La Unión Africana: construyendo las respuestas comunes para los pueblos de la región

CONSEJO DE JOHANNESBURGO - La Agenda Progresista, 15-16 de noviembre de 2004

Original: inglés

Los Africanos comparten un destino común. Juntos, ellos deben redefinir su propio futuro para una vida mejor para los pueblos del continente. Esto involucrará la creación de condiciones para un renacimiento africano. A este respecto, la primera tarea que enfrentamos es lograr unidad, solidaridad, cohesión y cooperación entre los pueblos de Africa y los Estados africanos. La paz y la estabilidad deben prevalecer en el continente africano. Los Africanos deben crear las instituciones necesarias para profundizar la integración política, económica y social del continente. Ellos deben profundizar la cultura de una acción colectiva en Africa y en las relaciones con el resto del mundo.

La segunda tarea es la de desarrollar nuevas formas de partenariados en todos los niveles y sectores de las sociedades y gobiernos africanos. Debemos movilizar a la sociedad civil, incluyendo a las mujeres, a la juventud, al sector laboral y privado para que actuando juntos hagan mayor nuestro impacto y logren un cambio que lleve a un mejoramiento del continente.

Al establecer la Unión Africana, los pueblos y líderes del continente declararon de manera inequívoca que Africa debe unirse. La visión de un futuro africano libre de las injusticias del pasado requerirá de:

El establecimiento de sistemas políticos democráticos que aseguren el cumplimiento del objetivo de "el pueblo deberá gobernar", a ser garantizado mediante elecciones libres y justas, y que todos los países cumplan los principios y recomendaciones para las elecciones, establecidos por la Comunidad sobrel Desarrollo del Africa Austral (SADC).

• El establecimiento de instituciones y procedimientos que permitan al continente de manera colectiva abordar las cuestiones de democracia, paz y estabilidad.

• La promoción y protección de los derechos humanos, como también el establecimiento de la democracia queson requisitos fundamentales para erradicar la pobreza.

• Lograr la paz, la seguridad y la estabilidad para los pueblos del continente africano. Debe ponerse fin a los conflictos y a las guerras sin sentido que han causado tanto dolor y sufrimiento a la gente, convirtiendo a muchos de ellos en refugiados y desplazados y forzando a otros al exilio. Esto requiere que ellos acepten que el diálogo y la solución pacífica de conflictos son la única forma de garantizar una paz y estabilidad duraderas, respeto a las diferencias étnicas, culturales y religiosas, y a los derechos humanos. Deben realizarse esfuerzos por alcanzar una cultura de paz entre los Africanos.

• Alcanzar un desarrollo económico sostenible que de como resultado un continuo mejoramiento del nivel y calidad de vida de los pueblos. Dentro de este contexto, la implementación y apoyo a todos los objetivos e iniciativas de NEPAD son de primordial importancia.

• Un cambio cualitativo del lugar que ocupa Africa en la economía mundial, para que se libere del yugo del peso de la deuda internacional y no sea un mero proveedor de materias primas y un importador de alimentos y bienes manufacturados. Dentro de este contexto, la cancelación de la deuda sigue siendo una prioridad.

• Un redescubrimiento del pasado creativo de Africa para retomar las culturas de los pueblos, promover la creación artística y restaurar la participación popular tanto en acceder como en hacer avanzar la ciencia y la tecnología.

• Reforzar la genuina independencia de los países africanos y del continente, en sus relaciones con los países poderosos, y dar mayor relevancia a su papel colectivo en la definición del sistema de gobernanza global en todas las esferas, incluyendo política, economía, seguridad, información y propiedad intelectual, medio ambiente, ciencia y tecnología.

A pesar de los muchos avances logrados gracias al esfuerzo colectivo de los Africanos desde la liberación del poder colonial, Africa sigue siendo el continente más pobre del mundo. Superar la pobreza y el subdesarrollo que los Africanos continúan sufriendo requerirá de un esfuerzo global concertado para superar el legado del colonialismo. Como fue el caso con el Plan Marshall y otras similares y exitosas intervenciones que fueron capaces de derrotar a la pobreza y al subdesarrollo, poner fin a la exclusión de Africa de la economía global requerirá de que los ricos hagan disponibles los recursos necesarios para alcanzar este fin.

Actualmente, los recursos necesarios para efectuar esta transformación no se han hecho presentes. Más bien, los países desarrollados han aducido a que el subdesarrollo y la pobreza deberían ser combatidos en términos del paquete de políticas conocido por muchos como el "Consenso de Washington". A continuación los principales supuestos del "Consenso de Washington":

• El desarrollo de los países más pobres debería ser financiado en su mayor parte a través del capital privado, en vez de con fondos del sector público.

• Las condiciones para superar la pobreza y el subdesarrollo podrán ser logradas de mejor manera confiando en el mercado, requiriéndose de una mínima intervención del Estado.

• A objeto de asegurar los beneficios de los desarrollos impulsados por el mercado, estos países deberían integrarse plenamente a las economías globales, inter-actuando con todos los otros países a través de un comercio libre sin trabas y confiando en los mercados globales de capital para las inversiones que requieran.

Es un hecho que este modelo de desarrollo no ha tenido éxito alguno con respecto al desarrollo sostenible. A pesar de todos los esfuerzos de los países desarrollados por crear las condiciones políticas, de políticas y otras que ellos determinan como precondiciones para el despegue económico, esto no ha sucedido. Los Objetivos de Desarrollo del Milenio en Africa son aún una prioridad que, como se ha acordado, serán obtenidos con el pleno apoyo de la comunidad internacional como ha sido acordado.

A medida que los Africanos se esfuerzan por manejar su propio destino, es vital que la Internacional Socialista contribuya a la elaboración de un nuevo paradigma de desarrollo, que reconozca que la prosperidad futura de toda la humanidad está íntimamente relacionada con la derrota de la pobreza y el subdesarrollo en Africa.

Esto necesitará que coloquemos a la lucha contra la pobreza y el subdesarrollo al centro de la agenda global. Esto significará que apoyemos decididamente a la Unión Africana y su agenda de desarrollo - NEPAD.

La Internacional Socialista hace un llamamiento a la presidencia del Reino Unido del G8 y de la Unión Europea a hacer uso de la Comisión para Africa y otros Partenariados Norte-Sur, para asegurar la realización de los compromisos con el desarrollo de Africa adquiridos en cumbres anteriores.

 

You are currently offline. Some pages or content may fail to load.