Declaración - Ganando la Transición a la Democracia en el Mundo Arabe

El espíritu de Creta: democracia y libertad para los pueblos de las naciones árabes, 28-29 de octubre de 2011

Original: inglés

Con participación de líderes, delegados y representantes de fuerzas progresistas de Egipto, Iraq, Líbano, Libia, Mauritania, Marruecos, Palestina, Siria, Túnez, Sahara Occidental, Yemen y otros miembros de la organización, el Comité Especial sobre el Mundo Arabe de la Internacional Socialista establecido en el Consejo de la IS celebrado en Atenas en julio de 2011, realizó su reunión constitutiva en la isla de Creta, contando como anfitrión con el Movimiento Panhelénico Socialista (PASOK).

A diez meses de la movilización de los pueblos árabes en pos de su libertad y sus derechos, la cual comenzó en Túnez al sacar a las calles de ciudades árabes a millones de ciudadanos que con valentía y entusiasmo se manifestaron para lograr el cambio y dejar atrás el autoritarismo y las dictaduras, la crucial página de esta historia continúa siendo escrita, demostrando así que es sólo democracia lo que piden las naciones árabes.

La Internacional Socialista que desde el primer día ha dado su apoyo a estos movimientos, está decidida a seguir comprometida al lado de aquellas fuerzas políticas y de la sociedad civil, ayudándolas a lograr la plena realización de la visión y objetivos de la gran mayoría de la población de los países árabes que, aún a costa de sus propias vidas, están transformando el rostro de sus sociedades.

Alcanzar una gobernanza democrática, derechos políticos, sociales y económicos para todos es el objetivo inmediato y la promesa que inspira y empuja a todos los que se reúnen en Creta hoy día. El desarrollo de nuevas fuerzas políticas tomará tiempo, la redacción de nuevas constituciones democráticas requerirá la atención de muchos, la organización de elecciones libres y justas necesitará una buena preparación, pero la demanda y la urgencia de ganar la transición democrática ahora no deben postergarse.

En los intercambios entre los participantes, los obstáculos, los dilemas y los desafíos que presenta la nueva situación fueron reconocidos e identificados.

El Comité considera que legitimar la voluntad del pueblo es la crucial y determinante prioridad para asegurar la sostenibilidad de las nuevas democracias. Aquéllos que persisten en retener el poder de manera ilegítima deben aceptar el llamado a la democracia; aquéllos que están envueltos en la organización de la transición deben responder a las expectativas de la gente para establecer sin retrasos innecesarios los cambios democráticos que se esperan ahora, y el apoyo y la solidaridad de la comunidad internacional para aquéllos sistemas políticos emergentes deben ser una prioridad.

Los participantes en la reunión insistieron en que las prioridades de la hoja de ruta para la democracia en el mundo árabe necesita incluir en primer lugar, la plena participación de todos los ciudadanos en el proceso político, independientemente de cual sea la religión, el sexo, el origen étnico o las creencias políticas; en segundo lugar, el establecimiento y fortalecimiento de instituciones confiables, transparentes, efectivas y que incluyan a mujeres, en conformidad con el importante papel de ellas en la lucha democrática; en tercer lugar, iguales oportunidades para todos en relación con los derechos sociales y económicos, con trabajos decentes, sistemas de salud y de educación, y servicios públicos eficientes; y en cuarto lugar, el uso de recursos naturales y otros para beneficio tanto de la población actual como de las futuras generaciones.

La Internacional Socialista monitoreará cuidadosamente los procesos electorales en el mundo árabe. Las recientes elecciones libres y justas en Túnez, con un alto grado de participación, fueron un paso positivo y alentador para el éxito de una transición hacia la democracia. Esperamos que se tomen todas las medidas necesarias para asegurar elecciones transparentes y justas en Egipto en los meses venideros. Los participantes expresaron sus mejores deseos de éxito a la USFP en las próximas elecciones en Marruecos. La reunión estuvo de acuerdo en la importante necesidad de elecciones libres y justas en Mauritania como prerrequisito para una genuina democracia en ese país. El Comité felicitó al Consejo Nacional de Transición (NTC) y al pueblo de Libia por la liberación de su país, destacando el apoyo de la Internacional Socialista en sus esfuerzos de reconstrucción y reconciliación nacional. La continua y persistente violencia del régimen de Siria contra su propio pueblo, con incontables muertes de civiles inocentes que se manifiestan por la libertad y la democracia fue condenada firmemente por todos los participantes, quienes reiteraron el apoyo de la Internacional a la lucha democrática del pueblo sirio. La protección de civiles en Siria es primordial y la Internacional seguirá atenta a esa materia para garantizar las vidas de los que protestan.

Igualmente, el Comité deploró y condenó la continua violencia contra el pueblo de Yemen por parte del régimen de Saleh, y demandó la partida del actual gobernante y una inmediata transición a la democracia. El pueblo yemení puede contar con nuestro inquebrantable apoyo y solidaridad en momentos en que salen a las calles de sus ciudades arriesgando sus vidas, para conseguir un futuro en el cual sus voces puedan ser escuchadas. El Comité hizo resaltar el ejemplo de Tawakkul Karman de Yemen, galardonada con el premio Nobel de la Paz de este año, y acordó invitarla a hablar a una reunión de la Internacional Socialista. El Comité reiteró el apoyo de la Internacional Socialista a una membresía de Palestina en las Naciones Unidas siguiendo a un reconocimiento del Estado de Palestina basado en las fronteras de 1967 y el llamamiento de la IS a la inmediata reanudación de las negociaciones como propuesto por el Presidente Abbas, que lleve a una solución de dos Estados, lo cual es clave para la estabilidad regional. Los participantes en la reunión acordaron que una importante contribución a esta estabilidad sería asimismo una solución pacífica y duradera del conflicto del Sahara Occidental, de acuerdo con la resolución adoptada por el Consejo de la IS en Atenas el pasado mes de julio. El reciente secuestro de trabajadores europeos de organizaciones de ayuda desde campos de refugiados en Tinduf, fue condenado y la reunión demandó su liberación inmediata.

Entre los objetivos del Comité y la orientación de su trabajo futuro, estuvieron el apoyo y la solidaridad con aquéllos en la vanguardia de la lucha democrática, aprender y compartir experiencias, desarrollar una visión común entre los involucrados en su trabajo, la búsqueda de definiciones comunes y políticas a implementar, y fomentar una cultura de formación de redes más allá de las fronteras nacionales y entre los pueblos.

Reconociendo la importancia histórica y simbólica de la sede de la reunión, los participantes se comprometieron a establecer como importante prioridad, un nuevo compromiso común que decidieron llamar “el espíritu de Creta”, para la democracia y la libertad de los pueblos de las naciones árabes.

 

_______________

 

You are currently offline. Some pages or content may fail to load.