Resolución sobre la lucha contra el financiamiento del terrorismo

CONSEJO DE SANTO DOMINGO- Trabajando por un mundo más seguro y más justo, 26-27 de noviembre de 2001

 

Original: portugués

La lucha contra el terrorismo y las organizaciones que lo apoyan está basada principalmente en un ataque a su financiamiento. Está claro que cualquier acción para erradicar el terrorismo será efectiva solamente si destruye en primer lugar los medios y las estructuras que permiten el funcionamiento y la existencia de estas organizaciones.

La lucha contra el financiamiento del terrorismo implica una guerra permanente contra todas las formas de crimen financiero cometido por organizaciones vinculadas al tráfico de drogas, de armas y de seres humanos. También implica una lucha contra el flujo de fondos legales destinados a apoyar el terrorismo.

La dificultad de esta tarea quedó en claro para todos con los dramáticos sucesos del 11 de septiembre. Por lo tanto, necesitamos pensar y actuar sobre los dos principales desequilibrios en los actuales mercados financieros:

• el papel de los paraísos fiscales y su modus operandi;

• la falta de efectivos mecanismos internacionales para la regulación de los flujos de capital.

 

Paraísos fiscales y centros offshore

Cuando los así llamados centros offshore y los paraísos fiscales fueron creados, su propósito principal era el contribuir al desarrollo económico de las regiones periféricas y su necesidad de atraer nuevas inversiones. Hoy día eso no corresponde a la realidad.

Muchos centros offshore se han convertido en plataformas que funcionan como centros de lavado de dinero, para el establecimiento de compañías que sirven de fachada al crimen organizado, y para el financiamiento del terrorismo, como se demostró claramente en la información difundida por los Estados Unidos después de los sucesos del 11 de septiembre.

Recientemente, el Fondo Monetario Internacional, FMI, estimó que la suma global de dinero vinculado al lavado de dinero en centros offshore corresponde del 2 al 5 por ciento del PNB global.

Hoy en día, existen 90 paraísos fiscales identificados en el mundo entero y en muchos de ellos las autoridades fiscales no realizan inspecciones adecuadas. Hay centros offshore donde los beneficios tributarios van aumentando cada vez más sin que nadie conozca el origen del dinero.

Por lo tanto, la Internacional Socialista da su apoyo a todas las medidas que pudieran tomarse a escala internacional y nacional, para:

• poner fin a los paraísos fiscales que no permiten una total transparencia fiscal, en particular, dando información sobre el origen del dinero y las entidades involucradas;

 

• cambiar los reglamentos del secreto bancario en los países que, aunque no sean considerados técnicamente como paraísos fiscales, puedan desarrollar el mismo tipo de función para el financiamiento del terrorismo internacional.

 

Regulación financiera internacional

Es evidente que el hecho de que no tengamos mecanismos eficientes y globales para regular los flujos internacionales de capital es una inmensa barrera para la lucha contra el financiamiento del terrorismo y contra el terrorismo en sí. No solamente es un problema de lavado de dinero, sino también del flujo de fondos legales que apoyan al terrorismo.

Los mecanismos existentes de regulación, ya sean regionales o bilaterales, han demostrado claramente ser insuficientes para impedir a los grupos terroristas acceder a los mercados financieros internacionales.

Crear las herramientas y políticas apropiadas dentro de un área limitada geográficamente no es suficiente. Necesitamos crear mecanismos que aseguren una aplicación y coordinación global.

Por lo tanto, es crucial asegurar, dentro del marco de las Naciones Unidas, el reforzamiento de la cooperación internacional en el área financiera. Sólo a ese nivel será posible crear los mecanismos que harán posible la regulación de los mercados.

La IS propone que, a través de la cooperación internacional y dentro del sistema de la ONU y de las instituciones de Bretton Woods, se establezcan nuevos mecanismos para garantizar las principales recomendaciones del Grupo de Acción Financiera, a saber:

1. la ratificación e inmediata implementación de los instrumentos existentes de la ONU, tales como la Convención Internacional para la Supresión del Financiamiento al Terrorismo, aprobada en 1999, y la Resolución 1373 del Consejo de Seguridad;

2. la criminalización del financiamiento al terrorismo y el lavado de dinero asociado a él;

3. el congelamiento de los activos de las organizaciones terroristas;

4. la obligación de examinar y controlar las transferencias de fondos, identificando el nombre, dirección y número de cuenta de cada operación, y

5. el apoyo a la aplicación y cumplimiento de la ley y el apoyo a las instituciones de regulación en los diferentes países, así como la investigación de las actividades terroristas.

 

You are currently offline. Some pages or content may fail to load.