IS llama a proteger al pueblo Rohingya en Myanmar

08 septiembre 2017

La Internacional Socialista ha observado con creciente preocupación el serio deterioro de la situación en el estado de Rakhine en Myanmar. La renovada violencia ha causado múltiples muertes y llevado al desplazamiento de miles de miembros de la minoría Rohingya en ese país, haciendo más profunda la crisis humanitaria. Refugiados de la Etnia Rohingya que han logrado huir a Bangladesh han dado cuenta de masacres en sus pueblos y el incendio de cientos de viviendas por parte del ejército birmano en sus esfuerzos por remover a la población civil Rohingya de esta área por medios violentos.

El gobierno y las autoridades de Myanmar tienen una responsabilidad moral y legal de asegurar la seguridad y protección de todos aquéllos que viven en el país, sin tener en cuenta su origen étnico o religión, y la IS hace un llamamiento al gobierno a cooperar ahora con las Naciones Unidas y permitir la entrega de ayuda a aquéllos que la necesitan desesperadamente. La reticencia de las autoridades birmanas a permitir que monitores independientes lleguen a las áreas afectadas del estado Rakhine arroja dudas sobre su negación de ser responsables por la violencia y la destrucción. La IS apela en particular a la Consejera de Estado Aung San Suu Kyi a mostrar liderazgo moral y ejercer su influencia y autoridad para poner fin al sufrimiento de los Rohingya.

A medida que la crisis sigue creciendo, la comunidad internacional debe también cumplir con su responsabilidad con la minoría Rohingya en Myanmar, aumentando su presión para que el gobierno birmano tome los pasos necesarios para detener la violencia y conceder al pueblo Rohingya sus derechos fundamentales. Se debe asegurar la asistencia humanitaria a aquéllos que se han visto forzados a huir a países vecinos, incluyendo a más de 120 mil personas que han cruzado la frontera hacia Bangladesh en las últimas dos semanas, a quienes se les debe otorgar apoyo hasta que puedan retornar a sus hogares.

La IS se ha pronunciado consistentemente en apoyo a los derechos del pueblo de Rohingya en Myanmar, un tema que fue tratado tanto por su Comité sobre Migraciones y en el XXV Congreso de la IS que tuvo lugar en Cartagena a comienzos de este año. La IS ha podido escuchar de primera mano información entregada por representantes Rohingyas sobre su difícil situación actual y a través de su historia. La IS reitera en esta oportunidad su llamamiento, hecho en el XXV Congreso, a los líderes y al gobierno de Myanmar a poner un inmediato fin a la persecución y a las violaciones a los derechos humanos del pueblo Rohingya y a abrir un amplio diálogo para abordar sus derechos como minoría y su necesidad de ser reconocidos y respetados como ciudadanos plenos.

You are currently offline. Some pages or content may fail to load.