IS deplora el asalto a la democracia en EE.UU.

8 Enero 2021

La Internacional Socialista, la organización mundial de partidos socialdemócratas, laboristas y socialistas democráticos, deplora enérgicamente los sistemáticos ataques a la democracia de parte del Presidente Donald Trump y sus aliados, ocurridos desde su derrota en las elecciones presidenciales en noviembre del año pasado que han culminado en el censurable asalto al edificio del Capitolio por partidarios del presidente saliente el día 6 de enero. Estos impactantes sucesos que no pueden tener lugar en una democracia,  desgraciadamente han resultado en la muerte de cinco personas, incluyendo a un oficial de policía que perdió su vida luego de las heridas recibidas en el desempeño de sus funciones.

Es inconcebible, sin precedentes y vergonzoso que esta turba de personas haya sido directamente alentada por el presidente para asaltar la sede de la legislatura estadounidense, en momentos en que tenía lugar una sesión conjunta de ambas cámaras del Congreso para certificar la elección de su opositor, Joe Biden, en las elecciones de noviembre. La directa provocación de Trump, acompañado por algunos miembros con responsabilidades en el Partido Republicano, desencadenó dos meses más tarde los tumultuosos eventos en el Capitolio, después de haber intentado en todo momento socavar la validez de unas elecciones libres y justas que dieron una rotunda victoria al Presidente electo Biden. Ha quedado comprobado en muchas ocasiones que las diferentes acusaciones y teorías conspiratorias sobre el proceso electoral no tienen mérito alguno y carecen de fundamento legal. A pesar de ello, el presidente y otros han estado dispuestos a mentir, a distorsionar la verdad y a subvertir la democracia con el fin de permanecer en el poder.

Durante estos últimos cuatro años, el Presidente Trump ha demostrado consistentemente no ser apto para desempeñar el cargo. Este patrón de comportamiento quedó en evidencia incluso antes de su elección en 2016, cuando usó sus concentraciones de campaña para diseminar la discordia y alentar la violencia. Su período en el cargo ha llevado a estimular y a fortalecer a la extrema derecha y a elementos que agitan la supremacía blanca en la sociedad estadounidense al negarse a condenar la violencia y el racismo, ofreciendo en cambio apoyo a muchos de sus objetivos. El peligro de una retórica incendiaria y las consecuencias de la incitación a la violencia y al odio resultan evidentes después de los sucesos del 6 de enero. Algunas de las imágenes más perturbadoras han sido las que muestran a personas blandiendo triunfalmente símbolos racistas como la bandera de la Confederación dentro del edificio del Capitolio y los violentos ataques a los medios de comunicación, los cuales han sido constantemente vilipendiados por el presidente saliente. El presidente electo Biden ha descrito con gran precisión a los involucrados como terroristas domésticos, quienes deberán ser identificados y procesados con todo el peso de la ley.

La Internacional Socialista se siente orgullosa de su historia de trabajo y pronunciamientos en favor de la democracia donde sea que esté amenazada en el mundo y los eventos de los meses recientes ponen claramente de manifiesto que los derechos democráticos ganados con tanto esfuerzo nunca deben darse por sentados. Incluso después de la salida del Presidente Trump de su cargo, el daño hecho a la democracia en EE.UU. necesitará de tiempo y esfuerzo para superarlo. Deseamos a la administración entrante mucho éxito al comenzar su labor de reparar el daño ocasionado por su predecesor y estamos seguros de que el Presidente electo Biden gobernará en el interés de todos los estadounidenses, reforzando el multilateralismo y siendo una fuerza positiva tanto para EE.UU. como para todo el mundo.

 

You are currently offline. Some pages or content may fail to load.