CONSEJO DE MAPUTO - Trazando un Camino para Africa

10-11 noviembre 2000

El Consejo de la Internacional Socialista dio su decidido apoyo a un enfoque común respecto al continente africano y a sus prioridades. Luego de amplias discusiones, los delegados aprobaron un documento titulado "Trazando un Camino para Africa - El Espíritu de Maputo", como también una "Plataforma para el Progreso Global", culminación del trabajo dirigido por el ex Jefe de Gobierno Español, Felipe González, al reunirse en la capital mozambicana, Maputo, los días 10 y 11 de noviembre.

 

La reunión fue inaugurada por el Presidente Joaquim Chissano de Mozambique y tuvo como anfitrión al partido miembro de la IS Frelimo, y fue presidida por el Presidente de la Internacional Socialista, el Primer Ministro de Portugal, António Guterres.

Líderes africanos y representantes de partidos miembros de la IS de todo el mundo tomaron parte en los dos días de sesiones. El Consejo discutió otros temas políticos, tales como la situación en el Oriente Medio, recibió un informe del Secretario General y adoptó resoluciones sobre Angola, República Dominicana y Sahara Occidental. La sede del próximo Consejo, de acuerdo a la decisión tomada en Maputo, será Lisboa en junio de 2001.

* * *

El Consejo de la Internacional Socialista se reunió en Maputo, capital de Mozambique, del 10 al 11 de noviembre, con el partido Frelimo y su líder el Presidente Joaquim Chissano como anfitriones. El tema principal del encuentro fue "Trazando un camino para Africa: un compromiso mundial para el desarrollo, la paz y la democracia", en cuyo contexto se abordaron temas como las alternativas para poner fin a las hostilidades en Africa, el papel de la Internacional en promover los regímenes democráticos y una agenda para combatir la marginalización económica del continente.

En su discurso de inauguración del segundo Consejo de la Internacional que se realiza en el Sur de Africa, el Presidente Chissano hizo énfasis en que su país se está recuperando de la destrucción masiva causada por las lluvias, las inundaciones y los ciclones que lo azotaron a comienzos del año, y agradeció a los donantes extranjeros por su contribución a los esfuerzos de reconstrucción. A pesar de que el continente ha sido dividido, explotado y colonizado, sus civilizaciones destruidas, sus riquezas naturales saqueadas y su juventud, su más importante recurso, embarcada hacia la esclavitud, Africa, dijo, es un continente que debe mirarse con un espíritu de solidaridad y no con compasión.

El peso del pasado se evidencia todavía en el hecho de que casi la mitad de los africanos viven por debajo del umbral de pobreza, la mayoría son analfabetos, la expectativa de vida es corta y enfermedades como la malaria, la tuberculosis y el VIH/SIDA son muy comunes. Prevalece la tendencia a que los africanos sean las víctimas en vez de los beneficiarios de la globalización.

Respecto de la cuestión de la deuda externa señaló que a pesar de que ella se ha reducido drásticamente, Mozambique todavía destina US$100 millones al año al servicio de la deuda. Esta suma representa el 22 por ciento del presupuesto del Estado y más del total del gasto conjunto en educación, salud, policía y el sistema judicial.

Al referirse a las dificultades de la agricultura africana y al subsidio de los granjeros europeos, hizo un llamamiento a la Internacional para que se pronuncie en favor de un trato más justo para el continente.

A continuación delineó las estrategias que sería necesario adoptar para mejorar las perspectivas para Africa: paz y estabilidad, incluyendo la estabilidad macro-económica; el fortalecimiento de la democracia; la adopción de políticas para un rápido crecimiento económico; la optimización del recurso humano; el entrenamiento de personal y el freno a la fuga de cerebros; el buen gobierno, la transparencia y la lucha contra la corrupción; una ofensiva contra las enfermedades y la adquisición de la ciencia y la tecnología que posibiliten al continente una industrialización competitiva. Afirmó que la meta debe ser un crecimiento anual del 7 por ciento.

Explicó que en el caso de Mozambique la tasa de crecimiento en los últimos cinco años ha sido de un promedio anual del 8 por ciento, llegando incluso hasta un 14 por ciento. La expectativa de vida ha aumentado de 41.7 a 43.5 años desde 1994 hasta la fecha, la alfabetización de adultos se ha incrementado de un 38.5 a un 40 por ciento, la cantidad de niños matriculados en escuelas ha pasado de un 25 a un 45 por ciento y el producto nacional bruto se ha incrementado de US$62 a US$95.2.

También rindió un homenaje al gobierno de Angola en su lucha contra la rebelión de Unita e hizo un llamamiento para incrementar los esfuerzos de paz en el Congo y en la región de los Grandes Lagos.

Al concluir señaló que la IS tiene la oportunidad de desempeñar un papel histórico en la tarea de construir un mejor mundo. "Somos, " dijo, "socios en un ideal en el cual todos debemos ser ganadores".

Al responder al saludo de bienvenida del anfitrión, el Presidente de la IS y Primer Ministro de Portugal, Antonio Guterres, mencionó que el encuentro representaba para la IS la oportunidad de enviar al mundo el mensaje de que no estamos dispuestos a tolerar una situación en que los beneficios acumulados con la globalización han significado la marginalización del Africa. Tal y como está hoy en día organizado, el mundo no le otorga al Africa una oportunidad justa para el desarrollo. En consecuencia, la IS hace un llamamiento para que la deuda de los países más pobres sea cancelada. Enseguida, el Primer Ministro criticó los obstáculos burocráticos que impiden a los países más desarrollados eliminar la deuda de los países pobres.

La solución a los problemas africanos no se alcanzará mientras no se regule la globalización económica y no se revierta la tendencia a la globalización de la pobreza. Dijo que en ese contexto la IS tiene el reto de fortalecer a las Naciones Unidas , haciéndola más democrática e incluyendo el establecimiento de una fuerza militar permanente al servicio del Consejo de Seguridad.

Rindió homenaje a la victoria electoral de Laurent Gbagbo en Côte d’Ivoire, y se refirió a la derrota del Partido Revolucionario InstitucionaI, PRI, partido miembro en México, luego de mantenerse por varias décadas en el poder, como una prueba de su compromiso con los valores democráticos. "Algunas derrotas son victorias", comentó. Saludó la llegada de Hipólito Mejía a la Presidencia de la República Dominicana y el Premio Nobel de Paz concedido a Kim Dae-Jung en Corea.

Agradeció a Felipe González, ausente por razones de salud, por su trabajo en la Comisión Progreso Global.

En su contribución, Abderrahman Youssoufi, Pirmer Ministro de Marruecos, líder de la Unión Socialista de las Fuerzas Populares, USFP, y un Vice-Presidente de la IS, se refirió al tema de las preocupantes condiciones sociales de un continente que incluye en el Africa Sub-Sahariano a 33 de los 50 países más pobres según cálculos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, y donde viven 6 millones de personas refugiadas, dos terceras partes del total mundial de acuerdo con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

Al mismo tiempo enfatizó, como lo hiciera Chissano, el rechazo a sumergirse en un Afro-pesimismo. Lo que se necesita es desarrollo, paz y democracia, ninguno de los cuales puede disociarse de los otros dos.

Mientras que la imagen de un Africa a la deriva y excluido de la economía mundial no es del todo falsa, el continente no puede quedar reducido guerras, pandemias, golpes de Estado y subdesarrollo. "Detrás de las apariencias hay un Africa que vive y se mueve, plena de vitalidad y dinamismo".

Ousmane Tanor Dieng, Primer Secretario del Partido Socialista de Senegal y co-Presidente del Comité Africa de la IS afirmó que la paz, la democracia y el desarrollo de Africa se verán perjudicadas si el modelo actual de la globalización continúa y los logros alcanzados en muchos campos podrían entonces revertirse. Advirtió sobre posibles recrudecimientos de los nacionalismos e hizo un llamado a los países africanos para que pongan en marcha medidas continentales para proteger la democracia y salvaguardar los derechos humanos. Declaró que el continente no podría justificadamente esperar que los países extranjeros resuelvan los problemas de la sociedad africana si los mismos africanos no se toman el liderazgo de tal propósito.

Elio di Rupo, líder del Partido Socialista, PS, de Bélgica, manifestó que la globalización no es un fin en si misma sino una herramienta para el progreso. Al referirse al Congo, hizo énfasis en que Bélgica aún mantiene sus estrechos lazos con el país y observa de cerca los eventos que tienen un impacto en Africa Central e incluso más ampliamente. Los Congoleños saben que la fuente de sus problemas es la riqueza del país, utilizada para el beneficio de pocos. Muchos en la sociedad civil se han desanimado frente a los más recientes desarrollos. Sugirió que la Internacional podría dar comienzo a lo que llamó una nueva forma de diplomacia al ayudando a formadores de opinión del Congo a que se reúnan con personalidades comprometidas con la paz y así motivarlas para que busquen soluciones razonables y pacíficas a los problemas congoleños.

John Fru Ndi, líder del Frente Socialdemócrata, SDF, de Camerún expresó que la comunidad internacional pareciera hallarse desvalida frente a los dictadores que hacen la vida miserable para los africanos en un continente que tiene todo tipo de recursos naturales. Criticó a las entidades financiadoras que urgen a los países a que tomen préstamos adicionales para pagar créditos anteriores, cuando, en medio de una atmósfera de malversación de fondos hay poca evidencia de los beneficios traídos por aquellos antiguos préstamos. Urgió a la comunidad internacional para que actúe contra el mal gobierno antes de que haya más derramamientos de sangre en Africa.

Mohammed Issoufou de Niger afirmó que los regímenes no democráticos de partido único son contrarios al desarrollo. La democracia es tan necesaria para la gente como el pan. En las relaciones internacionales el progreso de la globalización es una fuerza para el liberalismo y no para el socialismo o la social democracia y favorece las fuerzas del capital internacional, del sector privado y del pago de dividendos. Tristemente, va en contra de los intereses del Estado. Fue el Estado quien finalmente tuvo que rescatar a los EE.UU. de los efectos de la depresión, y al continente europeo luego de la Segunda Guerra Mundial. Criticó al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional por profundizar la crisis económica de Africa.

Mogens Lykketoft del Partido Socialdemócrata danés y Ministro de Finanzas durante los últimos ocho años señaló que Africa esta en una mejor posición económica que en la década pasada y que Dinamarca ayudará al continente. "Lamento" comentó, "que no tengamos competencia a nivel mundial cuando se trata del porcentaje del PNB destinado a la asistencia para el desarrollo en el tercer mundo."

Añadió que deben tomarse medidas para evitar que el mundo sufra una nueva brecha provocada por las tecnologías digitales —una nueva cortina de hierro- entre aquellos que participan de la revolución tecnológica y aquellos que permanecen estancados en las viejas economías mundiales. "Lo anterior demanda que una generación de expertos africanos haga de la educación de por vida uno de los retos para el futuro en Africa", comentó. Concluyó haciendo un llamamiento por mayores esfuerzos, particularmente dentro de la UNESCO, para abolir la pena de muerte.

Lisa Diogo, Ministra de Finanzas de Mozambique indicó que Mozambique se ha puesto la meta de reducir de 70 a 50 por ciento el porcentaje de la población en extrema pobreza en un lapso de 10 años. Recordó que durante la década de los años 80 el desarrollo del país estuvo estancado por las fuerzas extranjeras implicadas en la guerra de desestabilización de Mozambique. Hoy en día, el gobierno está definiendo las mejores vías de colaboración con el sector privado, las organizaciones no gubernamentales y los gobiernos amigos en el extranjero para lograr reducir la pobreza, en particular entre la población rural y en aquellas regiones del país que no se han beneficiado adecuadamente del progreso logrado por Mozambique.

Marina d’Almeida Massoubodji, Ministra de Salud, Protección Social y Asuntos de la Mujer de Benin dijo que su país no tiene oro, diamantes o petróleo y por eso está en paz. En los últimos diez años, Benín ha dado grandes pasos hacia adelante. Las mujeres africanas no quieren una participación en el poder como la que existe en el momento con su tono de dominación en el trasfondo; quieren una mejor participación.

Respecto del SIDA afirmó que ésta es cada vez más una enfermedad de mujeres. En 1985 había cinco hombres enfermos por cada dos mujeres con SIDA; en 1990 la proporción era de cinco hombres por cada cinco mujeres y en el 2000 hay dos hombres por cada ocho mujeres.

En su intervención, Ann Linde, Secretaria Internacional del Partido Socialdemócrata Sueco, SAP, declaró que "No hemos olvidado la contribución decisiva que el pueblo de Mozambique y otros pueblos colonizados por Portugal le han hecho a Europa. Su lucha aquí en Africa condujo a la caída de dictaduras de derecha y de autoritarismo militar en nuestro continente europeo". Aziz Pahad, del Congreso Nacional Africano de Sudáfrica recalcó cómo la Internacional ha avanzado no solamente en Europa, sino también en Africa, Asia y América Latina.

Al referirse a la desigualdad en los beneficios de la globalización, dijo preguntarse cómo es posible aceptar que los tres billonarios más ricos del mundo tengan más bienes que los países menos desarrollados con sus 600 millones de personas, o que en 1997 había más de 50 países en vías de desarrollo cuyos sistemas bancarios tenían menos bienes que el conjunto de los créditos del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. Hechos como los anteriores, expresó, unen a los socialistas al enfrentarse a este nuevo orden mundial.

Varios de quienes intervinieron felicitaron a Felipe González, un Vice-Presidente de la IS y ex Primer Ministro de España por el trabajo realizado junto con sus colaborades en la Plataforma para el Progreso Global, que la Internacional le había encargado producir. En su ausencia, la Plataforma fue adoptada.

Al presentar su Informe, el Secretario General de la IS, Luis Ayala, comentó: "Nos reunimos en Africa en un momento en que los desafíos a los que se enfrenta este continente —políticos, económicos, sociales y medioambientales- nunca han sido mayores. Sin embargo, en lugar de rendirnos ante el pesimismo expresado por algunos sectores con respecto al futuro del continente, mantenemos nuestra determinación por encontrar soluciones, inspirados en nuestra manera de haber superado los obstáculos que, en su día, fueron considerados insalvables por muchos. Por ejemplo, la victoria obtenida de manera pacífica y democrática sobre el apartheid en Sudáfrica sigue siendo un logro extraordinario y un legado a la solidaridad internacional, que proclamamos con orgullo en el último Consejo de la IS, celebrado en Africa, en Ciudad del Cabo en 1995".

En mensaje dirigido al Consejo, Mikhail Gorbachev, hasta hace poco líder de la URSS y ahora Presidente del Partido Socialdemócrata Unido de Rusia, dijo que la globalización no resuelve los nuevos problemas y desafíos que la humanidad enfrenta en el umbral del nuevo milenio y añadió que "son los socialdemócratas quienes pueden salvar la brecha que hay entre las políticas y la vida misma… Esperamos que el retorno de los socialdemócratas rusos al movimiento socialdemócrata internacional contribuya a su fortalecimiento y desarrollo".

En su mensaje al Consejo el ganador del Premio Nobel de Paz, el Presidente de Corea del Sur Kim Dae-Jung, hizo énfasis en la distensión de las relaciones entre Corea del Sur y Corea del Norte luego del final de la Guerra Fría y solicitó apoyo para futuros esfuerzos de paz.

 

Participantes

Informe del Secretario General

Otros consejos

Santo Domingo, 28-29 de enero de 2019
Ginebra, 26-27 de junio de 2018
Barcelona, España, 24-25 de noviembre de 2017
Nueva York, 11-12 de julio de 2017

Cartagena*, 2-4 de marzo de 2017

Ginebra, 1-2 de julio de 2016
Luanda, Angola, 27-28 de noviembre de 2015
New York, 6-7 de julio de 2015
Ginebra, 12-13 de diciembre de 2014
México, D.F, 30 de junio - 1 de julio de 2014
Istanbul, 11-12 de noviembre de 2013
Cascais, Portugal, 4-5 de febrero de 2013

Cuidad del Cabo*, 30 de agosto - 1 de septiembre de 2012

San José, Costa Rica , 23-24 de enero de 2012
Atenas, 1-2 de julio de 2011
París, 15-16 de noviembre de 2010 
Neuva York, 21-22 de junio de 2010
Santo Domingo, 23-24 de noviembre de 2009
Montenegro, 29-30 de junio de 2009
Vallarta, 17-18 de noviembre de 2008

Atenas*, 30 de junio - 2 de julio de 2008

Ginebra, 29-30 de junio de 2007
Santiago, 6-7 de noviembre de 2006
Atenas, 30-31 de enero de 2006
Tel Aviv y Ramala, 23-24 de mayo de 2005
Johannesburgo, 15-16 de noviembre de 2004
Madrid, 7-8 de febrero de 2004

São Paulo*, 26 de octubre de 2003

Roma, 20-21 de enero de 2003
Casablanca, 31 de mayo - 1 de junio de 2002
Santo Domingo, 26-27 de noviembre de 2001
Lisboa, 29-30 de junio de 2001
Maputo, 10-11 de noviembre de 2000
Bruselas, 10-11 de abril de 2000

París*, 7 de noviembre de 1999

Buenos Aires, 25-26 de junio de 1999
Ginebra, 23-24 de noviembre de 1998
Oslo, 18-19 de mayo de 1998
Nueva Delhi, 10-11 de noviembre de 1997
Roma, 21-22 de enero de 1997
Nueva York*, 8 de septiembre de 1996
Bruselas, 7-8 de diciembre de 1995
Cuidad del Cabo, 10-11 de julio de 1995
Budapest, 2-3 de diciembre de 1994
Tokio, 10-11 de mayo de 1994
Lisboa, 6-7 de octubre de 1993
Atenas, 9-10 de febrero de 1993
Berlin*, 15-17 de septiembre de 1992
Santiago, 26-27 de noviembre de 1991
Istanbul, 11-12 de junio de 1991
Nueva York, 8-9 de octubre de 1990
Cairo, 22-23 de mayo de 1990
Ginebra, 23-24 de noviembre de 1989
Estocolmo*, 20-22 de junio de 1989
Madrid, 11-12 de mayo de 1998
Dakar, 15-16 de octubre de 1987
Roma, 8-9 de abril de 1987

*En la víspera del Congreso

You are currently offline. Some pages or content may fail to load.