Resolución sobre la región de los Grandes Lagos de Africa

CONSEJO DE CASABLANCA - Paz, seguridad, desarrollo, 31 de mayo-1 de junio de 2002

 

Original: inglés

La Internacional Socialista reafirma su total apoyo a los esfuerzos de paz en la República Democrática del Congo, y reitera su llamamiento a una plena implementación del Acuerdo de Lusaka, que ofrece las medidas necesarias para un diálogo entre los grupos congoleses, la consolidación de un cese al fuego, el retiro de todas las fuerzas extranjeras, el despliege de una fuerza de las Naciones Unidas de mantenimiento de la paz y la redacción de una nueva constitución en preparación para unas elecciones plenamente democráticas.

La Internacional, luego de nuestra misión a los Grandes Lagos en el mes de febrero pasado, se alegra de ver un avance significativo en este sentido. Pero reconoce que aún queda mucho trabajo por hacer para aquellos que se esfuerzan por asegurar debidamente las bases de una paz duradera.

Reconocemos además que los logros obtenidos hasta ahora han sido el resultado de una voluntad de negociar que la Internacional espera sea mantenida. A este respecto, apoyamos plenamente el Diálogo Inter-Congolés, componente clave del proceso de paz, y apreciamos el importante papel desempeñado por el Presidente de Sudáfrica en ayudar a hacerlo posible.

Estas conversaciones, como era de esperar, no han sido fáciles y la ausencia de un cese al fuego consistente sigue siendo una preocupación, especialmente en las áreas del Este del país donde se ha visto un resurgimiento de la violencia.

Sin embargo, la Internacional cree, basada en largos años de experiencia promoviendo la paz en diferentes regiones del mundo, que solamente es viable una solución política, no una militar. Por lo tanto, urgimos decididamente a todas las partes a realizar los mayores esfuerzos para mantener vivo el diálogo y hacerlo avanzar, y hacemos además un llamamiento a dar un mayor reconocimiento y apoyo a las fuerzas cívicas y sociales que se esfuerzan en el país por alcanzar la paz y la democracia.

La Internacional apoya también plenamente los esfuerzos de las Naciones Unidas, incluyendo los realizados a través de la Misión de la Organización de las Naciones Unidas en la República Demócratica del Congo, MONUC, para promover la implementación del Acuerdo de Lusaka y su disposición a proveer tropas de mantenimiento de la paz cuando el Diálogo Inter-Congolés vaya avanzando.

Con respecto al vecino país de Burundi, la Internacional, luego de nuestra misión a ese país también en febrero, se alegra de los éxitos de las instituciones democráticas de transición establecidas el año pasado.

Sin embargo, tal como en el caso de la República Democrática del Congo, seguimos preocupados por la ausencia de un cese al fuego y la continua violencia en Burundi. Reconocemos y apreciamos una vez más el papel de Sudáfrica, esta vez con el despliegue de sus fuerzas para ayudar a asegurar y hacer avanzar el proceso de paz en Burundi, y alentamos a otros países de la región a ayudar, de la manera que sea posible, a persuadir a los grupos armados a entablar el diálogo como un primer paso fundamental hacia el cese de hostilidades.

Con respecto a Angola, la Internacional acoge con beneplácito el fin de la guerra civil y expresa su solidaridad y apoyo a Angola y a nuestro partido miembro, el MPLA, en sus esfuerzos por asegurar una paz duradera, el desarrollo económico y el bienestar social.

 

 

You are currently offline. Some pages or content may fail to load.