Resolución sobre Cachemira

CONSEJO DE CASABLANCA - Paz, seguridad, desarrollo, 31 de mayo-1 de junio de 2002

 

Original: inglés

La Internacional Socialista expresa su más profunda preocupación ante la situación en Cachemira, sobre todo en vista de la alarmante perspectiva de guerra entre India y Pakistán y la terrible posibilidad de uso de armas nucleares por parte de uno o ambos lados.

La Internacional se encuentra también alarmada por la serie de condenables ataques violentos que han provocado docenas de muertos, incluyendo el ataque a un campamento militar de la India a comienzos de este mes y, tan sólo unos días atrás, contra una base de la policía de este país en Cachemira. Los que cometen estos violentos actos parecen tener como principal objetivo el empeoramiento del ya peligroso nivel de tensión entre India y Pakistán.

Creemos también que las recientes pruebas de lanzamiento de cohetes llevadas a cabo por Pakistán tienen lugar en un mal momento y son una provocación en vista de los recientes acontecimientos y del potencial para una escalada nuclear que pondría en peligro a millones de vidas.

Las raíces de la disputa entre India y Pakistán sobre Cachemira se remontan al pasado y las relaciones entre los dos países son a la vez complejas e inestables. Ayudar a los dos países a impedir una guerra requiere, por lo tanto, de un inmenso esfuerzo por parte de la comunidad internacional, incluyendo una diplomacia firme y equilibrada de naciones individuales para reducir las tensiones y promover el diálogo.

Por lo tanto, consideramos como positivas las recientes iniciativas en curso por parte de Gran Bretaña, los Estados Unidos y Rusia.

Sin embargo, también creemos que un esfuerzo internacional más concertado se hace necesario para hacer comprender a los dos países la clara necesidad y absoluta urgencia de prevenir hostilidades mayores que podrían llevar a una conflagración nuclear.

Al mismo tiempo, la Internacional debe subrayar la especial responsabilidad que cabe tanto a India como a Pakistán, de hacer todo lo posible para disminuir el nivel de tensión, comenzando con mayores esfuerzos para encontrar una base común necesaria para implementar un proceso de paz para Cachemira. A este respecto, reconocemos y valoramos también los esfuerzos de las organizaciones de la sociedad civil que trabajan por la democracia y la paz en Cachemira.

Finalmente, la Internacional propugna que en el futuro, tan pronto como sea posible, ambos países, con el apoyo y asistencia de otras potencias nucleares, desarrollen e implementen todas las necesarias medidas disponibles de seguridad, tales como comunicaciones directas de urgencia, programas de verificación y acuerdos para reducir lo más posible la posibilidad de una catástrofe nuclear.

 

You are currently offline. Some pages or content may fail to load.