Comité de Autoridades Locales de la IS en Budapest

24-25 Octubre 2000

El Comité de Autoridades Locales se reunió en Budapest los días 24 y 25 de octubre con el Partido Socialista Húngaro, MSzP, como anfitrión.

El tema principal de la reunión presidida por Hermes Binner (Alcalde de Rosario, Argentina), presidente del Comité, fue "Democracia y Autoridades Locales", en cuyo contexto se abordaron otros temas como "Las autoridades locales y las organizaciones de la sociedad civil" y "La dimensión política y financiera del gobierno local en el Estado moderno".

El Comité declaró que las ciudades son una fuerza viva para los esfuerzos colectivos, capaz de integrar a las personas, que provee orientación política para el logro de la justicia social y la plena participación de los ciudadanos en el proceso político.

Tanto el viejo principio de "pensar globalmente y actuar localmente" como el relativamente nuevo de la subsidiaridad fueron respaldados fuertemente por el Comité. La aplicación eficiente de estos principios en la práctica puede asegurar que las decisiones que conciernen a los ciudadanos se tomen en los niveles correspondientes más adecuados. La aplicación del principio de subsidiaridad obliga al gobierno central a respetar los canales de consulta con las autoridades locales y promueve un mayor grado de consultas entre los niveles local, regional e internacional. La práctica eficiente de este principio también ofrece la posibilidad de combatir todas las formas de centralización y burocratización, que generan apatía política entre los ciudadanos.

Tampoco debemos olvidar que mediante el mejoramiento de la democracia local se ha de crear un equilibrio entre la labor por los derechos democráticos y las libertades, por un lado, y la lucha permanente por las causas sociales, por el otro. Ambas apuntan a defender los derechos humanos pero con el énfasis puesto en la lucha contra el desempleo, la crisis económica, la corrupción, la violencia, las drogas o las diferentes formas de discriminación. Es en este contexto donde analizamos constantemente los efectos de fenómenos nuevos, tales como los cambios de la economía mundial, el papel del Estado en la sociedad, el "boom" de la tecnología de las comunicaciones y la información, al igual que la transformación de los valores culturales y humanos. Estamos convencidos de que la respuesta a estos desafíos —entre ellos el fortalecimiento de la democracia local, la participación de los ciudadanos en la toma de decisiones, la descentralización del poder y la solidaridad con la gente rezagada de la sociedad- ofrece un marco eficiente para que las autoridades alcancen logren su misión principal: el servicio al pueblo.

Las autoridades locales deberían estimular el desarrollo de la sociedad civil al organizar cursos, clubes y foros para los ciudadanos, otorgando apoyo político y financiero para la realización de nuevas iniciativas y organizaciones, grupos o asociaciones. Han de ofrecer su apoyo para crear el fundamento legal y financiero apropiado para el funcionamiento de estas organizaciones. Deben reaccionar positiva y flexiblemente ante las nuevas y positivas acciones de las organizaciones civiles; sean éstas en el campo de los asuntos medioambientales, de la salud, de la vivienda, de la ayuda a los desamparados y a los más necesitados, de la protección de los huérfanos, de la lucha contra la criminalidad y las drogas, de la representación de los intereses de las mujeres, las minorías étnicas, los inmigrantes y otros. Sociedad civil fuerte significa democracia fuerte y democracia fuerte significa autogobiernos locales fuertes.

Los participantes de la reunión intercambiaron opiniones sobre las diferentes prácticas de financiación local. Estuvieron de acuerdo en que el mecanismo de la redistribución financiera ha de respetar los principios de solidaridad e imparcialidad entre las autoridades locales ricas y pobres. Hemos de hacer todo contra la distribución desigual de las potenciales fuentes de financiación, mediante el fortalecimiento de procedimientos que garanticen la autonomía financiera de las autoridades locales y su libertad fundamental de ejercer una política discrecional dentro de su jurisdicción. Por otro lado, la transparencia y el control público efectivo de las finanzas locales son esenciales.

La Internacional Socialista, declaró el Comité, ha de iniciar la elaboración y adopción de una Carta Internacional de las Autoridades Locales. Este documento resumirá los principios compartidos por la Internacional en el mundo entero en este campo, al tiempo que establecerá los criterios mínimos de derechos y responsabilidades de las autoridades locales en la sociedad democrática del siglo 21.

Las discusiones y conclusiones del Comité quedaron resumidas en la Declaración de Budapest.

 

Participantes

You are currently offline. Some pages or content may fail to load.