Estrategia y tacticas para una acción efectiva

Reunión del Comité de la Internacional Socialista sobre Derechos Humanos, Londres, 20 de octubre de 1997

Original: inglés

1. La Internacional Socialista (IS), en su Congreso de Nueva York de 1996, adoptó un extenso programa de signo progresista en el área de los derechos humanos. El reto que se le plantea al Comité de la IS sobre Derechos Humanos (SICOHR) hoy en día consiste en formular una estrategia y tácticas capaces de impulsar ese programa de una manera eficaz. En su reunión celebrada en Londres en octubre de 1997, el Comité consideró las ventajas que podría aportar la actuación de la IS en el campo de los derechos humanos y cómo complementar otras acciones, evitando duplicar la misma labor de otras organizaciones dedicadas a la defensa de esos derechos, teniendo en cuenta la escasez de tiempo del que disponen miembros y personal, tanto como la falta de recursos.

2. Se sugirieron cuatro criterios que pueden servir para determinar la comparativa importancia de las acciones que la SI podría llevar a cabo dentro del campo de los derechos humanos, a saber:

a) una coordinación efectiva de los partidos miembros

La acción coordinada es algo muy necesario en el campo de los derechos humanos. En la reunión de la Comisión para los Derechos Humanos de Naciones Unidas de 1997, China supo sacar partido de las divergencias existentes en torno a la cuestión de cómo abordar las violaciones de derechos humanos. La Unión Europea y el Consejo de Europa deben adoptar un mismo sistema si quieren ejercer presión de manera eficaz sobre todo en Turquía y Croacia - ambos miembros del Consejo de Europa que pretenden afianzar sus vínculos con la UE. Es particularmente importante adoptar una postura común cuando existe cierta oposición entre el principio de los derechos humanos por un lado y la competencia entre diversos intereses comerciales por el otro - por ejemplo en el comercio de armas, tanto en el plano general como particular (Indonesia, por ejemplo).

La IS tiene 139 partidos miembros en el mundo, muchos de los cuales tienen responsabilidades gubernamentales. SICOHR debería formular un análisis común de los derechos humanos en el plano mundial, capaz de conducir a una estrategia clara que todos los partidos miembros de la IS puedan adoptar y llevar a la práctica de una forma coordinada. De esta forma se podría lograr un impacto acumulativo muy considerable en todas partes del mundo.

b) asignar mayor importancia a los derechos económicos y sociales

La IS, como organización política, está bien situada para coordinar una campaña de reivindicación de derechos políticos, como por ejemplo derechos sindicales y derechos de la mujer. Esto nos conduciría a dar prioridad a las actuaciones en contra de las transgresiones de los derechos políticos, sobre todo de movimientos de trabajadores, por ejemplo en Birmania. Como entidad integrada por partidos socialistas democráticos, la IS tiene un interés particular en fomentar los derechos sociales, económicos y culturales, a los que, históricamente, no se ha prestado tanta atención como a los derechos políticos y civiles. La globalización de la economía mundial plantea nuevos peligros para esos derechos, peligros a los que hay que hacer frente adoptando una respuesta internacional bien coordinada.

c) necesidad de autoevaluación y diálogo entre los partidos miembros

Los países de algunos partidos miembros tienen malos antecedentes en el campo de los derechos humanos, lo que ofrece a la IS la oportunidad de desarrollar iniciativas de signo positivo. Sin embargo, en Europa tanto partidos como gobiernos socialdemócratas suelen considerar su propia actuación en el campo de los derechos humanos con demasiada indulgencia. Por tanto, la respuesta al racismo en Europa podría ser otro de las temas prioritarios.

Para afiliarse a la IS, uno de los requisitos debería ser el de tener un buen expediente en el área de derechos humanos. SICOHR debería estudiar la posibilidad de establecer un proceso que sirva para establecer la responsabilidad o complicidad de un partido afiliado en la transgresión de derechos humanos. Dentro de ese proceso se podría enviar una delegación para debatir el tema y en último término se debería establecer un procedimiento para la suspensión o expulsión de ese partido.

d) capacidad para intervenir con más efectividad en defensa de los derechos humanos

Como organización democrática internacional, la IS debería ser capaz de reaccionar con rapidez y eficacia ante las más graves violaciones de derechos humanos como las perpetradas en Ruanda y Bosnia. Ello apoyaría además la labor de Naciones Unidas, que en esa clase de situaciones confía en una reacción rápida y uniforme por parte de un grupo fuerte de naciones. La IS necesita un marco analítico para poder decidir en qué circunstancias debe actuar contra una violación, y en caso afirmativo, en qué nivel debe desarrollarse esa acción y qué forma debe tomar. Dicha acción podría comprender desde declaraciones públicas coordinadas y expresiones de solidaridad hasta misiones de investigación o mediación.

i) Un análisis de derechos humanos de la IS

3. Hay una serie de temas que la IS debería encargar que se estudiaran más a fondo con miras a formular directrices, ya sea por parte de partidos miembros deseosos de considerar un asunto en particular, o bien por medio de grupos de expertos de izquierda, instituciones eruditas y sindicatos en todo el mundo. SICOHR podría ser un foro que fomente un debate actual de signo progresista dentro del movimiento internacional. En su reunión de octubre, el Comité resolvió designar un ponente - ya sea nombrar a uno de sus miembros o bien cooptar a otra persona - para cada una de las cuestiones que pasamos a considerar más adelante, a saber: derechos sociales y económicos, comercio de armas y la cuestión de impunidad. El Comité convoca a la presentación de candidaturas y de voluntarios dispuestos a desempeñar la labor de ponente en uno de dichos temas.

4. El ponente se encargará de la coordinación con los demás comités de la IS y de llevar a cabo consultas en una esfera más amplia según proceda. El punto de partida en cada asunto consistirá en acordar una postura común para recomendar su adopción a la IS. Se procedería entonces a promover esa postura por medio de los partidos miembros y, de ser posible, a nivel gubernamental. SICOHR debería establecer una red que facilite el diálogo y el contacto entre partidos miembros, capaz de actuar con rapidez y de manera coordinada en materia de derechos humanos.

Derechos sociales y económicos

5. En vista de que la justicia social es un principio clave para los partidos socialistas democráticos, SICOHR acordó que para la IS el promover compromisos internacionales en cuestiones sociales y económicas es una causa natural. La aproximación al desarrollo y la erradicación de la pobreza desde el punto de vista de la defensa de esos derechos es idónea para la IS, ya que pone de relieve que la cuestión de la pobreza no gira solamente en torno a carencias, sino a la denegación de derechos fundamentales. Los derechos de orden social y económico han sido considerados anteriormente como derechos de segundo orden en la labor internacional en defensa de los derechos humanos, quizá en parte porque se los juzga derechos colectivos mientras que la labor de derechos humanos se ha concentrado en los derechos del individuo. Esta es una distinción que tenemos que eliminar.

6. Hoy nos enfrentamos a los retos que plantean la globalización de la economía y el peligro de catástrofes ambientales. La Declaración Universal de los Derechos Humanos comprende los derechos económicos y sociales y una mayor movilización para respetar estos derechos podría ayudarnos a superar esos retos. La mayor parte de los países del mundo ya han adoptado los compromisos promulgados por la ONU y los objetivos de la OCDE en torno al desarrollo social y económico. Si la IS alentara a sus partidos miembros y, por medio de éstos. a sus gobiernos, a que suscriban y cumplan plenamente estos compromisos, estaría facilitando la tarea de hacer realidad estos derechos humanos. Igualmente, la IS podría servir de vehículo para propugnar la incorporación en acuerdos comerciales de una cláusula no proteccionista en defensa de los derechos humanos, cosa que en la actualidad muchos países en vías de desarrollo consideran con suspicacia, y para abogar por que las instituciones internacionales de crédito sean más responsables de sus acciones. SICOHR cree que deberíamos establecer lazos de colaboración más estrechos en esta área con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), y la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres (CIOSL).

El comercio de armas

7. Son numerosos los dilemas que plantea la cuestión del comercio de armas, sobre todo en materia de empleo; también tenemos el argumento de que si un país deja de vender armas a otro porque éste no respeta los derechos humanos, hay otros países que podrían suplir esa falta. La IS podría impulsar la autocrítica por parte de sus partidos miembros y tomar parte en la elaboración de un estudio conjunto del problema alejándose de la retórica. En este campo la IS podría también servir de vehículo para propugnar la observancia internacional de un código de conducta en el comercio de armas.

Impunidad

8. Como se reconoce en la Agenda de los Derechos Humanos para el Siglo XXI de la Internacional Socialista en 1996, el hecho de que los derechos humanos puedan violarse con impunidad es uno de los grandes obstáculos que impiden la resolución de crímenes en el plano individual por un lado, y a nivel colectivo que una nación que ha atravesado un período de transgresiones de derechos humanos pueda afrontar las consecuencias. Hay lecciones que aprender, buenas tanto como malas, de los hechos ocurridos en muchas partes del mundo (como Sudáfrica, Guatemala, Bosnia, Ruanda, Colombia); Latinoamérica, sobre todo, tiene mucha experiencia a la hora de establecer principios de transparencia y procesos justos.

9. Una cosa útil que la IS podría aportar es un estudio dedicado a examinar casos pasados con objeto de deducir principios en los que fundar medidas internacionales. Son numerosas las preguntas difíciles que requieren respuesta: ¿en qué circunstancias son tan terribles las violaciones de derechos humanos que requieren medidas no sólo en el plano nacional sino también internacional? ¿cómo aplicar y relacionar entre si fueros nacionales e internacionales? SICOHR recomienda encarecidamente, además, que la IS se dedique a trabajar por el establecimiento de un Tribunal Internacional con carácter permanente de tal manera que los crímenes cometidos se puedan castigar de una forma más sistemática que en la actualidad.

ii) Campañas en torno a temas concretos

10. Estas requieren una labor diferente por parte de la IS. En vista de que la IS no tiene la capacidad para dirigir campañas, el Comité sólo podría realizar una labor de coordinación, motivando a los miembros para que emprendan campañas en torno a algún tema particular, campañas que un partido miembro se encargaría de dirigir o auspiciar. Son numerosos los temas sobre los que la IS podría perfectamente organizar o coordinar campañas por medio de sus partidos miembros, como por ejemplo:

Derechos de la mujer

11. La Internacional Socialista Mujeres ha llevado a cabo una amplia y valiosa labor en torno al tema de la representación y participación política de la mujer, derecho político que tiene suma importancia. El Comité de la IS sobre Derechos Humanos debería apoyar esa labor, difundiendo información a los partidos miembros para que adopten prácticas adecuadas. SICOHR debería prestar un apoyo dinámico a la ISM en esta área.

Reforzar la labor de las Naciones Unidas en defensa de los derechos humanos

12. En la actualidad la ONU está atravesando un momento decisivo en el área de derechos humanos. Se presenta un nueva oportunidad para avanzar, pero la ONU necesita un mayor apoyo en lo que concierne a este tema. El 50 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, próximo a celebrarse, ofrece la oportunidad de demostrar el apoyo tradicional de los partidos socialdemócratas a la ONU. SICOHR acordó que la IS debería valerse de su posición dentro del sistema de la ONU para hacer circular información y documentos. También se sugirió en la reunión que la IS solicite la palabra en la reunión de la Comisión por los Derechos Humanos que se celebrará la próxima primavera.

Defensa de los defensores

13. La mejor manera de marcar el 50 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos sería mediante una campaña en defensa de los derechos humanos (y de sus defensores) hoy en día. Su importancia no es sólo simbólica, ya que también aportaría un apoyo práctico a los defensores de los derechos humanos que se encuentran en una posición expuesta, estableciendo vías de comunicación con el resto del mundo, dándoles publicidad y respetabilidad. Sería particularmente pertinente que la IS se concentrara en militantes socialdemócratas y en sindicalistas.

14. SICOHR acordó que la Presidenta se dirigiría por escrito a los partidos miembros exhortándolos a celebrar y difundir los principios propugnados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La comunicación también contendría sugerencias en materia de campañas y otras actividades para que los partidos puedan demostrar su solidaridad con los defensores de los derechos humanos, como por ejemplo convocar simbólicamente a defensores de derechos humanos a asambleas y conferencias, organizar funciones benéficas, etc.

El racismo y la xenofobia

15. Es un asunto en el que se podría hacer rápidos avances por el acuerdo existente entre naciones del Norte y del Sur. Cabe la posibilidad de que no sea apto para una campaña por ser un tema muy amplio, por lo que se podría enfocar desde la perspectiva de los derechos humanos, dirigiendo la campaña contra la discriminación de trabajadores inmigrantes - otra cuestión fundamental que recoge la Agenda de los Derechos Humanos para el Siglo XXI, que también recalca que los derechos humanos son violados en todo el mundo y que ningún país puede permitirse el lujo de la autosatisfacción en torno a este tema.

16. Se observó que el Parlamento Europeo ha tomado medidas fuertes al respecto y se acordó que el Grupo Parlamentario del Partido de los Socialistas Europeos se encargaría de que SICOHR esté informado por adelantado de acontecimientos y actividades dentro de la campaña del Parlamento Europeo contra el racismo y la xenofobia, y otras campañas parecidas en años venideros. De esta forma la IS podría contribuir a la difusión de información sobre esas campañas.

Formación política

17. Las campañas orientadas a mejorar la práctica de la política en las nuevas democracias podría ser una aportación útil por parte de la IS. Podría relacionarse con sugerencias del Comité sobre Derechos Humanos sobre iniciativas internas que la IS podría emprender para mejorar el expediente de partidos miembros en el campo de los derechos humanos.

18. SICOHR reconoce el éxito de la labor del Foro Europeo para la Democracia y la Solidaridad, organización que ha demostrado su utilidad agrupando diferentes iniciativas para la formación política y el desarrollo de la democracia. Se acordó que el Secretario General de la IS y el Secretario Internacional del Partido Laborista británico se encargarían de examinar la cuestión de si las experiencias obtenidas por el Foro Europeo podrían extenderse a Africa y otras partes del mundo. Se observó, asimismo, que la Comisión Europea aporta fondos para la formación política no partidista, tema que el Partido de los Socialistas Europeos declaró se encargaría de investigar.

iii) Estructuras de la IS y autoevaluación

19. El Congreso de la IS de 1989 adoptó una declaración exhaustiva de principios, entre los que destaca el compromiso que los socialdemócratas tienen con las libertades democráticas y los derechos humanos. SICOHR acordó que sería conveniente investigar cómo fomentar una mayor observancia de esos principios dentro de las estructuras internas de la IS. Si nosotros deseamos, como partido socialdemócrata, promover la causa de los derechos humanos en el globo, es evidentemente importante que la organización tenga sus propios asuntos en orden.

20. En la actualidad, de conformidad con los estatutos de la IS, la admisión de nuevos miembros y la suspensión o expulsión de miembros antiguos depende de que las recomiende el Consejo y de que el Congreso apruebe esa recomendación por una mayoría de dos tercios de los votos. En caso de solicitud de membresía, el Comité de Administración y Finanzas presenta una recomendación al Consejo. Las expulsiones automáticas sólo se dan cuando un partido afiliado ha incumplido el pago de sus cuotas durante un período de tres años. Solamente el Congreso (en virtud de una mayoría de dos tercios de los votos) puede modificar los Estatutos tras la recomendación del Consejo.

21. SICOHR propone que enviemos a los partidos miembros un cuestionario anual para informarnos de las medidas que han tomado en la promoción de los derechos humanos tanto dentro del partido como en un campo más amplio (sobre todo si el partido tiene responsabilidades gubernamentales). Se prevé que dichos cuestionarios sirvan como base para redactar informes destinados a SICOHR en primer lugar y al Consejo de la IS a continuación. También se sugirió que SICOHR podría solicitar a los partidos afiliados que den constancia al comité de sus antecedentes en materia de derechos humanos en el supuesto de que sean denunciados, posiblemente en una sesión a puerta cerrada. Todo sistema adoptado tendría que venir dotado de salvaguardias, de tal modo que los partidos denunciados reciban un preaviso adecuado de dichas denuncias para que puedan presentar su defensa y recurrir las decisiones tomadas.

22. Se acordó que SICOHR tramitaría esta propuesta, probablemente por medio de un subgrupo. La Presidenta se pondría en contacto con el Secretario General para aclarar los sistemas y principios existentes, de tal modo que el grupo pueda llevar a cabo su labor tomando esos contactos como punto de partida.

iv) Casos concretos de infracciones de derechos humanos

23. La Internacional Socialista debería tener la capacidad para reaccionar con rapidez y eficacia ante casos concretos de violación de derechos humanos. La decisión de si reaccionar o no en tales casos se debería determinar en función de los siguientes criterios:

 

 

 

la gravedad de la situación - ¿justifica o no una acción de orden internacional? la posibilidad de que la IS ejerza una influencia positiva en esa situación, debido quizá al protagonismo de los partidos involucrados o a lazos históricos; qué clase de acción se presta más a resolver la situación - p.ej. mediación, misión de investigación, declaraciones de solidaridad.

 

 

 

24. La IS debería hacer lo posible por no duplicar la labor de otros órganos nacionales o internacionales; concretamente, si se decide enviar una misión, ésta debería tener un objetivo claramente definido para no derrochar recursos. Asimismo, es recomendable distinguir entre misiones mediadoras e investigadoras. En ambos casos, sin embargo, la misión debería conducir al planteamiento de propuestas concretas ante el Consejo de la IS.

25. El Comité resolvió encargar un documento explicando el método que la IS adoptaría frente a una situación incipiente. Podríamos valernos del correo electrónico y de otros medios de tecnología moderna para agilizar la respuesta, de tal manera que varios partidos puedan hacer declaraciones públicas de común acuerdo. Por otra parte, el Comité precisa un mecanismo para autorizar la adopción de medidas entre una reunión y otra, cosa de la que podría encargarse el(la) Presidente(a) tras consultar con los Vicepresidentes del Comité y el Secretario General de la IS. Sin embargo, esto no quiere decir que otros partidos no podrían tomar la iniciativa. El documento debería considerar, asimismo, si en situaciones graves y de larga duración, como la que reina en Birmania, el Comité debería designar un ponente encargado de vigilar la situación y coordinar la respuesta apropiada.

26. Hay también consideraciones de carácter regional y político. El Comité debería asegurarse de no dirigir sus críticas a una sola región del mundo. Las misiones deben estar integradas por miembros que reflejen una base amplia y representativa, debiendo asimismo considerarse la posibilidad de subvencionar a los miembros que cuentan con menos recursos. Por otra parte el comité debe asegurarse de la imparcialidad de las misiones de investigación y de tomar las precauciones necesarias para que el Gobierno del caso no las manipule a su antojo.

27. El Comité acordó celebrar su próxima reunión con anterioridad a la próxima reunión del Consejo, la fecha exacta y el local serán convenidos oportunamente.

 

You are currently offline. Some pages or content may fail to load.