Elecciones parlamentarias que no conducen a una democracia ni a un cambio real

13 septiembre 2016

A pesar de la elección de parlamentarios de oposición, por primera vez en veinte años, las elecciones legislativas en Belarús no han representado un paso adelante para ese país hacia una verdadera democracia. La Internacional Socialista reitera su decidido apoyo y solidaridad a todos aquéllos en Belarús comprometidos en una lucha fundamental por la democracia y los derechos humanos.

El 11 de septiembre de 2016, los ciudadanos de Belarús acudieron a las urnas para votar en unas elecciones parlamentarias cuyos resultados se han dado ahora a conocer. El nuevo Parlamento contará con dos diputados de oposición, los primeros electos desde 1996, pero continuará abrumadoramente dominado por aquéllos que apoyan al Presidente Alexander Lukashenko. Lukashenko ha gobernado el país desde 1994, manteniendo un poder absoluto a través de la sistemática represión de la oposición y el fraude electoral.

Observadores de las elecciones parlamentarias han expresado su preocupación ante  significativas irregularidades durante la votación y el recuento de votos, en el marco de un clima político en modo alguno propicio para la celebración de unas elecciones democráticas y en medio de severas restricciones a las libertades fundamentales de los partidos y los candidatos de oposición para organizare y expresarse. La IS considera que bajo condiciones electorales libres y justas muchos otros candidatos de oposición habrían sido electos, convirtiendo el resultado presentado por las autoridades de Belarús en un mero gesto para ocultar la continua ausencia de democracia.

Muchos en la oposición unida, la que incluye al miembro de la IS, el Partido Socialdemócrata de Belarús (BSDP-NH), opinan que la presencia de los dos diputados de oposición entre los nuevos elegidos es un intento del régimen para crear una ilusión de progreso democrático. Sin embargo, queda claro que las dos voces discrepantes no podran ejercer una gran influencia en una Cámara de 110 miembros que poseen limitados poderes bajo el sistema autoritario que reina en la Belarús de Lukashenko.

A la luz de las evidentes carencias en el proceso democrático, la IS apoya plenamente las pacíficas protestas organizadas por el BSDP-NH y otras fuerzas de oposición el 12 de septiembre, a favor de elecciones libres y justas. Una importante voz en estas protestas es la de Mikalai Statkevich, presidente del BSDP-NH y ex candidato presidencial, quien fuera encarcelado por las autoridades durante cuatro años y ocho meses luego de las ilegítimas elecciones presidenciales de 2010. La IS se mantuvo junto a Statkevich y otros prisioneros políticos belarusos durante su tiempo en prisión y continuará promoviendo la causa democrática en Belarús. Alentamos a la comunidad internacional a hacer lo mismo y continuar presionando al régimen de Belarús a fin de alcanzar un cambio real.

You are currently offline. Some pages or content may fail to load.