto de la Constitución y el modelo impuesto por ella durante la dictadura. El 80% del electorado chileno optó por una nueva Constitución, la que será elaborada en una asamblea con paridad de género y con representación de pueblos originarios, una experiencia inédita a nivel internacional. El Comité expresó su apoyo a las fuerzas progresistas y democráticas chilenas en su trabajo por imprimir en el nuevo texto constitucional el sello de un nuevo Estado Social de Derecho que deje atrás la marca de Pinochet y su modelo neoliberal. 

Una vez más Venezuela tuvo un lugar central en las discusiones del Comité sobre la democracia en América Latina y el Caribe. El Comité expresó su rechazo a las elecciones legislativas del pasado domingo 6 de diciembre, denunciadas ya como ilegítimas por la propia IS y por la comunidad internacional, y en las que se observó una abstención cercana al 70% de acuerdo a cifras oficiales. Cada día se profundizan más los gravísimos problemas políticos, económicos y sociales que golpean al país por años. La salida de venezolanos al exterior se calcula entre cinco a seis millones de personas, generando un drama humanitario y un masivo flujo migratorio, una realidad que resulta particularmente compleja para Colombia. La captura del poder, la destrucción del aparato productivo y la infraestructura y una hiperinflación descontrolada, son sólo algunas de las expresiones que hablan de la magnitud de la crisis en Venezuela. La Internacional Socialista y la comunidad internacional en su conjunto, deben mantenerse fuertemente implicadas en el apoyo a las fuerzas democráticas venezolanas en su demanda por elecciones libres, justas y transparentes, con autoridades electorales independientes y con observación internacional. La Consulta Ciudadana convocada por la oposición democrática venezolana que coincidió con la realización de la reunión del Comité debe ser saludada y entendida como una acción en favor de la democracia en Venezuela.

Para la fortaleza de la democracia en América Latina y el Caribe, es indispensable contar a nivel nacional y regional con instituciones sólidas, legítimas, creíbles y eficientes. Países que cuentan con instituciones robustas en América Latina y el Caribe han podido responder de mejor modo a la pandemia y mitigar sus consecuencias. La fortaleza de las instituciones y la fortaleza de la democracia son dos realidades que van de la mano. Las propuestas populistas atentan contra la calidad de las instituciones y terminan erosionando la convivencia democrática.

El Comité escuchó a Nadia de León Torres (UNE Guatemala), quien leyó una carta dirigida a los delegados por su madre, Sandra Torres, una de las vicepresidentas de la Internacional, denunciando su persecución judicial por motivaciones políticas. Torres formuló un llamamiento al Comité para que la IS tome acción sobre su caso para permitirle a ella y a su partido volver a asumir el rol que les corresponde en su país. Sobre el particular, el Secretario General de la IS recordó al Comité que las acusaciones contra la vicepresidenta fueron presentadas sin fundamentos ni medios probatorios y que ha pasado un año y tres meses desde que se formularan cargos. Este statu quo amaga e impide el ejercicio regular de los derechos de Sandra Torres y propuso que nuestra organización se movilice para obtener su libertad, e identifique a un grupo de juristas para que colaboren a este fin.

Durante la clausura de la reunión, el Comité escuchó un mensaje de George Papandreou, Presidente de la Internacional Socialista, en el cual se refirió a los múltiples desafíos que enfrentamos en la actualidad. (ver video)

You are currently offline. Some pages or content may fail to load.