Resolución sobre Birmania

CONSEJO DE NUEVA DELHI - La Socialdemocracia y el Asia de Hoy, 10-11 de noviembre de 1997

Original: inglés

Reiterando las resoluciones sobre Birmania adoptadas por el Consejo de la Internacional Socialista en Tokio en mayo de 1994, en Ciudad del Cabo en julio de 1995, en Roma en enero de 1997, y la resolución adoptada por el XX Congreso de la Internacional Socialista en las Naciones Unidas en Nueva York, en septiembre de 1996, la Internacional Socialista:

Felicita al Presidente Bill Clinton de los Estados Unidos por imponer sanciones económicas contra el Consejo de Restauración de Ley y Orden Estatal (SLORC) en Birmania.

Felicita a la Unión Europea por extender las restricciones de visado impuestas a miembros del SLORC y sus familias, y por cancelar los privilegios al SLORC debido a su uso continuado de trabajos forzados.

Felicita al gobierno laborista de Tony Blair en el Reino Unido por su firme posición en favor de los derechos humanos y por su dedicación en la búsqueda de formas de imponer sanciones contra el SLORC.

Felicita al gobierno de Dinamarca por su apoyo constante al movimiento democrático birmano y por acoger al Gobierno de Coalición Nacional de la Unión de Birmania exiliado en Copenhague, en julio de 1997.

Felicita al gobierno de Canadá por imponer también sanciones contra el SLORC.

Felicita a las empresas extranjeras que se han retirado de Birmania debido a las atrocidades cometidas por los militares.

Felicita la decisión de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ginebra de continuar investigando los abusos contra los derechos humanos en Birmania y por los esfuerzos del Secretario General para tratar de formar un diálogo tripartito encaminado a solucionar los problemas de Birmania.

Felicita a la Organización Internacional del Trabajo por abrir una investigación sobre el uso del trabajo forzado por parte del SLORC.

Felicita al gobierno de Noruega por cancelar también los privilegios comerciales al SLORC debido al uso generalizado que hace del trabajo forzado.

Felicita los intentos realizados por la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) para lograr el diálogo político entre el SLORC y la Liga Nacional para la Democracia (NLD) presidida por Daw Aung San Suu Kyi.

Felicita al gobierno de Japón por retener asistencia y colaborar activamente para lograr el cambio en Birmania.

Felicita al Consejo de Restauración de Ley y Orden Estatal (SLORC) por reunirse con el ejecutivo de la NLD y por permitir a dicho partido celebrar su congreso en Rangoon en septiembre de 1997.

No obstante reconocer los cambios positivos en Birmania, la Internacional Socialista:

Lamenta la decisión tomada por ASEAN en julio de 1997 de admitir al SLORC como miembro pleno sin condición alguna.

Lamenta que el SLORC no intente seriamente un diálogo político con la Liga Nacional para la Democracia, presidida por Daw Aung San Suu Kyi, con otros partidos políticos de minorías étnicas o con las fuerzas étnicas nacionales.

Lamenta que el SLORC no haya aprovechado las oportunidades para el diálogo ofrecidas por la comunidad internacional, especialmente las Naciones Unidas, la Unión Europea, ASEAN y Japón.

Observa con gran inquietud el deterioro continuado de la situación política en Birmania, como queda demostrado por el uso constante de la fuerza militar en áreas de minorías étnicas para obtener la subyugación.

Observa con gran inquietud el acoso permanente contra Daw Aung San Suu Kyi y miembros de la Liga Nacional para la Democracia, como demuestran los recientes arrestos de sus colaboradores cercanos.

Observa con gran inquietud la creciente crisis económica en Birmania y la incapacidad del SLORC para solucionar los problemas económicos o políticos, excepto con el uso de la fuerza.

Observa con gran inquietud el trato discriminatorio a las mujeres y muchachas birmanas, que son enviadas en grandes números a Tailandia para prostituirse, viviendo en condición de esclavas y sufriendo graves abusos.

Condena totalmente el uso constante por parte del SLORC de la violencia, las violaciones colectivas, los trabajos forzados, la extorsión, el saqueo, los arrestos arbitrarios y las ejecuciones sumarias, como mecanismo primario de control, especialmente en áreas de minorías étnicas.

Condena totalmente el uso por parte de la junta militar en el poder, de bandas y organizaciones del frente civil para dividir a la oposición, intimidar al público y controlar la disidencia.

Condena totalmente la creciente dependencia y la participación del régimen militar en el tráfico ilegal de narcóticos.

Condena el cierre ininterrumpido de universidades e institutos de educación superior como medio de control de masas, en lugar de enfrentar seriamente los temas de la brutalidad policial y la justicia exigida por los estudiantes.

Condena el uso constante por parte de la junta militar de intimidación y fuerza en vez de diálogo y negociación política para solucionar los problemas políticos.

Condena los recientes arrestos de activistas sindicales y colaboradores cercanos y parientes de Daw Aung San Suu Kyi con falsos cargos de terrorismo.

Apela al Secretario General de las Naciones Unidas para que tome medidas urgentes sobre el problema de Birmania y realice un esfuerzo concertado para poner en práctica las resoluciones de la Asamblea General, que han sido ignoradas por el régimen birmano.

Apela al Comité para la Eliminación de toda Forma de Discriminación contra las Mujeres a que examine críticamente, cuestione y tome medidas en lo referente al informe sobre la situación de las mujeres presentado al Comité por Birmania.

Apela a todos los partidos miembros a establecer contactos directos con la Liga Nacional para la Democracia, liderada por Daw Aung San Suu Kyi, para poder determinar cómo efectuar el cambio en Birmania.

Apela a todos los partidos miembros que se encuentran en gobierno o en una posición capaz de influir en la política, a examinar seriamente opciones de actuación para efectuar el cambio en Birmania, ya sea de modo unilateral o multilateral.

Insta encarecidamente a TOTAL S.A. de Francia, UNOCAL de los Estados Unidos, Nippon Oil de Japón, y Premier de Gran Bretaña, a cancelar o suspender sus operaciones en Birmania, hasta que terminen las atrocidades contra los derechos humanos cometidas por los militares, especialmente en áreas de minorías étnicas.

Insta encarecidamente a SLORC a que libere a todos los prisioneros políticos, y suspenda todas las leyes que restringen libertades fundamentales, incluidas la libertad de expresión, de asamblea, de asociación, de prensa, y el derecho a redactar una constitución.

Insta encarecidamente a SLORC a que comience un diálogo político genuino con Daw Aung San Suu Kyi, con todos los partidos políticos y con las minorías étnicas de Birmania.

 

 

You are currently offline. Some pages or content may fail to load.