IS apoya las demandas en la plaza Tahrir de un gobierno civil

23 noviembre 2011

Los egipcios han salido a las calles nuevamente, con miles de personas reunidas en la Plaza Tahrir de El Cairo por el quinto día para denunciar la lenta transición del país hacia la democracia.

Las protestas que arrancaron el pasado fin de semana, se han extendido ahora a las calles de la ciudad donde los egipcios desahogan su cólera contra el consejo militar que gobierna el país bajo la dirección del mariscal Hussein Tantawi.

Según se ha informado, más de 30 personas han sido muertas en una serie de combates con las fuerzas de seguridad con las que los militares en gobierno intentan sofocar las demostraciones. Desde el domingo, el gas lacrimógeno, las balas de goma y las municiones han sido la característica en las calles de El Cairo.

Han pasado más de nueve meses desde la caída del poder del ex Presidente de Egipto Hosni Mubarak. En ese momento, el gobierno militar provisional prometió al pueblo egipcio una rápida transición a un gobierno civil, incluyendo la promesa de redactar una nueva Constitución y celebrar elecciones parlamentarias.

Pero el progreso ha sido lento. A pesar de que las elecciones de noviembre, en las que los egipcios votarán por un nuevo parlamento, pareciera que tendrán lugar, el programa de los propios militares estima que los parlamentarios necesitarán seis meses para finalizar la nueva Constitución. Las elecciones presidenciales solamente podrán celebrarse una vez que la Constitución sea aprobada mediante un referéndum. Aunque el gobernante Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (SCAF) ha ofrecido una serie de concesiones en días recientes, los manifestantes no se sienten convencidos.

Importantes figuras en Egipto han expresado que no existe justificación para el uso de la violencia contra los legítimos manifestantes, entre ellos el candidato presidencial Amre Moussa, quien respaldó una rápida transición a un gobierno civil democrático y el candidato presidencial Mohamed El Baradei, quien ha descrito los eventos en la Plaza Tahir como una ‘brutal masacre’ a la que se debe poner fin.

La continua represión y violencia en las calles de Egipto ha sido hoy deplorada por las Naciones Unidas, donde Navi Pillay, Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, ha hecho un llamamiento a llevar a cabo una investigación rápida, imparcial e independiente de los hechos, para asegurar que los responsables de los abusos respondan por sus actos.

En respuesta a la escalada de la crisis, la Internacional Socialista se siente profundamente preocupada por la situación en Egipto y condena los métodos represivos utilizados por los militares en el poder contra los manifestantes civiles. Hemos estado a la espera, tal como lo han estado todos los egipcios, de ver un nuevo Egipto democrático. Pero esta esperanza aún no se ha hecho realidad. Permanecemos en solidaridad con el pueblo de Egipto que desean una rápida y pacífica transición a la democracia. Un gobierno electo de manera justa debería entrar en funciones lo más pronto posible, para permitir el avance de Egipto hacia un estado plenamente democrático.

 

You are currently offline. Some pages or content may fail to load.