Durban y la búsqueda de justicia climática

11 Décembre 2011

Durban y la búsqueda de justicia climática

La Cumbre de la COP17/CMP7 en Durban que concluyó el 11 de diciembre logró decisiones que nos pueden llevar a un acuerdo legalmente vinculante para detener y revertir el camino que estamos siguiendo actualmente hacia un catastrófico cambio climático, pero las esperanzas de un acuerdo substancial sobre la reducción de las emisiones no han sido realizadas. La comunidad internacional debe encontrar un acuerdo que ambicione limitar el aumento de la temperatura global a un máximo de 2⁰C o 1,5⁰C por encima de los niveles preindustriales, lo cual sigue siendo la única solución posible para los daños a los que se enfrenta el mundo.

Al establecer el Grupo de Trabajo Ad-Hoc en la Plataforma de Durban para una Mejor Acción, la conferencia concluyó correctamente que todo acuerdo futuro sobre cambio climático debe ser legalmente vinculante, bajo la denominación oficial de “un resultado acordado con fuerza legal”. Es ahora más vital que nunca que continúen las negociaciones sin demora y dentro de un espíritu de compromiso y entendimiento para hacer de estos objetivos una realidad, ya que el costo de posponer tal acuerdo aumenta con cada año que pasa.

Con Durban, el marco de trabajo está ahora en su lugar para hacer operativo el Fondo Verde del Clima con la aprobación de su Instrumento Gobernante, aunque las fuentes de financiamiento a largo plazo del Fondo aún deben ser finalizadas. La decisión de lanzamiento del Fondo aborda la necesidad de equiparar la asignación de recursos entre las actividades de adaptación y mitigación, lo cual está de acuerdo con el llamamiento de la Internacional Socialista hecho en Johannesburgo a fines de octubre de este año.

Un paso positivo es asimismo el compromiso de que un mecanismo para la transferencia de tecnología entrará plenamente en funciones en el 2012 para “promover y mejorar la investigación, el desarrollo, y la utilización y difusión de sanas tecnologías medioambientales para mitigación y adaptación en países en desarrollo”.

Felicitamos a los anfitriones sudafricanos por demostrar liderazgo y perseverancia para obtener estos y otros acuerdos, pero no nos hacemos ilusiones porque hay mucho y duro trabajo por hacer delante de todos nosotros.

Debe reconocerse al mismo tiempo que algunos de los compromisos que esperábamos ver en Durban para ahondar y formalizar las promesas de recortes de las emisiones, como se expresó en la declaración de la Internacional Socialista en Johannesburgo, no se han logrado. Igualmente, se necesita avanzar considerablemente en las políticas de protección de los bosques, desarrollando tecnologías renovables y estableciendo sistemas de medición, información y verificación, y las decisiones alcanzadas carecen de la urgencia necesaria para tratar efectivamente el caso de los Estados de Islas Pequeñas en Desarrollo (SIDS).

La comunidad internacional debe perseverar dentro del marco de trabajo de la CMCC para buscar juntos una solución común a la mayor amenaza que enfrenta actualmente el planeta. El multilateralismo continuará siendo el camino a seguir, con la gran mayoría de las naciones del planeta deseando ver la voluntad política ajustarse a los requerimientos científicos y ya no estando dispuesta a aceptar ‘promesa y revisión’, con la directa participación de líderes políticos en el crucial proceso de entregar las respuestas que son necesarias.

La Internacional Socialista continuará poniendo el tema del cambio climático al centro de su agenda, comenzando con la próxima reunión del Consejo que tundra lugar en San José, Costa Rica, en enero de 2012 y continuando con el trabajo y actividades de su Comisión para una Sociedad Mundial Sostenible, a medida que nos encaminamos hacia Rio+20, la COP18 y más allá.
 

George Papandreou
Presidente
Luis Ayala
Secretario General
 
You are currently offline. Some pages or content may fail to load.