Meeting of the SI Mediterranean Committee, Barcelona, Spain

Los días 26 y 27 de octubre de 2015, el Comité Mediterráneo de la IS se reunió en Barcelona, España, bajo el lema de “Por el fin de los conflictos – Por la paz en el Mediterráneo”, teniendo como anfitrión al partido miembro de la IS en ese país, el PSOE.

Las discusiones del Comité se centraron alrededor de tres aspectos del tema principal: 1) Actuando frente a la tragedia humana con soluciones humanas; 2) Desarrollando y promoviendo iniciativas políticas; y 3) Avanzando y reconstruyendo la cooperación regional.

Al abrir la reunión, la presidenta del Comité, Carme Chacón (PSOE, España) extendió a todos los participantes una calurosa bienvenida a Barcelona, la ciudad que conecta a España con el Medíterráneo y que es, ella misma, una mezcla de culturas. Se refirió a una de las peores crisis enfrentadas por la región, la crisis de los refugiados que huyen de los conflictos y necesitan una urgente asistencia. Igualmente, nos corresponde a todos hacer todo lo posible para estabilizar la situación en las áreas de conflicto, tanto para lograr paz y progreso en la región como también para permitir que los millones de desplazados puedan retornar a sus hogares. Hizo destacar la necesidad de recobrar el espíritu de diálogo que dio origen al proceso de Barcelona en 1995, de hacer mayores esfuerzos para corregir la desigualdad que existe entre ambas orillas del Mediterráneo, y para una acción verdaderamente multilateral basada en un pie de igualdad.

Durante la sesión de apertura, el Secretario General de la IS se refirió al aumento de conflictos en la región Mediterránea que habían llevado a la actual crisis humanitaria, conflictos que eran también el resultado de la falta de acción frente a la desigualdad, de la mala gobernanza y de la falta de democracia. La vacilación demostrada por gobiernos en Europa para abordar lo que es en efecto la situación del 1% de la cifra global de refugiados y personas desplazadas por la fuerza, es lamentable. Miramos con nostalgia, dijo, el pasado con el concepto de cooperación regional contenido en el proyecto de Barcelona de 20 años atrás, pero es necesario aprender de las lecciones y debe hacerse un nuevo diagnóstico, con nuevos objetivos y nuevos enfoques. Hoy día vivimos un déficit de tolerancia y cooperación que debemos atacar de manera más evidente, promoviendo los valores políticos que defendemos en nuestra Internacional.

Como ponencia de fondo al tema de “Actuando frente a la tragedia humana con soluciones humanas”, tomó la palabra Umut Oran del CHP, Turquía, un Vicepresidente de la IS, quien describió la política de puertas abiertas de Turquía desde 2013, país que hoy día ha acogido a mas de dos millones de refugiados de Siria. Esto ha coincidido con un aumento de los problemas económicos en Turquía, sin embargo, se ha entregado asistencia médica gratuita. La falta de educación escolar ha llevado a condiciones humanas inaceptables, tales como el trabajo infantil, el matrimonio prematuro y la mendicidad callejera, y la fuerza de trabajo informal siria ha hecho crecer las tensiones con la población local. El gobierno ha fracasado al abordar los problemas debido a la falta de una política de refugiados coherente o una perspectiva a largo plazo a pesar de que estaba claro que el conflicto en Siria no terminaría en un futuro cercano. Hizo hincapié en la naturaleza global de la crisis con la consiguiente necesidad de contar con una respuesta global.

Sobre el tema de las migraciones, el Comité escuchó asimismo una contribución de Moavia Achament Mochamentin, natural de Sudán, que hoy se desempeña como jefe del Foro Griego para los Migrantes, quien describió las condiciones locales que enfrentan los migrantes a su llegada a Lesbos, señalando que el 80% de los trabajadores eran voluntarios. El volumen de migrantes era mayor de lo que se reportaba en los medios y seguía creciendo, la atención médica era casi inexistente y los alimentos y los albergues eran escasos. Describió las tensiones entre los mismos refugiados divididos principalmente en dos campos, los que hablan árabe y los que no hablan árabe. La situación estaba fuera de control, el flujo de refugiados crecía muy rápidamente para que las instituciones pudieran darle respuesta y no había señales de que la situación pudiera mejorar.

Durante las discusiones, los participantes hicieron resaltar las realidades de los refugiados huyendo de conflictos existentes en el pasado y en la actualidad en varios países de la región, incluyendo a Siria, Egipto, Líbano, Chipre, Israel, Palestina, Túnez, Grecia, Sahara Occidental y Marruecos. Se subrayó el papel y el deber que cabe a los socialdemócratas para hacer frente a los crecientes niveles de xenofobia y a los planteamientos extremistas sobre este tema en algunos países de la UE, como también era imperativo abordar los problemas políticos subyacentes que derivaban en conflicto y la necesidad de promover el diálogo interno. Mirando hacia el futuro, la importancia de dar educación a los refugiados como medida preventiva contra la radicalización y el crimen organizado, fue también puesta de relieve.

Dentro de este contexto, el Vicepresidente de la IS Ahmed Ould Daddah, líder de la RFD de Mauritania, señaló que el tema de los refugiados no era nada nuevo en la historia de la existencia humana. Hoy día, la responsabilidad está en manos de esos gobiernos que no han podido crear democracias confiables y desarrollo económico y de las grandes potencias que les dan su apoyo en busca de sus propios intereses. Si no cambiamos los métodos y los objetivos, estaremos derramando lágrimas de cocodrilos. Debemos abandonar el camino ya conocido y hablar abiertamente sobre los orígenes de las crisis para abordar sus verdaderas causas.

El segundo subtema, “Desarrollando y promoviendo iniciativas políticas”, fue presentado por Mustapha Ben Jaafar, líder de Ettakatol, Túnez, un Presidente Honorario de la IS, quien acentuó la necesidad de regresar a las ideas centrales del proyecto de Barcelona sobre la paz, la seguridad y la prosperidad compartida, como fuera expresado por este Comité en ese momento. Ese Proceso no ha llevado a ninguna parte ya que todos los esfuerzos se concentraron en los proyectos comerciales dejando de lado a la política para evitar las diferencias. Hizo destacar los aspectos positivos de la reciente experiencia tunecina, junto con hacer notar las dificultades enfrentadas. La participación de la sociedad civil ha llevado a la actual situación progresista basada en el consenso, pero se requiere de vigilancia para asegurar la democracia.

Los largos conflictos no resueltos en la región, junto con los más recientes, fueron abordados, y el Comité escuchó valiosas contribuciones de los participantes tanto de Palestina como de Israel y de representantes de ambas comunidades en Chipre. Con respecto a la situación del Sahara Occidental, el Comité hizo un seguimiento del informe de la Misión de la IS que fuera presentado en el último Consejo de la IS.

Al presentar el tercer subtema, “Avanzando y reconstruyendo la cooperación regional”, Mohamed Abdelkader de la USFP, Marruecos, observó que el Mediterráneo ha sido por largo tiempo un área de rivalidad entre las súper potencias y los conflictos no resueltos por décadas han retornado con gran violencia. En los 20 años desde la Declaración de Barcelona se ha logrado lo opuesto a su propósito y todos los esfuerzos por integrar al Maghreb han fracasado. Existe desigualdad y desconfianza en las relaciones entre las dos orillas. La falta de solución para los viejos conflictos siguen siendo un obstáculo para el progreso, y la seguridad en la región solamente se logrará con un tangible mejoramiento de las vidas y el bienestar de las personas. Propuso la creación de un grupo de trabajo que defina nuestra visión y provea un marco común de referencia.

Los participantes en la reunión tuvieron también la oportunidad de compartir información sobre la situación interna en sus respectivos países y partidos: sobre el trabajo del PSD en Andorra, la situación en Egipto luego de las elecciones, las perspectivas para superar el conflicto en Siria, la situación política en Palestina y los preparativos para el próximo Congreso de Fatah, la situación interna en Israel al momento del 20º aniversario del asesinato de Yitzak Rabin, la actual situación en Chipre, en Líbano, y los últimos desarrollos en Túnez.

Antes de concluir la reunión, el Secretario General informó al Comité sobre las noticias que acababa de recibir de Ramallah de que Mustapha Barghouti había sufrido un ataque a cuchillo. El transmitiría los sentimientos de solidaridad de parte de los miembros del Comité.

A continuación de los debates, el Comité adoptó una Declaración, “Construyendo Paz y Respuestas a la Crisis de los Refugiados”, la cual refleja los puntos discutidos y las opiniones compartidas por todos los participantes.

You are currently offline. Some pages or content may fail to load.