La Internacional Socialista pide menos egoísmo y un enfoque más equilibrado para avanzar en las normas del comercio mundial

19 Septiembre 2003

La Internacional Socialista lamenta que no se haya llegado a un acuerdo en la Quinta Conferencia Ministerial de la OMC que se llevó a cabo en Cancún del 10 al 14 de septiembre de 2003.

La Internacional ha apoyado consistentemente la reforma del sistema de comercio internacional para lograr una distribución más justa de los beneficios del comercio global y ha reiterado constantemente su llamamiento por acciones decididas por parte de la OMC que ayuden a disminuir la pobreza y a mejorar las vidas de millones de personas en países en desarrollo.

Ahora la tarea es restablecer la confianza necesaria para avanzar y garantizar que todos los temas de la agenda de la Ronda de Desarrollo de Doha sean abordados.

A ese respecto, la Internacional está convencida de que los países industrializados deben ser más sensibles a las realidades del mundo en desarrollo al poner los temas de Singapur sobre la mesa —protección a la inversiones, garantías para la libre competencia, transparencia en los concursos públicos y facilidades para el comercio- y al mismo tiempo tener mejor disposición para hacer concesiones en el crucial tema de la agricultura.

La comunidad internacional y el mundo industrializado no deben perder de vista que esta es una ronda para el desarrollo, que los objetivos son disminuir la desigualdad tanto dentro de las naciones como entre ellas, y asegurar que la globalización funcione para todos.

La Internacional Socialista saluda que los países en desarrollo hayan encontrado su voz en Cancún pero reconoce asimismo que los puntos de vista de los países menos desarrollados deben ser escuchados y sus necesidades más urgentes deben ser abordadas.

La Internacional urge a la Unión Europea y a los Estados Unidos a aceptar su responsabilidad de poner el proceso nuevamente en marcha y a actuar decididamente para cambiar las normas del comercio agrícola mediante la eliminación de los subsidios y la apertura de los mercados a las exportaciones agrarias del mundo en desarrollo.

La Internacional está convencida de que las expectativas de la mayoría global que vive en los países en desarrollo no pueden quedar pendientes por más tiempo y pide menos egoísmo y un enfoque más equilibrado de manera que la Ronda de Doha pueda completarse en el tiempo que resta.

19 de septiembre de 2003

 

You are currently offline. Some pages or content may fail to load.